Amigos y rivales en una dulce resaca

Andresito, Solano y Bebe, jugadores cordobeses del Jimbee Cartagena

0

El avance de la competición sigue arrojando un duro sendero para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que este mismo martes dio un paso al frente en su objetivo de salvación al conquistar una más que meritoria victoria ante el Jimbee Cartagena, que aterrizaba en el Palacio Municipal de Deportes de Vista Alegre como segundo clasificado de la LNFS. Un grito de rebeldía ante una de las mejores entidades del fútbol sala español, y que suponía un enorme escollo, aunque con armas muy reconocidas. En efecto, es imposible que pase una semana sin que se pueda subrayar que Córdoba es, por proporción, posiblemente la mayor fábrica de talentos a nivel nacional en dicha disciplina. No son pocos los jugadores que militan actualmente en los mejores clubes de Primera, y en esta ocasión volvió a darse el caso de la visita de un trío de paisanos que pudieron de nuevo revivir lo complicado que es jugar en su tierra. 

Como ya ocurrió hace apenas unos días con el choque ante el Palma Futsal en el feudo mallorquín, donde se encuentran a día de hoy los cordobeses Carlos Barrón, Lolo Urbano y Rafa López, al conjunto blanquiverde le tocó medirse a otro de los núcleos fuertes del talento califa. Se trata del Jimbee Cartagena, que para esta campaña movió ficha en su objetivo de confeccionar un proyecto para aspirar a todo, y en esos planes entraron Solano, Bebé y Andresito como piezas capitales. Los tres internacionales han mostrado en más de una ocasión su deseo que volver a jugar en su tierra, y a buen seguro el choque ante el Córdoba les dejó la sensación de que hay materia prima de sobra para competir en casa. 

El más activo de todos, de largo, fue el pívot de Bujalance. Solano se ha vuelto a encontrar con su mejor versión en las filas rojillas, y a base de buen juego y goles ya se ha consolidado como uno de los mejores del panorama estatal en su posición. En Vista Alegre dejó destellos de ese talento, y fue precisamente él el encargado de inaugurar el electrónico y firmar el único tanto del partido para el Cartagena. Eso sí, cabe recordar que el mismo se produjo en una acción aislada y de rebote, pues en ningún momento los de Duda pudieron dominar el ritmo de partido. Buena culpa de ello la tuvieron Cordero y Jesús Rodríguez desde el puesto de cierre, ya que entre ambos se encargaron de desactivar por completo la influencia del futbolista bujalanceño, que acabó complemente desesperado ante el buen marcaje blanquiverde. 

Desesperado quedó también Bebé, quien tuvo sus más y sus menos con varios futbolistas del Córdoba Patrimonio. Además, sería a raíz de la cartulina amarilla que el jugador vio en el quince de juego, cuando su participación quedó absolutamente eclipsada. Esa acción sirvió igualmente como pócima para frenar al que probablemente sea uno de los mejores cierres españoles del momento. 

Por último, Andresito trató de actuar como revulsivo desde la segunda unidad, donde se ha mostrado siempre como un pieza capital en el plano ofensivo. Sin embargo, el ala fue el que menos presencia tuvo sobre la pista, aunque su reencuentro con su ciudad seguro que volvió a dejarle tintes de emoción. De hecho, en su anterior visita, entonces en las filas de ElPozo Murcia, el futbolista acabó dando una rueda de prensa con la elástica cordobesa enfundada. Deseos que a día de hoy son una quimera, aunque ahí siguen fogueándose los mayores talentos de la provincia. Y con gestas como la de este martes, quizá ese sueño remoto esté ahora un poquito más cerca. 

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2021 - 12:06 h
stats