Al buen tiempo mejor cara y un trabajo más agradable

Ferrer sonríe mientras dialoga con Sánchez Jara y Víctor Núñez. | MADERO CUBERO
El Córdoba realiza una sesión de recuperación dentro de un gran ambiente pero con las ausencias de Luso y Uli Dávila

Bien pareciera que todo se debe a lo que acontece estos días, desde el viernes, junto a El Arcángel. La alegría alcanza cada rincón del estadio, quizá más especialmente el terreno de juego. Sobre el verde se ven rostros de satisfacción que tiempo atrás no se lucían tanto. Nada tiene que ver, por tanto, el ambiente que se da en el césped y en el vestuario con la Feria. Todo es consecuencia de la gran situación que atraviesa el Córdoba en un final de temporada cargado de ilusión, aunque de la misma manera se antoja emocionante. Si bien todavía tiene que sellar su clasificación para el play off, el conjunto blanquiverde ve las cosas de un color muy diferente al de algún mes atrás gracias a una dinámica que tuvo su confirmación ante el Real Madrid Castilla. En ese duelo, los de Albert Ferrer no sólo vencieron, sino que además convencieron. Por si fuera poco, ganó fuerza la comunión entre la afición y el equipo. Así las cosas, es normal que el buen humor estuviera presente en todo momento en la primera sesión de trabajo de la semana de los califales.

Porque el cuadro blanquiverde no ofreció tiempo al descanso esta mañana, en que se ejercitó en El Arcángel. Fue una sesión suave, dispuesta para la recuperación de los jugadores, que no mantuvieron la sonrisa en todo instante. Se dejó sentir el buen clima que tanto dentro de la plantilla como en el entorno existe en estos momentos, cuando se acarician las eliminatorias para el ascenso. Para lograr estar en las mismas resulta esencial sumar el próximo sábado en Huelva, ante un Recreativo que continúa sin perder el paso de un Córdoba que podría incluso confirmar su presencia en el play off en el Colombino en caso de ganar. Tendrían que acompañar otros resultados. Sea como fuere, el presente permite que el equipo pueda trabajar con buen ánimo y con una gran dosis de confianza y tranquilidad. Algo que se pudo ver en un entrenamiento en que predominó el calentamiento, el estiramiento y la carrera, pero en que además hubo lugar a algún que otro rondo con balón.

La sesión de trabajo se desarrolló con total normalidad y en un magnífico ambiente. De hecho, fueron muchas las bromas que mantuvieron los componentes del equipo y del cuerpo técnico a lo largo de la misma, en que estuvieron sobre el césped Obiora y Carlos Caballero. El nigeriano completó el entrenamiento al mismo ritmo que el resto de jugadores que dirige Albert Ferrer. El madrileño, por su parte, se ejercitó aparte, dedicado a la carrera con toque de balón. Por otro lado, hubo que contar un par de ausencias. Éstas fueron las de Luso y Uli Dávila. Ambos fueron sustituidos en el duelo con el Real Madrid Castilla y se marcharon con molestias. En el caso del aragonés, el técnico aseguró tras el encuentro que se trataba de una sobrecarga, pero que habría que esperar parte médico. En cuanto al mexicano, señaló que tenía el tobillo hinchado y que quizá el miércoles sería el día oportuno para realizar valoraciones.

El hecho es que ninguno de ellos participó del entrenamiento del conjunto califal, que descansará mañana y volverá al trabajo el miércoles. Precisamente será entonces cuando comience a preparar el importante choque con el Recreativo de Huelva del próximo sábado. En él se pondrán en juego gran parte de las opciones de jugar el play off tanto para los albiazules como para los blanquiverdes. Las dos escuadras suman 59 puntos, al igual que el Real Murcia, y probablemente quien salga vencedor dejará casi sellado su billete para las eliminatorias por el ascenso. Pero eso es algo en lo que habrá que pensar algún día más adelante, puesto que este lunes se marchará de la misma manera en que llegó, como una jornada para saborear el triunfo ante el Real Madrid Castilla y disfrutar de la situación de privilegio que en estos momentos tiene en la tabla.

Etiquetas
stats