Crónica

Una palabra: convicción

Los jugadores del Córdoba Patrimonio celebran el triunfo.

0

Que no existen imposibles. Es así. Lo demuestra esta vez, como hiciera tiempo atrás ante el Barça, un Córdoba Patrimonio de la Humanidad que asesta el golpe de efecto que tanto necesitara. Porque el conjunto blanquiverde anota en su lista de víctimas de Primera a Jimbee Cartagena, un equipo configurado única y exclusivamente para ser uno de los que discutan a los tres grandes de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Un equipo que, además, cuenta con uno de los entrenadores más reconocidos del país y del mundo, Duda, y con refuerzos de lujo esta campaña. El caso es que los tres puntos son recompensa en esta ocasión a un trabajo concienzudo y, sobre todo, muy persistente. En una palabra puede sintetizarse el triunfo: convicción. No en vano, esto es lo que tuvieran los califales en todo momento. Y toman oxígeno en su dura pugna por la permanencia, que es lo más importante.

Antes del encuentro saltó una alarma. Por fortuna, se apagó enseguida. Fue el susto que dio Jesulito con unas molestias que le hicieron ser atendido por el fisioterapeuta. El gaditano pudo ser de la partida, tal y como había previsto Josan González. De inicio quiso el preparador de Puente Genil repetir planteamiento en relación al duelo con el Palma Futsal. Esto suponía cierto atrevimiento en el parqué de Vista Alegre, en el que sin embargo el Jimbee Cartagena no se sentía muy cómodo. Lo cierto es que arrancó el choque con un ritmo muy alto y con un primer aviso por parte de los blanquiverdes. Un acercamiento de Juanpi lo revirtió el cuadro califal con una rápida contra que cerró Cordero con un potente disparo. El lucentino se topó con Raúl, que terminaría por ser protagonista del partido.

Como ocurrió en el encuentro del pasado sábado, el portero rival tuvo respuesta en la otra meta gracias a un Cristian Ramos que intervino ya en un remate de Jesús. En los primeros compases el Córdoba Patrimonio de la Humanidad imprimió una velocidad de juego muy alta, lo que ocasionaba malestar al cuadro departamental en cuanto a su disposición en pista. Además, los blanquiverdes defendían a la perfección. Aun así, le faltaba algo a Josan González, por lo que comenzó a rotar con celeridad en busca de más argumentos. Al cuarto minuto, Raúl apareció de nuevo para enviar a córner un tiro de Lucas Perin, mientras que Lucão mandó por línea de fondo en la alternativa. Si bien el duelo se disputaba de poder a poder, como se suele decir, eran los locales los que poco a poco cobraban el dominio.

Así, acumuló varias ocasiones bastante claras. El guardameta visitante hubo de actuar ante Ricardo Mayor y Zequi. La deriva del choque no gustaba a Duda y solicitó en el minuto 9 el tiempo muerto. Sus instrucciones no sirvieron demasiado pues el Córdoba Patrimonio de la Humanidad se mostraba superior. En éstas, Lucas Perin no dejaba de generar un fútbol sala que levantaba dolor de cabeza en defensa al Jimbee Cartagena. Pese a este guion, fue la escuadra murciana la que se adelantó gracias a una jugada prototípica de pívot de Solano. El bujalanceño, quizá con demasiado espacio, recibió, giró y batió a Cristian Ramos, con toque inoportuno en Jesús Rodríguez. El tanto no afectó a los blanquiverdes acerca de sus pretensiones, de forma que insistieron en ataque con diversas acciones. Pero no llegaba el empate. Éste se produjo finalmente en el 18. El portero sacó en largo para Saura, que cedió al palo contrario a Zequi. El gaditano no marró y dictó un poco de justicia antes del descanso.

La segunda parte tuvo un comienzo similar al de la primera. Quizá fue la escuadra de Cartagena la que tomó la iniciativa en un principio pero era el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el que mejor se situaba dentro del choque. Así, poco a poco se repitió el escenario y el cuadro califal ganó enteros para aparecer mucho más claramente en ataque. En los primeros cuatro minutos sumó dos oportunidades fantásticas, una con medio remate de Lucão y otra con tiro de Ricardo. En ambos casos salvó Raúl, quien no pudo hacer nada precisamente a punto de arrancar el vigésimo sexto. Los califales lanzaron una velocísima contra que terminó con un tres para dos y la definición ideal. Al recoger escorado a la izquierda, Alberto Saura conectó enseguida para anotar por el segundo palo.

Por fin, el encuentro estaba en el punto en que quería el equipo de Josan González. Y sobre todo en el que era justo según lo visto en el parqué de Vista Alegre. El caso es que no dio tiempo siquiera a que se moviera el electrónico cuando el cuadro califal aumentó su renta. No estuvieron finos atrás los departamentales en el saque de centro y, al revés, tiró de astucia Zequi. El gaditano robó casi en el área visitante y no falló a la hora de buscar puerta. Con el 3-1 en el tanteador al Jimbee Cartagena le surgieron los nervios. Al menos es lo que pareció por determinadas circunstancias. Por ejemplo, Solano pudo cometer falta en parcela ofensiva y los árbitros no la pitaron. Esto llevó a un calentón en el que estuvo presente el dos veces goleador del conjunto blanquiverde y que enrareció por momentos el duelo. El ambiente se volvió tenso durante un minuto aproximadamente. Ya en el primer tiempo, por cierto, hubo una particular disputa entre el propio Zequi y otro cordobés, Bebé. Más allá de este hecho, los departamentales dieron un paso adelante para reconducir la situación. Pero el Córdoba Patrimonio de la Humanidad defendía con solvencia. De esta forma, hubo que aguardar hasta el 32 para que Lucão lanzara el mejor aviso de los suyos en la reanudación.

Dos goles no son nada en un deporte tan vibrante como lo es el fútbol sala. Más si cabe cuando el rival es todo un Jimbee Cartagena aspirante a todo. Por eso, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad debía tener cuidado para no sufrir un varapalo con la victoria tan bien encaminada. En realidad, el equipo de Duda no acababa de dar con la tecla en materia ofensiva y a la vez el cuadro califal aparentaba una magnífica comodidad. Mayor respiro encontró el conjunto blanquiverde en el 35 con el cuarto gol, que anotó Jesús Rodríguez. El cierre estrenó su cuenta esta temporada con un poco de ayuda de Raúl. El cancerbero no consiguió atrapar el testarazo, en ataque directo, del cordobés y éste fue rápido para remachar en la misma línea. La renta obligó al preparador visitante a tomar medidas nuevas y apostó ya por el juego de cinco.

Pero el Jimbee Cartagena no supo leer su superioridad, impuesta precisamente por ese portero jugador, y fue el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el que pudo aprovecharse. Lo consiguió finalmente. Primero, hubo un intento con disparo desde su pista, tras robo, de Zequi. El balón se perdió por línea de fondo por muy poco. A los blanquiverdes no les pesaba la presión. De hecho, y más tras el 4-1, parecían no tener la más mínima. En cualquier caso, en los últimos segundos fue Alberto Saura quien, esta vez sí, cazó la pelota en su terreno y envió largo para establecer el definitivo 5-1. Con este tanto, el murciano volvió a hacer un doblete tras varios encuentros sin marcar. Y lo que es más importante, aseguró, por si alguien dudaba todavía en ese instante, un triunfo de prestigio y vital de cara a la consecución de la permanencia.

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2021 - 21:17 h