El Córdoba araña un punto en Murcia

.

Partido a partido. La teoría de Cholo Simeone, pero llevada a su extremo más dramático. El Córdoba juega cada encuentro sin saber si será el último. Así como suena. En un recinto histórico, La Condomina, rapiñó un punto ante el UCAM después de reparar una puesta en escena desastrosa. Encajó un gol cuando no se había llegado ni al minuto de juego. Al final, con un partido serio pero con sus viejas taras -poca definición arriba y desaplicaciones atrás-, el equipo de Raúl Agné pudo sacar un empate que le permite seguir situado cerca de los puestos altos, pero que mantiene vivo el fantasma de los viajes: no ha ganado un solo partido lejos fuera de Córdoba.

Sin Fidel Escobar -con la selección panameña-, Djetei fue el elegido para completar la trinchera del Córdoba en Murcia. El ingreso del camerunés era un movimiento cantado. Más sorprendente fue la entrada en escena de Sebas Moyano, que no era titular desde la primera jornada y que apenas llevaba un centenar de minutos de competición en el campeonato. El de Villanueva del Duque fue noticia durante la semana porque en el proceso de apertura de cajones de los administradores judiciales en el club se descubrió, entre otros estrambóticos asuntos, que sus derechos pertenecen al Lugo como contraprestación a un préstamo que pidió en su día Jesús León para sufragar los gastos de ingreso en la Liga.

Sebas cogió, además, un espacio caliente: el de Miguel de las Cuevas, un referente del equipo que se quedó fuera. Agné tocó pocas piezas para buscar -así se planteaba- un gran efecto: el de la primera victoria del Córdoba lejos de su hogar. No la lograron. Ni siquiera estuvieron cerca.

A los 30 segundos, bofetada. Un lanzamiento en globo de Rafa de Vicente coge a la defensa del Córdoba en plena salida -absolutamente descoordinada- y la pelota llega a los pies de Higón, que la coloca lejos del alcance de un desesperado Becerra. Cualquier plan previo se transforma en un galimatías cuando te rompen el escenario de esa manera. La oportunidad ya es un problema.

Y cuando las dudas surgen, ya se sabe quién aparece. A los seis minutos, González botó el primer córner, la peinó Djetei y Javi Flores, en el segundo palo, tocó con la punta de la bota para equilibrar el marcador. El capitán es hoy el alma de un Córdoba que vive al día, tratando de sostener el relato de su candidatura al ascenso en medio de un panorama desquiciante.

El Córdoba se serenó y empezó a tocar la pelota, a tenerla más, a buscar ocasiones desde la elaboración. Lo que Agné les dice que hagan. Ellos se aplican, pero no es tan sencillo como eso. Hay en la nómina blanquiverde jugadores que tienen recursos técnicos y temple para aguantar el hostigamiento del adversario; otros, en cuanto ven la sombra de un contrario, prefieren romperla y que caiga donde tenga que caer.

Los rivales se motivan ante un equipo como el blanquiverde, un histórico en horas bajas al que apetece morder. El UCAM fue atrevido. Barbosa lanzó un trallazo desde lejos al cuarto de hora y el balón pasó muy cerca del larguero, con Becerra chillando a sus defensas por haber dejado el camino franco al ex del Barakaldo.

En el 33, Javi Flores estuvo en disposición de adelantar al Córdoba. Cazó un buen servicio filtrado de Ortuño y se quedó solo delante de Iricíbar, que se le echó encima y se la sacó de los pies al de Fátima antes de que este se quedara sin sitio para picarla y tratara sin fortuna de driblar al meta del UCAM. Minutos después, el Córdoba reclamó por un derribo a Juanto Ortuño, que entraba al área agobiado por tres contrarios. El árbitro miró para otro lado. Un intercambio de amagos en ambas áreas desembocó en el intermedio.

El primer momento de angustia para el Córdoba llegó a los nueve minutos de la reanudación, cuando Mayoral empalmó sin pensárselo desde muy lejos tras un despeje de puños de Becerra. Poco después, el mismo jugador lo intentó al borde del área y la pelota rozó la escuadra. Agné retiró a Sebas Moyano para dar sitio en la escena a Miguel de las Cuevas, buscando una reactivación para la línea de ataque.

Los problemas más acuciantes, sin embargo, estaban atrás. El UCAM se plantaba con facilidad en el área de Becerra tanto por las bandas con acciones individuales por el centro. Aketxe no conectó bien un cabezazo tras un error de Djetei y el Córdoba se salvó en el minuto 63. Adán Guardiel, de falta, volvió a poner en aprietos a los de Agné.

El conjunto murciano, más decidido, atosigó a un Córdoba que apretaba líneas a medida que avanzaba el tiempo. Agné hizo debutar en el primer equipo a Vera, habitual del filial, y el extremo natural de Santaella puso ardor para defender desde arriba. Entre cambios finales compartidos y un pacto de no agresión tácito, el UCAM Murcia y el Córdoba se fueron cada uno con un punto y con sus problemas a casa.

FICHA TÉCNICA

UCAM MURCIA, 1: Iricíbar, Adán Gurdiel, Hugo Álvarez, Viti, Galas. Vicente Romero, Rafa de Vicente, Barbosa (Chavero, 90'), Mayoral (Manu Justo, 85'), Higón (Perales, 75') y Aketxe.

CÓRDOBA CF, 1: Isaac Becerra, Fernández, Chus Herrero, Djetei, Víctor Ruiz, Imanol García, José Antonio González, Zelu (Vera, 81'), Javi Flores, Sebas Moyano (De las Cuevas, 55') y Juanto Ortuño (Novaes, 90').

ÁRBITRO: Brull Acerete (Comité Catalán). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales David Mayoral y Aketxe y a los visitantes Juanto Ortuño, Imanol García y Djetei.

GOLES: 1-0 (1') Higón.

1-1 (6') Javi Flores.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo tercera jornada del campeonato nacional de Liga en el grupo IV de la Segunda División B, disputado en el Estadio La Condomina ante unos 1.500 espectadores.

Etiquetas
stats