Dignas derrotas en un Bernabéu en blanco y negro

Alineación blanquiverde en el Bernabéu en 1972 | ARCHIVO
El Córdoba no sumó en ninguna de sus ocho visitas al Real Madrid, que tuvo que remontar un gol de Cruz Carrascosa en la 71-72

De aquello sólo quedan recortes de periódico, páginas ya amarillentas por el paso del tiempo. Quizá también la memoria de los más veteranos del lugar, de quienes vivieron una época que con el tiempo pareció un sueño. Pero fue cierto, por mucho que haya que retroceder 42 años y unos cuantos meses para comprobar que así es. De hecho, uno debe trasladarse al 13 de febrero de 1972 para encontrar la siguiente formación: Bermúdez, López, Rodri, Cepas, Varo, Alarcón, Escalante, Carlos, Cruz Carrascosa, Causanilles y Manolín Cuesta. Ése es el once que presentó el Córdoba en la que fue su última comparecencia en el Santiago Bernabéu. Una visita que dejará de ser la más recordada el próximo lunes, cuando el conjunto blanquiverde regrese a la Castellana. Entonces, el equipo que dirigía Edvaldo Izidio Neto ‘Vavá’ logró tomar ventaja en el marcador apenas transcurridos cinco minutos de partido. Un gol de Cruz Carrascosa ofreció la oportunidad a los califales de estar por delante del Real Madrid en su propio feudo. Pero la alegría duró poco, pues antes del cuarto de hora Velázquez devolvió la igualdad al encuentro. La cita estaba gafada. El cordobesista Causanilles sufrió una gravísima lesión por una entrada de Touriño que terminó con su carrera en la élita. Aquel día debutó, con 16 años, una perla de la cantera cordobesa: Carlos Alias. Su porvenir, sin embargo, se quedó en una mera esperanza.

El cuadro blanco, entrenado por el histórico Miguel Muñoz y con Juan Verdugo -el montillano fue traspasado por el Córdoba al club blanco un año antes- sobre el campo, no perdonó en el segundo tiempo y cerró la remontada para vencer por 4-1. Sus tres goles restantes los marcaron Pirri y Santillana, éste por partida doble. De esa manera se despidió el Córdoba de un estadio que visitó por vez primera ocho años y once meses antes. En la temporada 1962-63 se estrenó en Chamartín el conjunto blanquiverde con una derrota por la mínima (1-0), merced a un tanto de Puskas. En el banquillo visitante se sentaba un ex futbolista del Real Madrid -también califal-: el argentino Roque Olsen. Entre este primer encuentro y el último se sucedieron otros seis, que acabaron también con victoria blanca. Porque el Santiago Bernabéu es uno de esos terrenos de juego en que jamás supo sacar nada positivo la escuadra cordobesista, que además sufrió más de una goleada.

La mayor de todas tuvo lugar en la campaña 1964-65, la misma en que, curiosamente, el Córdoba consiguió su mejor clasificación en la elite. El conjunto dirigido por Ignacio Eizaguirre terminó quinto, pero en Madrid cayó con estrépito. Lo hizo en la tercera jornada, después de haber ganado las dos anteriores. Y seis fueron los goles que le endosaron los blancos, con futbolistas como Zoco, Miera, Gento o Puskas. El húngaro marcó dos de los tantos, por tres de Grosso y otro de Serena. Por los blanquiverdes anotó, para dibujar algo de honor, Tejada. En el curso anterior el choque concluyó con un 5-2 en el marcador. En esa ocasión, perforaron las mallas de la portería defendida por Benegas Gento, Di Stéfano y Serena. La ‘Saeta Rubia’ hizo tres, uno detrás de otro. Mientras, Araquistáin fue batido por Cabrera y Martínez. Por cierto, que el tanto del primero fue el que abrió la escasa cuenta goleadora califal en el Bernabéu y llegó, quede como apunte anecdótico, en el minuto 54.

Sólo una diana más consiguió el Córdoba en sus comparecencias al estadio blanco. Fue obra de Jara en el encuentro de la temporada 1965-66, en que los blanquiverdes cayeron por 2-1. Ésa fue la última derrota por la mínima en Chamartín. En el siguiente curso, el Real Madrid se impuso por 3-0, una renta que creció en un gol en la campaña 1967-68. Así, en el campeonato en que el conjunto califal padeció su primer descenso de la máxima categoría perdió por 2-0. En definitiva, el cuadro cordobesista sumó en el Bernabéu tantas derrotas como comparecencias, sólo marcó cinco tantos y encajó 27. Las estadísticas están del lado del equipo que dirige Carlo Ancelotti, que recibe a un rival que podrá dejar bien guardados sus recortes en blanco y negro para buscar el color de la victoria. O al menos del empate.

Etiquetas
stats