Un efecto dominó muy 'top'

Carrión en Reus | LOF

Los tres compartieron un cóctel de sensaciones: los nervios del estreno, la presión de estar bajo el foco del entorno, la dificultad de los rivales, las exigencias de la situación clasificatoria y, sobre todo, la íntima satisfacción por haber prosperado en el club que para ellos supone algo especial. Luis Miguel Carrión, Carlos Losada y David Sanz debutaron este fin de semana como entrenadores del Córdoba, un club en el que ya estaban: en el caso del catalán, desde 2013 -aunque antes, entre 2006 y 2008, fue jugador-; los otros dos, nacidos aquí, llevan más de la mitad de sus vidas en blanco y verde. Losada acumula 18 años de servicio -pasando por la cantera- y Sanz presenta 14 campañas en su hoja de servicios. Los tres reivindicaron el valor de la casa en una jornada excepcional.

El despido de José Luis Oltra después de la derrota en El Arcángel frente al Getafe desencadenó movimientos en el seno de la entidad. Rápidamente se barajaron quinielas con nombres clásicos para suplir al valenciano, aunque en apenas 48 horas todo quedó resuelto con una propuesta del director deportivo Emilio Vega. ¿Por qué no Carrión? El entrenador del equipo filial, que milita en el Grupo IV de Segunda B, pasó directamente a la primera plantilla. En el segundo equipo se colocó Carlos Losada, que procedía del equipo juvenil de la División de Honor. Su vacante la cubrió el responsable hasta ahora del juvenil B, David Sanz, un preparador joven que en los últimos cursos logró llevar al Córdoba CF a un histórico título de campeón de Andalucía en cadetes y que hasta ahora tenía al juvenil B como segundo de su grupo, sólo por detrás del Sevilla B. A todos les tocó arrancar con partidos de elevada exigencia. Y la respuesta fue contundente.

Luis Carrión debutó -ya tenía en su historial un partido en Segunda en la campaña 13-14, con derrota en Numancia por 3-0, ejerciendo de bisagra entre Pablo Villa y Albert Ferrer- en el Municipal de Reus, donde esperaba una de las grandes revelaciones de la temporada en Segunda. El Córdoba ganó por 1-2, se despegó de los puestos de descenso, se puso a dos del play off y refrendó las buenas sensaciones -y resultado- que había mostrado en la Copa del Rey ante el Málaga (2-0). Juli y Rodri fueron los autores de los goles de un equipo en el que Javi Galán y Esteve Monterde debutaron en Segunda.

Al filial, ya sin Carrión y con Carlos Losada, le tocaba abordar un duelo de alto voltaje. Recibía en El Arcángel al Lorca, uno de los conjuntos más poderosos del grupo IV de Segunda B. La experiencia fue trepidante. Los blanquiverdes, con las bajas de los promocionados al primer equipo, desarbolaron a un contrario dirigido por el ex blanquiverde Julio Algar y le derribaron con un rotundo tanteo: 4-0. Dos goles de Moha Traoré, uno de Pablo Vázquez y otro de David Moreno sellaron una victoria, la segunda seguida del filial, que le sirve para no caer en zona peligrosa.

A los juveniles de División de Honor, que marchan segundos en su grupo tras el Málaga, les visitó el siempre peligroso Goyu Ryu ceutí en la Ciudad Deportiva. En el banquillo estaba David Estepa, que vivió una jornada feliz. Ganaron por 6-1, con un hat-trick de Barea aliñado por goles de Verdú, Rafa Jiménez y Víctor. La jornada triunfal de debuts, y el último golpe del efecto dominó, la terminó de construir Antonio Saucedo, que ocupa desde ahora el banquillo del juvenil B de Liga Nacional. Llegaba el Sevilla FC B, líder absoluto del grupo con todos los partidos ganados. El Córdoba B le venció por un claro 2-0 para situarse segundo, a la estela de los de Nervión.

Etiquetas
stats