Las elecciones en el Córdoba y el rompecabezas

Jugadores del Córdoba en la Ciudad Deportiva | ÁLVARO CARMONA
El club, tras el descenso y el despido de la cúpula deportiva, prepara el desembarco de caras nuevas para relanzar el proyecto

La Liga ha terminado y el Córdoba afronta una semana decisiva para montar una estructura deportiva que le permita, en principio, inyectar una dosis de ilusión que reactive a un cordobesismo abatido por completo. El 'segundazo' ha sido impactante, doloroso y humillante. Casi nada hay salvable en una temporada esperpéntica, en la que todo se fue de las manos desde el minuto uno y nadie fue capaz de reconducir el rumbo entre los muros de El Arcángel. El reino fue un frenopático.

Fue despedido el director deportivo, Pedro Cordero, señalado como principal culpable -no fue el único, obviamente- de la disparatada confección de la plantilla. El asesor deportivo de cabecera, Cándido Cardoso, presentó su dimisión. Y José Antonio Romero, que lleva dos décadas en el club y ha estado al frente del primer equipo en los últimos 11 partidos de Liga, no lo tiene muy claro para seguir. El terremoto puede continuar con otros miembros del staff técnico, algunos de ellos con larga trayectoria en la entidad. El asunto es que a día de hoy el Córdoba no tiene director deportivo ni entrenador designado en el primer equipo, que ha descendido a Segunda, ni en el segundo, que ha caído a Tercera, pese a que Carrión se ha postulado para continuar. Será, en todo caso, decisión de quien sea elegido para liderar la reconstrucción deportiva de un club devastado futbolísticamente.

¿Quiénes van a venir? En el foco hay un nombre: Emilio Vega Arias. El leonés, fiel a su estilo, se mantiene hermético y sigue trabajando, como si no ocurriera nada, en el Elche. Allí tiene dos años más de contrato como secretario técnico y pieza clave en el organigrama que encabeza como director deportivo Víctor Orta. El ex jugador del Córdoba en los 90 -y director deportivo entre 2007 y 2009, con Campanero en la presidencia- se ha mostrado receptivo al ofrecimiento del Córdoba, donde tendría la misión de construir una plantilla potente para intentar el retorno a Primera. La Liga terminó oficialmente hace horas y si Emilio Vega logra desvincularse del Elche, al que llegó el pasado verano, tendría las puertas abiertas para retornar al Córdoba.

En el banquillo hay candidatos. Con Romero fuera de juego por motivos obvios, Carlos González comenzó a agitar la olla de los rumores justo desde el mismo día en el que el veterano técnico de La Roda fue colocado en el banquillo del Córdoba. Faltaban once partidos. Otros clubes, como el Deportivo y el Granada, realizaron la misma operación -más tarde incluso- y lograron el revulsivo deseado. Se especuló con Joaquín Caparrós, pero el utrerano se desmarcó de la historia. Después, con el campeonato en curso y el Córdoba ya totalmente fuera de sí, siguieron saliendo nombres a la palestra. Francisco, ex del Almería, ha sido el más apuntado. Pero también están ahí los de José Luis Oltra, Rubí, Paco Herrera, Pepe Bordalás, Alberto Toril o Sergio Lobera.

El último en asomarse, y con fuerza, en las quinielas de candidatos al banquillo cordobesista es Anquela. El técnico del Numancia anunció sorprendentemente, en una rueda de prensa el viernes, que se marchará del club suceda lo que suceda. El conjunto soriano aún tiene una opción, algo remota, de engancharse al play off de ascenso a Primera. Anquela, ex jugador cordobesista a finales de los ochenta, ha estado en algunas etapas en la órbita del club. Lleva quince años entrenando ininterrumpidamente y conoce a la perfección la Segunda División. Se esperan movimientos encadenados en las próximas horas en el Córdoba, que puede desvelar su plan oculto para armar lo que ahora es un verdadero rompecabezas.

Etiquetas
stats