Saura, el terror de todas las defensas rivales

Alberto Saura celebra un gol en Vista Alegre

Dos y dos son cuatro. Cuatro y dos son seis. Seis y dos son ocho; y ocho, dieciséis. A la famosa frase que más de uno recitará de carrerilla hay que sumarle sólo un número. ¿Qué significará el número 17, entonces, en clave del fútbol sala? Es un número impar, primo y que en Italia es el número de la mala suerte. Todo lo contrario ha significado para Alberto Saura, pívot del Córdoba Patrimonio de la Humanidad e internacional con España. Esa cifra es sinónimo de todos los equipos que han compuesto la Liga Nacional de Fútbol Sala en esta temporada a excepción obvia del Córdoba Patrimonio -cambiará a 15 más el Córdoba en la 2021-22-. Pues bien, todos han sufrido, al menos una vez, la voracidad goleadora del pívot de La Unión.

Alberto Saura llegó el pasado verano procedente de O Parrulo. Marcó 13 goles en Primera División en la entidad gallega y venía a cubrir un hueco con emergencia acuciante como era la posición de pívot. Ni Cristian Cárdenas ni Keko supieron acumular ni protagonismo ni cifras goleadoras relevantes en la 2019-20, tarea que aglutinaron tanto Manu Leal como César Velasco. La llegada de Shimizu Kazuya en enero fue esperanzadora aunque sin anotaciones, aunque no era suficiente. La entidad de José García Román se puso manos a la obra y, después de la labor de dirección deportiva, la opción de Saura era la mejor teniendo en cuenta todos los aspectos.

La influencia del murciano se notó desde el minuto uno, tanto en la creación de juego como en la aportación goleadora. Tanto es así que le valió para alcanzar la vitola de mejor pívot español del momento y, por ende, la llamada de Fede Vidal para acudir con la selección española absoluta. En convocatorias posteriores incluso tuvo la oportunidad de repetir, pero se quedó sólo en una vez. Y no fue por sus cifras goleadoras. Con una mala racha anotadora entre el mes de enero y febrero, su mira estaba muy desviada y el equipo lo notó. Retomó su aportación y ello le ha valido, hasta la última fecha, para conseguir un récord del que se dio cuenta antes de la jornada ante el Jaén Paraíso Interior: podía marcar a todos los equipos de la liga si metía en La Salobreja. Y él mismo abrió el marcador en Jaén. Antes cayeron otros 16.

El dato entraña en sí otra curiosidad. Y es que nunca marcó en el segundo duelo contra el equipo con el que se enfrentó. Esto es, por ejemplo, que marcó en la apertura del curso ante Burela y no lo hizo en tierras gallegas. Así, con todos los rivales. Pero para todos tuvo un regalo. Para Valdepeñas, Real Betis, Cartagena y O Parrulo tuvo dos, marcando sendos dobletes a cada uno de ellos -frente a esos tres últimos, en Vista Alegre-. No en vano, Alberto Saura ha anotado 16 de sus 22 goles en el feudo cordobés. Sin duda alguna, el factor cancha influyó en el ariete murciano, que continuará la próxima temporada como pilar del proyecto de José García Román y con Josan González llevando la batuta desde el banquillo.

Etiquetas
Publicado el
14 de junio de 2021 - 05:20 h