El Córdoba solicita un aforo de 6.700 personas: ¿Cuál es su protocolo?

Presentación de Oyarzun y Salido con el Córdoba | JUAN HUERTAS

Mucho se habla del asunto desde tiempo atrás. Hace alguna semana incluso que está en la agenda. Después de conocer algunas pinceladas ya es posible saber los detalles más importantes del protocolo Covid-19 elaborado por el Córdoba con la intención de que la totalidad de sus abonados puedan acceder a El Arcángel. Así es tras la rueda de prensa multidisciplinar -no sólo de presentación de fichajes- celebrada este jueves en el coliseo ribereño. Los apuntes destacados de este documento se obtienen de la mano, como es lógico, del consejero delegado de la entidad, Javier González Calvo. De entrada, lo más relevante es que, como se previera horas antes, la idea del club es conseguir un permiso de afluencia de 6.700 personas en el estadio.

“Desde el Córdoba se han puesto todos los medios necesarios, todos los esfuerzos de tiempo, de profesionales y económicos. Hoy hemos presentado un protocolo a la Consejería de Salud y a la de Educación y Deporte, que al técnico encargado le ha gustado mucho, de más de 100 folios”, ha explicado González Calvo de inicio. “Hemos solicitado a la Junta de Andalucía que puedan entrar 6.700 personas. Si juntamos los abonados que han pagado con los empleados del club y las empresas que tienen un acuerdo es la cifra aproximada”, ha proseguido. En este sentido ha asegurado que se le ha comunicado al gobierno autonómico su postura de no vender abonos por encima del número indicado.

Pero, ¿cuál es el protocolo para aspirar a dicha posibilidad? “Con este plan hemos permitido sectorizar todo el estadio. Se van a controlar los accesos entrando una hora y cuarto antes al campo, de forma que los que antes entren, después saldrán los primeros”, ha comenzado a exponer el consejero delegado del Córdoba. Del mismo modo, “van a estar cuatro vigilantes por puerta, tomando la temperatura y cacheando, y cuando se rompan las entradas, echando gel”. “Después otro personal que dirigirá a cada persona a su asiento, y en estos habrá otras personas vigilando que no se muevan (los aficionados) de ahí salvo que vayan al baño o a comprar bebida”, ha añadido el mandatario blanquiverde. En este punto, ha habido una aclaración esencial: “No se permitirá ni comer ni fumar porque no lo permiten las autoridades”.

Dicho esto, ¿qué significa romper las entradas? Es sencillo, los abonados no entrarán con sus carnés sino con papel recogido durante la semana. “Hemos puesto a trabajar a toda nuestra gente para personalizar todo. Desde el martes se llamará a nuestros abonados y, como cambian de lugar siempre dentro de su sector, vendrán a recoger una entrada donde se les señala el asiento que les corresponde para el partido”, ha sido la explicación al respecto de Javier González Calvo. El dirigente del Córdoba ha remarcado, además, que “así será hasta que se permita la apertura al público y los aficionados puedan volver a sus asientos”.

Con esta fórmula, ha destacado Javier González Calvo, “podrá haber una trazabilidad en el caso de que en los días siguientes al partido pueda haber síntomas de Covid-19”. “A la vez, se les hará firmar (a los abonados) una declaración responsable de que no tienen síntomas. Y se les entregará un tríptico con todas las medidas que están obligados a cumplir dentro del estadio”, ha subrayado también. Por si fuera poco, ha agregado el consejero delegado del Córdoba, “el estadio va a ser desinfectado todas las semanas, tanto el interior como el campo”. “La solicitud sería de un 32% de la capacidad del campo, por lo que estaríamos por debajo incluso del tercio”, ha dicho.

La alternativa al protocolo Covid-19

“Todas estas medidas son las que nos van a permitir tener posibilidades de entrar al campo. Tenemos que entender la situación en la que nos encontramos”, ha querido comentar a los aficionados para que exista responsabilidad. Es ahí donde también ha apuntado el motivo de las llamadas a los abonados a partir del martes. “Tampoco queremos que se junten los 6.700 en taquillas a recoger las entradas”, ha argüido. El dirigente blanquiverde ha presumido de protocolo, de forma que incluso ha desvelado su entrega a la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) por si otros clubes lo quisieran tener de guía. “No creo que haya ningún club en España que tenga esto ahora mismo. Lo hemos puesto en manos de la Federación Andaluza para que cualquier club que lo quiera lo tenga a su disposición”, ha señalado.

La cuestión es: en caso de no aprobarse el protocolo, ¿cuál es la alternativa? Porque la hay. “Si nos permiten un aforo menor lo que vamos a hacer es reducir por sectores las personas que van a venir. Las primeras se van a echar a suerte”, ha expuesto en este sentido. “Se les irá llamando con día de antelación para ver a qué hora tienen que entrar al campo, porque si no respetan eso no entrarán. No porque nosotros no queramos, que a nosotros lo que nos gustaría es que el campo estuviera lleno”, ha proseguido con los detalles. Por cierto, “las entradas se irán dando en medida de que las personas vayan llegando”.

Etiquetas
stats