El campeón dice adiós... o hasta pronto

.

El Cajasur Córdoba de Balonmano, flamante campeón de la liga regular en el Grupo F de la Primera Nacional, apura las jornadas que restan de la primera fase con el único objetivo de llegar a la ronda de ascenso en la mejor forma posible. En este sentido, el duelo del próximo sábado ante el BM Bolaños (19:00) cobra una dimensión especial pues, pese a no tener nada en juego en materia deportiva, podría ser el último choque de los granates ante su afición en el presente curso. El IDM Fátima busca vestirse de gala para despedir -al menos, de momento- a una plantilla que ha vuelto a hacer vibrar a toda la ciudad con un excelente rendimiento, lo cual le va a permitir pelear por segundo año consecutivo por regresar a la División de Honor Plata, la segunda categoría nacional.

En efecto, los pupilos de Jesús Escribano han sido los grandes dominadores de su grupo, alcanzando desde hace semanas la primera posición de forma matemática. Así, a día de hoy, el CBM acumula 50 puntos, tras un balance notable de 25 victorias y una sola derrota, la cual llegó además lejos de su feudo. Por tanto, nadie ha conseguido sacar nada positivo de Fátima, que se ha mostrado como un auténtico fortín durante todo el curso. Los granates han impuesto un ritmo inalcanzable para el resto de adversarios, imprimiendo un acierto ofensivo de 30.65 dianas por encuentro (797 goles en total, la mejor marca del grupo), destacando la presencia de Antonio Hidalgo (5.52 de media), máximo artillero del equipo y tercero de la competición.

Además, el trabajo no solo ha dado sus frutos en campo contrario, sino que bajo palos, el veterano Ramón ha vuelto a ser una pieza indispensable. El histórico guardameta granate se ha erigido de nuevo como uno de los mejores porteros de la categoría, firmando el club un total de 583 tantos encajados, lo cual es la segunda mejor estadística tras los 581 del BM Maracena, tercer clasificado.

La última bala con su gente podría dispararse este fin de semana, pues resulta complicado que la fase de ascenso se dispute en Córdoba. Pese a ser uno de los conjuntos más destacados del torneo y de las posibilidades a nivel logístico con las que cuenta la ciudad, la cuestión económica es el principal lastre para la entidad. De este forma, la plantilla quiere vestir de granate el feudo capitalino y despedir a lo grande una magnífica fase regular frente al cuadro manchego, sexto en la tabla. Para terminar, los de Escribano cerrarán su participación en la cancha del BM Maracena el próximo 4 de mayo.

Etiquetas
stats