El Cádiz pone a prueba la evolución blanquiverde

El Córdoba se despide de Marbella con un duelo ante el Cádiz. | FOTODIGITALCORDOBA.COM
El Córdoba se mide al conjunto amarillo en un segundo amistoso que ha de servir para seguir la búsqueda de su nuevo estilo

La estancia en Marbella toca a su fin. El período de concentración en la Costa del Sol termina y lo hace con otro examen. Es el segundo desde que se produjera el regreso al trabajo. También es el segundo, pero no el último, en tierras malagueñas -el 14 de agosto hay duelo provincial con el Lucena en Antequera-. El rival en esta ocasión es de sobra conocido. No son pocas las campañas que el Cádiz compartió categoría con el cuadro califal. Este jueves (19:30) los dos equipos se vuelven a medir en el que ha sido lugar de trabajo de los blanquiverdes desde el pasado jueves. Es en el Marbella Football Center donde la escuadra que dirige Albert Ferrer debe realizar una nueva prueba para comprobar si progresa adecuadamente en una pretemporada que por el momento se desarrolla con una importante carga física y que parece dejar en segundo plano al balón. Con todo, éste debe gozar de un mayor protagonismo el próximo curso, en el regreso a Primera. Eso es lo que pretende el preparador catalán, que busca implantar un estilo más personal. Quizá el mismo del que hablara en su presentación como técnico cordobesista.

El entrenador barcelonés quiere que su equipo se haga poseedor del cuero y que éste reciba un buen trato. Se trata de una idea que ya han comentado varios futbolistas del conjunto blanquiverde. Pero no sólo es eso, sino también buscar la verticalidad por medio de los hombres que acompañan al delantero centro o saber en qué momento es necesario acudir a un juego más directo con insistencia en los centros. De todo eso se vieron algunas pinceladas en el primer amistoso del Córdoba esta pretemporada, que sirvió además para comenzar con la alegría del triunfo. El pasado domingo, el cuadro califal se impuso por 0-1 al Marbella con un poco de cada cosa. En la primera parte, actuó con esa fórmula de posesión y generación. El gol no llegó entonces y sí en el segundo acto, cuando hubo que acudir a ese fútbol más eficaz con la búsqueda de Havenaar. El japonés falló la primera que tuvo, pero no la segunda. El buen sabor de boca que quedó por el resultado no contó todavía con efectos clasificatorios, como tampoco los tendrá ante el Cádiz si se vuelve a ganar.

Porque no existe competición. En pretemporada, lo más importante es desarrollar los conceptos que el entrenador pretende, realizar probaturas para conocer mejor con qué armas se cuenta y comprobar la evolución que en cada momento tiene el equipo. Para este jueves, Ferrer volverá a contar con una buena oportunidad para saber en qué punto se encuentra su equipo. Enfrente, un rival que pertenece a la misma categoría que el primero al que se midió en pretemporada y en su concentración en Marbella, pero que sin embargo tiene una entidad mayor. El Cádiz no sólo cuenta con el cartel de histórico, sino que además es siempre uno de los máximos favoritos a lograr el ascenso a Segunda A. Eso cuando milita una división por debajo. Como conjunto de bronce sumarán los amarillos su quinta campaña la próxima, en que será uno de los grandes rivales a batir tanto en el Grupo IV de Segunda B como posteriormente en el play off si consigue alcanzarlo.

En el banquillo del cuadro gaditano continúa Antonio Calderón, donde también siguen, entre otros, hombres como Juan Villar o el ex blanquiverde Airam Cabrera. Al proyecto se suman jugadores recién llegados de Segunda A como los tres que el anterior curso militarán en el Real Jaén: Jona, Servando y Juanma Espinosa. Con todo, a pesar de los mimbres con que cuenta el equipo amarillo, en sus primeros amistosos no ha dado la imagen que quizá se esperaba y parece estar todavía camino de encontrar su mejor nivel. Ante el Córdoba tendrá la oportunidad de buscar una progresión que también querrá seguir precisamente el conjunto califal. A las órdenes de Ferrer, precisamente, están dos ex del Cádiz: Carlos Caballero y López Silva. El primero mantiene su trabajo de recuperación de la lesión que sufriera la pasada campaña. El segundo si participará en el choque, que le resultará especial. Aunque un partido de pretemporada no es lo mismo que otro de campeonato liguero.

Sea como fuere, las dos escuadras se verán las caras como hicieran en verano de 2013, si bien entonces sólo disputaron un tiempo de 45 minutos. Fue con motivo del Trofeo de la Sal en San Fernando, en modalidad de triangular. Este jueves se enfrentarán en duelo completo. Las entradas para el partido en el Marbella Football Center tendrán un precio de cinco euros y serán en torno a mil las que se oferten. Es decir, hasta completar aforo. La recaudación estará destinada a Proyecto Hombre.

Etiquetas
stats