Carlos González, en la hora de la despedida

Carlos González, propietario y presidente del Córdoba. | TONI BLANCO

Apenas restan unas horas para que deje de ser el máximo mandatario del Córdoba. El relevo en la presidencia del club será un hecho en la Junta General de Accionistas que se celebrará en la mañana del jueves. Será entonces cuando Carlos González deje su lugar a Alejandro González, su hijo. De cara a ese momento, visto que finaliza un ciclo, el empresario canario, que seguirá como propietario de la sociedad, quiso despedirse este miércoles con una carta difundida por los medios oficiales de la entidad. “Hace cinco años tomé las riendas del Córdoba Club de Fútbol. Un reto ilusionante cargado de momentos inolvidables, unos con sabor agridulce y otros con sabor a gloria, de los que he aprendido y con los que he crecido hasta hacer del Córdoba CF un club a la altura de las exigencias del fútbol profesional, brindando al Cordobesismo la posibilidad de soñar con retos otrora lejanos como volver a jugar en Primera División”, inicia la misiva el todavía presidente blanquiverde.

En el texto, Carlos González asegura sentirse a día de hoy “una persona afortunada que ha puesto lo mejor de sí mismo al servicio del Córdoba CF”. “Consciente de que siempre se espera el acierto, he intentado lograrlo con toda mi voluntad, y sabedor de que no siempre lo he conseguido, necesariamente he de pedir perdón por los errores que haya podido cometer”, continúa. Acto seguido, el máximo accionista de la entidad califal ensalza su gestión y afirma que el club en 2011 “era bien distinto al actual”. “Sin entrar en cuestiones deportivas, que todos bien sabemos son arbitrarias y efímeras, me enorgullece ver que hoy somos más fuertes estructuralmente, que hemos mejorado en infraestructuras y tecnología convirtiéndonos en un club más competitivo y profesional”, expone para después valorar la labor de los empleados de la sociedad. “Todo ello es gracias a los magníficos profesionales que posee este club, su gran activo. Sin su esfuerzo y compromiso diarios no seríamos el Córdoba CF que ahora dejo en 2016”, añade.

Carlos González también expresa en la carta su “reconocimiento a cada uno de los miembros del Consejo de Administración saliente, con cuya voluntad y dedicación se ha conseguido tanto”. “Es de recibió, asimismo, mostrar mi sincero sentimiento de gratitud a todos aquellos organismos e instituciones que han colaborado conmigo en el trabajo y la responsabilidad que me tocó ejercer. Gracias a la afición del Córdoba CF, de la que presumo orgulloso allá por donde voy. Gracias a todas las personas con las que durante estos años coincidí, discrepé, ayudé o me ayudaron, pues de todos he recibido enseñanzas que me han permitido intentar mejorar cada día”, prosigue en su misiva el todavía presidente blanquiverde. En cuanto a su marcha, indica que “éste es, sin duda, el momento adecuado para dar el relevo a una nueva generación de personas preparadas y dispuestas a seguir impulsando al Córdoba CF”. “Una fe inquebrantable en esta gran Familia Cordobesista me permite concebir ese futuro mejor, permitiéndome gritar: ¡Viva el Córdoba!”, concluye.

Etiquetas
stats