Ser canterano del Córdoba y no morir en el intento

Córdoba juvenil en 2011, con Vico, Bernardo, Gálvez o Espejo, entre otros.
El club coloca el eje de su política deportiva para el futuro en el trabajo formativo | Los principales talentos fueron traspasados en los últimos años | De Hervás a Florin, chequeo a cuatro campañas

El fútbol moderno se cuece con fórmulas sencillas. Si tienes dinero, compra futbolistas hechos. Si no tienes, fabrícalos tú o pídelos prestados. El Córdoba, un club formidable en sus cimientos sentimentales pero de identidad difusa en su ideario deportivo, se ha embarcado en una reconstrucción con mensaje. Su campaña de abonados, bajo el lema “Construyendo ilusión”, ha conseguido su primer objetivo: tocar la fibra al seguidor más romántico. Le queda el segundo: que el cliente se eche la mano al bolsillo para abonarse, a un precio baratísimo, a la aventura del retorno a la máxima división del país. El eje argumental varía radicalmente con respecto al del curso anterior. El Córdoba de Primera fue el más internacional de todos los tiempos, lleno de jugadores cedidos y con dificultades para conectar emocionalmente con la afición. Los pésimos resultados terminaron por destruirlo todo. Ahora, el club agarra otra estrategia.

“Nosotros somos el Córdoba CF”, dice de manera enternecedora un grupo de niños en el vídeo promocional blanquiverde. ¿Qué peso ha tenido la cantera durante el periodo de mandato de Carlos González? ¿Tiene el Córdoba la solidez necesaria como para construir su futuro con la base en el producto propio? ¿Es ésa su intención real? El actual dueño del club llegó en verano de 2011 y la plataforma de la cantera, pese al mal endémico de la falta de instalaciones adecuadas -en Primera se enseñó la vergüenza a todo el país; la nueva Ciudad Deportiva sigue en fase embrionaria-, ejerció una función destacada. Desde el filial se proyectaron tres entrenadores hasta el primer equipo: Rafa Berges, Pablo Villa y José Antonio Romero. Y de la “Fábrica” salieron también futbolistas que dejaron dinero en las arcas, como Javi Hervás, José Manuel Fernández o Fede Vico, además de otros que tuvieron un rol destacado como Juan Fuentes, Bernardo o Fran Cruz. Veamos qué pasó con la cantera en la 'era González'.

11-12: La revolución de PJ y la explosión de Hervás

11-12: La revolución de PJ y la explosión de Hervás

Primer curso con González al frente. Con el club en economía de guerra, inmerso en un concurso de acreedores, hubo que componer un plantel de saldo. Ahí hubo dos expertos: Juan Luna Eslava en la secretaría técnica y Paco Jémez en el banquillo. El de Fernán Núñez, buen conocedor del mercado y hábil para moverse en el low cost; el del Zumbacón, un maestro para la promoción de jóvenes emergentes o el reciclado de veteranos en declive. El equipo llegó al play off con destacada aportación de los laterales canteranos Juan Fuentes y José Manuel Fernández, fijos en los flancos de la defensa pese a su juventud. También debutaron el bisoño Fede Vico (16 años), el lateral Ismael Bolívar (ahora en el Écija), Carlos Martínez (en el Cartagena), el central Bernardo Cruz y el delantero Javi López (actualmente en el Arenas de Guetxo). Sillero estuvo como tercer portero. Gaspar (retirado), Alberto Aguilar (Ponferradina) o Pepe Díaz (Lucena), que volvían a casa después de una larga etapa en otros destinos, acentuaron el tono local de ese Córdoba.

Pero la gran sensación del año fue Javi Hervás, un futbolista que había crecido en las divisiones inferiores y que estuvo a punto de abandonar la entidad en verano. El despido de jugadores con un caché insostenible para el club, como los también cordobeses Jorge Luque y Javi Flores, le abrió un hueco. Su fútbol imaginativo y técnico le convirtió en una sensación en Segunda. Paco Jémez le supo encontrar el lugar adecuado para que luciera. Seis meses después de debutar en categoría profesional, el Sevilla lo fichó por 1'2 millones de euros. No llegó a cuajar en el equipo de Emery. Fue cedido al Hércules y esta última temporada la ha jugado en el Sabadell.

