El equipo mudo

Caballero y Fidel, desolados | LFP
El Córdoba se diluye tras un inicio explosivo y se muestra incapaz de remontar un gol ante el Llagostera | Los de Oltra se quedan a tres puntos del 'play off'

El Córdoba escenificó en Palamós su propia temporada. Protagonizó un inicio efervescente y ambicioso, con ramalazos de fútbol y buenas ocasiones. Todas desperdiciadas. Después, el problema: una contra local que le pone el marcador en contra. Va sólo un cuarto de hora. Había tiempo. Pero hay asuntos que no se resuelven por la inercia ni por el paso del reloj. Ni tampoco con la acumulación de delanteros. El Llagostera fue consecuente con lo que se jugaba. Los catalanes tratan de aferrarse a la permanencia y saben que deben hacerlo en su hogar, donde han sumado más del noventa por ciento de los puntos que poseen en su cuenta. El Córdoba terminó mudo, sin argumentos futbolísticos para dar la vuelta al resultado ante un rival crecido por su propia necesidad. El ascenso es posible -aunque cada vez menos probable-, aunque después de presenciar duelos cómo éste parece que esa opción de éxito no causa en el equipo ese efecto revitalizante que sí se ve en otros. El hambre pudo, otra vez, más que la ilusión. Si los depósitos de ánimo tienen cantidad suficiente en el Córdoba se verá el próximo sábado, en el penúltimo partido en El Arcángel. Llegará el Elche.

Irrumpió el Córdoba con brío, buscando el modo de intimidar a un Llagostera que vive exclusivamente de lo que recauda en casa. La puesta en escena irrespetuosa sorprendió a los catalanes, que seguramente esperaban a un adversario más cauto y agazapado, a la espera de una contra o una desaplicación. Pero los de Oltra abrazaron su perfil menos previsible y asediaron la meta de René en unos primeros diez minutos de vértigo. Al minuto y medio, Nando conectó un remate flojo de cabeza que fue a las manos del meta local. Fue el primer disparo entre los tres palos. Todo se generó en las botas de Fidel, que encontró una autopista por su banda. O más bien la labró él mismo a base de percusión constante, en unos minutos de lucimiento y efectividad combinados. Cuando eso sucede, el de Minas de Riotinto es letal. Le faltó acierto final. Tuvo una ocasión clarísima en el minuto ocho. La pelota le llegó en el corazón del área, con el portero vencido, sin defensa que le agobiara y con unas décimas de segundo para acomodarse el disparo. Un escenario perfecto. Se le fue arriba. Antes, a los cinco minutos, Caballero lanzó un zapatazo que le salió desviado, con René tapado por un montón de jugadores. El dominio era absoluto. Los blanquiverdes coleccionaban saques de esquina, tenían la posesión, llegaban... Todo iba bien. Hasta que dejó de ir.

Al cuarto de hora, un pelotazo largo desde el área catalana pilla a la defensa adelantada y el local Imaz se encuentra con el regalo de un balón franco. Entre los que miran a la banda por si el linier levanta el banderín y los que van a contrapié, Imaz tiene tiempo de encarar a Razak, driblarle en la desesperada salida del ghanés y batirle por bajo. Lo celebraron los del Llagostera con cierto aire de incredulidad, como si fuera una broma. En todo caso, una muy pesada para el Córdoba, que se vio metido en un embrollo inesperado y en cierto modo inmerecido. Xisco y Nando tuvieron a la media hora una ocasión para empatar, pero René la desbarató. Nada volvió a ser como antes. Los de Oriol Alsina se sintieron más seguros y el Córdoba mantenía el tipo , pero sin el aire controlador del principio.

Tras el intermedio, el pleito estuvo equilibrado. Pero duró poco. El Córdoba fue en declive con un fútbol plano, sin encontrar nunca a sus referentes arriba. Le faltaron imaginación y tensión. El Llagostera jugaba con las armas del perro viejo. Muchas faltitas para detener el ritmo, pérdidas de tiempo... A los seis minutos, Oltra sacó del campo a Nando para meter más tralla en ataque. Salió Jean Paul Pineda. El Córdoba lo pasó mal. Se fue haciendo previsible y a Fidel se le apagó la luz. Florin Andone no aparecía y Caballero buscaba la aventura individual. Como Markovic, que salió por Eddy. El serbio iba como loco por ensayar el disparo. Cuando Oltra colocó en el césped a Raúl de Tomás y sacó a Raúl de Tomás, la situación tomó un cariz desesperado. Con Andone, Xisco, De Tomás y Pineda en el campo, el equipo se partió y la retaguardia se veía con problemas cada vez que la Llagostera, con Natalio muy insistente, se plantaba en las inmediaciones de Razak.

En el 81, Fidel buscó portería con un zurdazo potente que René desvió a córner. Rodas la tuvo tras el saque de esquina, cuando remató sorprendentemente libre de marca. Los locales presionaron a tope, como lapas, ante un Córdoba sin soluciones y cada vez más desconcertado. Los de Oltra tuvieron sus ocasiones y las desperdiciaron. El Llagostera aprovechó la mejor que tuvo y defendió sus tres puntos. Así de simple. El Córdoba se queda a tres puntos -más el golaverage- de los puestos de play off. Quedan doce en juego. Va a ser duro.

FICHA TÉCNICA

UE LLAGOSTERA, 1: René, Edu Oriol, Escassi, Chus Herrero, Álex Cruz, Tébar, Pitu, José Carlos, Imaz (Ríos, 84'), Juanjo (Tito, 56') y Natalio.

CÓRDOBA CF, 0: Razak, Stankevicius, Héctor Rodas, Deivid, Domingo Cisma (Raúl de Tomás, 75'), Eddy Silvestre (Markovic, 65'), Caballero, Nando (Jean Paul Pineda, 56'), Fidel, Xisco y Florin Andone.

GOL: 1-0 (14') Imaz.

ÁRBITRO: Trujillo Suárez (Comité Canario). Amonestó con cartulina amarilla a los locales Marcos Tébar  Juanjo, Escassi y Edu Oriol y a los visitantes Cisma, Héctor Rodas

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada del campeonato de Liga Adelante disputado en el Nou Estadi de Palamós ante 3.568 espectadores. Se dejó sentir en la grada la presencia de los miembros de la Peña Sangre Blanquiverde.

Etiquetas
stats