Un doblete de Messi nubla un disputado encuentro del Córdoba

FOTO: MADERO CUBERO
El argentino, que continúa sumando para su récord particular, suprime una gran contienda blanquiverde

El Córdoba plantó cara al mejor equipo del mundo. En un duelo histórico, el conjunto de Rafael Berges supo hacer sentir orgulloso a las veinte mil almas que se dieron cita en el estadio para vivir en primera persona un hito deportivo cordobés. Antes del comienzo, los aledaños de El Arcángel bien pudieron parecerse a los de cualquier campo inglés. El ambiente rebosaba ánimo de felicidad de quienes peregrinaban hacia la zona de El Arenal junto a sus amigos, hijos, nietos… Una vez allí, la filas de aficionados se postulaban para, con inconvenientes en las puertas incluidos, acceder al mejor espectáculo vivido dentro del maltrecho feudo cordobés.

La afición, que supo recibir como merece al equipo que más méritos recientes ha hecho en la historia del fútbol, cantó un himno que hace vibrar a quienes siempre tienen en su mente a personas que, de una manera u otra, presentes o no, han llorado interiormente por el sentimiento blanquiverde. Y todo, para que a partir de las 20.01 del 12 del 12 del 12, todas las miradas se posicionaran sobre veintidós hombres. Mitad blanquiverdes, mitas azulgranas. Ahí es nada.

En el primer minuto, Rennella intentó la conexión con Dubarbier para llegar a inquietar a Pinto. La réplica la obtuvo en la siguiente acción de un tal Messi, que de inicio demostraba sus ganas por seguir haciendo historia también en El Arcángel.

El cumpleañero Pedro (el blanquiverde) ejecutó un lanzamiento con criterio desde veinticinco metros que obligó al meta blaugrana a practicar la estirada alargando el brazo en vuelo para evitar el tanto.

Descarado el Córdoba, volvió al ataque. Duba, en llegada provocó un disparo de Fede Vico que a punto estuvo de colarse en la portería de Pinto. Comienzo frenético de los hombres de Berges que en apenas cinco minutos habían conseguido despistar a todo un FC Barcelona, que perdió más balones de la cuenta en el arranque.

Pero lo bueno no podía durar eternamente. Con un conjunto culé intentando estabilizar su juego, apareció Thiago para llevar el balón hasta el travesaño. Segundos después, Messi, tras una triangulación compartida entre Pedro y Villa, marcó a placer en el diez de partido.

Con la sensación de que al FC Barcelona le hacía falta poco para provocar peligro, recuperó el Córdoba el balón marcando en una jugada en progresión en la que Fede Vico, que entró por la izquierda, así sentenció a Rennella, que consiguió colar por medio cuerpo en fuera de juego. El tanto no subió al marcador para desilusión de los espectadores.

Apenas dos minutos después, Alves, más mermado que de costumbre, alcanzó el área del meta local obligando a Saizar a sacar su pierna derecha tras un tibio disparo por bajo.

Bien el Córdoba en la presión. Con Rennella en la vanguardia, los blanquiverdes obligaban en la medianera a replegar a un rival más permisivo de lo acostumbrado. Con un descarado Vico regateando hasta ese tal Messi, Rennella, muy activo siempre, siguió intentando el consorcio. Tanto es así, que muchos soñaron incluso con un gol del franco-italiano que nunca llegó.

En el ecuador de la primera parte, Gaspar pareció realizar penalti a un Villa generoso, aunque el colegiado madrileño no lo consideró, máxime, después de haber anulado un tanto a los locales.

El Barça, trotón, dio muestras de superioridad con ritmos estelares e intermitentes. Transcurrida la media hora, ambos conjuntos rebajaron el nivel de intensidad, contaminando también al graderío.

El Córdoba, que se permitió lujos de posesión y triangulación ante un conjunto incómodo con el balón y, en ocasiones, impreciso en el control, dejó otra ocasión en la meta de Pinto a dos para el final de la primera mitad. Aguilar, firme y eficaz, peinó una falta ejecutada por Duba que el meta rival paró con solvencia.

A punto del pitado arbitral, Messi, en una genialidad individual consiguió llegar hasta el área rival provocando una nueva acción de peligro que dio paso a otra jugada donde el Córdoba, por mediación de un buen Pedro, llegó a provocar un córner con el que se diluirían los primeros cuarenta y cinco.

La segunda parte, sin cambios en ambas filas, dio comienzo con titubeos en ambos bandos. Caballero, tras una incorporación de Rennella arrancó el primer disparo con cierto peligro. Dos minutos después, Xavi, magistral en todo el encuentro, dejó una asistencia en vertical que puso en el pie la pelota en la frontal del área a un Pedro que lanzó alto.

Errático el conjunto catalán en los últimos pases, nada habitual, a siete de la reanudación, Messi, más retrasado, facilitó un balón en largo a Villa que, de nuevo, encontró el graderío tras el disparo.

Mejor los de Vilanova, en el minuto cincuenta y cuatro, El Arcángel coreó el himno con tanta rotundidad que los jugadores parecieron haber ralentizado el juego para escucharlo. Una vez acabado este, de nuevo, apareció Messi erigiéndose en dinamizador de juego. Casi en el sesenta, Thiago, tras un córner boleó advirtiendo a Saizar sobre las intenciones goleadoras de los blaugranas.

El Córdoba descendió en intensidad por merma, mientras que el Barcelona, confiado siempre en los automatismos de su bloque incrementó su posesión con el esférico. Piqué, que con gran virtud impidió un ataque blanquiverde, galopó en solitario hasta el medio para, una vez superado el círculo, dejar un balón en largo a Messi, que, se topó en el uno a uno con un Saizar amurallado.

El argentino, ávido de seguir engordando su cuenta goleadora, recibió tras una buena incorporación de Alexis por la banda derecha el balón que acabó en el fondo de la red. No falló el astro en la ejecución. Sumó el segundo. Otro doblete más. Simplemente, increíble.

Tras el tanto, el equipo catalán continuó intentándolo, amén de los cambios realizados. El Córdoba, a menos, aguantó el envite con una dignidad que lo hizo aún más grande. Messi aún pudo conseguir el triplete si no hubiera sido por la acción que entre López Garai y Fuentes interrumpieron. El empuje pundonoroso del Córdoba concluyó con una ascensión que Patiño, tras un desarrollo colectivo, no pudo consumar.

El partido se cerró, pese a la derrota local, con ilusión. Los de Berges, con una buena propuesta futbolística, consiguieron frenar en tramos a un Barcelona que apura al máximo y que siempre comanda un tal Messi. Gran partido. Aún queda la vuelta.

FICHA

CÓRDOBA CF: Saizar, Fernández, Alberto Aguilar, Gaspar (Damián, minuto 81), Fuentes, López Garai, Pedro, Caballero, Dubarbier, Fede Vico (Ayina, minuto 87) y Rennella (Patiño, minuto 62).

FC BARCELONA: Pinto, Alba, Mascherano, Piqué, Alvés (Montoya, minuto 77), Xavi, Thiago, Song, Pedro (Alexis, minuto 65), Villa (Tello, minuto 83), y Messi.

GOLES: 0-1, Messi (minuto 10); 0-2, Messi (minuto 73).

ÁRBITRO: Carlos del Cerro (madrileño). Octavos de final de la Copa del Rey. Amonestó a Dubarbier, Fede Vico y Caballero.

INCIDENCIAS: Encuentro de ida de los octavos de final de la Copa del Rey. Estadio El Arcángel. 20.000 aficionados. Tarde-noche fresca. Césped en mal estado.

Etiquetas
stats