12-13: Berges promociona y Fede Vico se corona

12-13: Berges promociona y Fede Vico se corona

Se fue Paco Jémez al Rayo y su relevo llegó del filial. Rafa Berges se hizo cargo del primer equipo, en el que siguió Sillero como tercer guardameta (sin debutar) y hubo minutos para Fran Cruz, Bernardo y Javi Cabezas (ahora en el Barakaldo). El olímpico cordobés fue despedido y sustituido por Esnáider, quien hizo debutar a Manuel Miquel (esta temporada en el Albacete B). Los grandes protagonistas canteranos fueron Fernández, Fuentes y Fede Vico. Todos ellos abandonaron el club. El primero fue enviado en el mercado invernal al Zaragoza, entonces en Primera, por 500.000 euros. Fuentes, que terminaba contrato, no llegó a ningún acuerdo para renovar en el Córdoba y quedó libre. El Espanyol lo fichó a coste cero. Fede Vico, ya titular blanquiverde y destacado con la selección española sub 19, fue traspasado al Anderlecht belga por 1'6 millones de euros.

13-14: Un ascenso histórico con pinceladas locales

13-14: Un ascenso histórico con pinceladas locales

Para el banquillo, otro ascenso del B. Pablo Villa (ahora ayudante de Emery en el Sevilla), tras una excelente campaña en Tercera y la disputa de la fase de ascenso -el club compró posteriormente la plaza-, llegó por aclamación popular al primer equipo. Luego fue despedido para fichar a Albert Ferrer, que guió al Córdoba al ascenso a Primera en un final de Liga tan inesperado como extraordinario. A falta de diez jornadas, el equipo estaba cerca de los puestos de descenso. Al final, quedó séptimo y subió a la máxima categoría en Las Palmas, con un gol en la última jugada del descuento. Los hermanos Cruz, Fran (cedido al Alcorcón) y Bernardo (cedido al Racing de Santander), fueron los canteranos con mayor protagonismo en la plantilla del ascenso. También hubo minutos para Dani Espejo (actualmente en el Atlético de Madrid B), Rafa Gálvez (Elche), Javi Cabezas (Barakaldo) o Sergio Mendi (Sporting de Gijón B), además de convocatorias para Fran Serrano, Juan Guerra (ahora en el Écija) o Sebas Moyano.

14-15: El canterano de Bélgica y el que vino de Rumanía

14-15: El canterano de Bélgica y el que vino de Rumanía

El curso en Primera División sólo tuvo a un jugador cordobés en la primera plantilla. Fue Fede Vico, que llegó cedido por el Anderlecht, el mismo club al que el Córdoba lo había traspasado dos años antes y en el que nunca llegó a debutar. Tras pasar por el Oostende y flirtear con el Almería, Vico volvió a casa para vivir una experiencia más amarga que dulce. No logró disfrutar de ni una sola victoria en el campo y disputó 20 partidos, marcando un gol (en propia puerta, ante el Getafe). Ahora en Bruselas no cuentan con él y su porvenir podría seguir en El Arcángel. Del filial de Segunda B llegaron dos hombres clave: el entrenador y un delantero. José Antonio Romero sustituyó a Miroslav Djukic a falta de 11 partidos. No ganó ninguno.

Del segundo equipo saltó tambien Florin Andone, un chico de 21 años al que el Villarreal despidió después de haberle cedido al Atlético Baleares. Debutó en Primera sin pasar por Segunda y logró marcar cinco goles en 20 partidos, erigiéndose en uno de los ídolos de la afición. El club busca un comprador para él -pide en torno a los 2 millones de euros-, con lo que el negocio sería redondo dado su escaso coste. Otros jugadores del filial que rozaron la elite fueron José Fran -en un par de convocatorias- y, ya en los dos últimos partidos, con el equipo descendido, Fran Serrano, Jonathan Bijimine y el juvenil Sergio García.

Etiquetas
stats