Córdoba pide paso a la RFEF

Real Sociedad - Barcelona (1-1) de Supercopa en El Arcángel | RFEF

Una vez más se demuestra. Tras muchos años donde la ciudad andaluza ha sido prácticamente ninguneada por todos los organismos oficiales, Córdoba volvió a acoger un evento de primer nivel. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no vio con buenos ojos trasladar la Supercopa de España a Arabia Saudí por el Covid-19 y decidió que Andalucía podía ser la sede perfecta para organizar este campeonato nacional. Por ello, la federación presidida por Luis Rubiales optó por la capital califa para que tanto la Real Sociedad como el FC Barcelona se vieran las caras en El Arcángel por un sitio en la final que se disputará en el Estadio de La Cartuja. Después de la eliminatoria y gracias a la magnitud de tal evento, se ha demostrado que el coliseo ribereño y la ciudad de Córdoba están preparados para la organización de acontecimientos de este calibre.

Y es que Córdoba pide paso a la RFEF. Después de que la entidad blanquiverde bajase de Primera División durante la temporada 2014-15, la ciudad no había vuelto a albergar un encuentro de primerísimo nivel en cuanto a fútbol se refiere, con la excepción del choque de la selección española sub-21. Por ello, la organización de este evento era vital para demostrar que la capital es capaz de albergar este tipo de acontecimientos con facilidad. Aun así, la primera semifinal de la Supercopa de España salió a la perfección debido a las instalaciones existentes tanto en El Arcángel como la infraestructura hotelera ubicada en el centro de la ciudad, donde ambos equipos han descansado durante su estancia. Córdoba se mostró nuevamente al mundo como una capital donde la belleza de sus monumentos y el deporte pueden estar unidos, formando una mezcla brutal para el espectador.

Por otro lado, y entrando en lo puramente deportivo, el FC Barcelona se ganó en el césped cordobés el pase a la final de la Supercopa. Asimismo, el encuentro dejó a Ter Stegen y a Riqui Puig como claros protagonistas. El meta alemán realizó tres estiradas magistrales, salvando el gol donostiarra en varias ocasiones. El arquero recibió el galardón de mejor jugador del partido al acabar el mismo. Mientras tanto, Riqui Puig volvió a ser importante en el primer equipo. El canterano blaugrana decidió tirar el último penalti en una semana donde su continuidad en el plantel catalán no estaba asegurada. “Cuando he cogido el balón sabía que iba dentro, he chutado con convicción. No sabía dónde chutaría, pero una vez estás ahí, hay que lanzar fuerte y creer en uno mismo”. Además, Puig aseguró que “nunca he perdido la sonrisa, si Koeman me da minutos los aprovecharé, siempre he querido estar en el primer equipo y no va a ser ahora cuando tire la toalla”.

Entretanto, la lucha en los banquillos dejó un duelo a la altura del encuentro. Imanol Alguacil, técnico de la Real Sociedad, se mostró orgulloso de sus pupilos a la par que decepcionado por el resultado final. “Para mí todo lo que ha pasado hoy es muy positivo y muy grande, espero que todo el aficionado de la Real esté fastidiado como yo, pero también orgulloso como yo. Hemos hecho un partidazo, tanto ofensivo como defensivo. El aficionado del fútbol, no sólo de la Real, estará contento con el partido de mi equipo. Había mucha gente llorando en el vestuario, yo he estado cerca pero esto nos ayuda a crecer”. Por otro lado, Ronald Koeman admitió que sus jugadores habían dado lo máximo, pero que la fortuna ha estado presente en el tramo final. “Hemos jugado ante un gran rival y ya sabemos en una tanda de penaltis lo que puede pasar y que es una lotería. El único mensaje que he dado es que no dudaran. Y al final estamos en la final, que es lo que queríamos”, aseguró.

Etiquetas
stats