Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Liga EBA Entrevista
Raudelis Guerra: “Dejé a mi selección para crecer en el baloncesto y quiero hacerlo en Córdoba”

Raudelis Guerra, jugador cubano del UCB

Cristian López

0

PREGUNTA. Inicio de temporada perfecto, con seis de seis victorias y ya líderes en solitario, ¿os esperabais poder empezar así?

RESPUESTA. Pues no, en verdad pensábamos que iba a ser un inicio más fuerte, aunque lo ha sido y hemos sacado la victoria en todos los partidos. Yo por lo menos, que no tenía conocimiento de esta zona de la liga, había seguido algunos algunos partidos del año pasado de este mismo equipo, de UCB, y se ve una liga muy competitiva. Pero bueno, ha sido una sorpresa también que hayamos dado 6-0 en este inicio, pero también porque hemos trabajado mucho con el entrenador Rafa (Gomáriz) y todos los chicos hemos trabajado a tope para merecerlo y creo que nos merecemos esto y no queremos parar. Queremos seguir ganando y ganando.

P. ¿Te ha sorprendido el nivel del equipo?

R. Tiene un buen nivel el equipo. Yo siempre lo dije y lo supe desde el principio. Tiene muchos jugadores muy buenos a nivel personal, individual, muy buenos jugadores, pero creo que lo que nos hace mejores es el compañerismo que tenemos dentro del equipo. Todos los chicos tienen concienciado lo que tienen que hacer, cada cual entra al terreno de la mejor forma, cuando le dan cambio, pide el cambio de la mejor forma. No me ha sorprendido.

P. Antes de tu llegada Córdoba, creo que tan solo habías coincidido con Sdenry, ¿hay algo que te haya llamado especialmente la atención del UCB en este tiempo?

R. Sí, el año pasado, con el único que coincidí, porque jugamos la misma zona, era con Sdenry, él jugaba en La Solana, yo jugaba en el Daimiel. Teníamos buena rivalidad, pero todo era en lo deportivo.

Estuve el año pasado a punto de llegar aquí al UCB y siempre miraba sus vídeos, su juego, en las redes sociales siempre lo seguía para mantenerme en contacto con el equipo y tal, y desde que llegué aquí, sí me ha sorprendido mucho el nivel que tienen de entrenar, de entrenamiento, es muy diferente todo de donde yo vengo. El nivel que tiene de sabiduría el entrenador, que creo que es la clave del éxito de este club.

P. Has dicho que que el año ya estuviste cerca de fichar. El seguimiento del UCB ya viene de antes de este verano.

R. Sí, sí, el año pasado estuve a punto de venirme aquí, pero no me pude venir por alguna cosa que no se concretó. Pero bueno, ya lo dejamos para este año y gracias a Dios estoy bien aquí, bien contento con el equipo.

P. En tu caso estás cumpliendo con el papel de ser el más destacado en anotación, pero el equipo nos está acostumbrando a tener determinados líderes cada jornada. Se ha visto que Valentín, Luis Rueda, Canales o Joselito pueden igualmente tirar del carro en determinado momento.

R. Sí, hombre, para mí eso de máximo anotador y de líder, yo lo considero igual. No me considero el máximo anotador. Para mí el máximo anotador de este equipo es el entrenador, por la forma que nos entrena cada día, por la forma en que se sacrifica, y para mí somos todos, nosotros somos todos unidos. Me encanta este club, me encantan los jugadores que tiene, me encanta la sabiduría de muchos, me encanta el protagonismo y el liderato que tiene Valentín, para mí los máximos anotadores somos todos, porque si hoy yo no vengo bien, mañana viene otro y no pasa nada. Es igual, no se siente que yo no haya venido. Tenemos mucha tela por donde cortar.

P. Para que el público cordobés te conozca un poco más, donde te viene el interés por el baloncesto o cómo fueron tus primeros pasos allí en Cuba.

R. Bueno, mis inicios fueron un poco duros. Mis inicios allá, en Guantánamo, fueron un poco duros por la forma en que incursioné en el baloncesto. Yo venía de jugar siempre y a los 13, 14 o 15 años diez empecé a jugar al baloncesto en la universidad de la calle como le decimos allá en Cuba, era en pachanga, en cancha de 3x3 y tal, hasta que se interesaron por mí unos entrenadores, cuando tenía 16 años, se interesaron por mi unos entrenadores de la escuela deportiva allá en Cuba de baloncesto y ahí fue que me me incursioné en el baloncesto, con el entrenador William Pérez Mique, siempre le agradezco mucho por acogerme desde el primer momento y enseñarme muchos valores del baloncesto.

P. Ese ese proceso que viviste hasta llegar a alcanzar la selección nacional, imagino que, a nivel de Cuba, supongo que un techo importante llegar ahí.

R. Sí, sí, en verdad nunca lo pensé, yo nunca pensé llegar a ese nivel. Desde que empecé a jugar a baloncesto, nada más pasaron cuatro temporadas para que yo ya explotara lo máximo de mí y de verdad que la selección se empezó a interesar por mí en mi tercera temporada allá en Cuba. Me dieron un seguimiento y ya en la cuarta exploté lo máximo de mí, y en el 2017-18 entré a la selección nacional, hasta el 2021 que fue que decidí quedarme aquí.

Para mí, claro, fue una ilusión estar ahí con tantos jugadores que yo veía desde niño por la tele y tal, y siempre fue una sabiduría y una experiencia muy grande estar con la selección de mi país.

P. ¿El hecho de llegar a la selección allí en Cuba ya te posiciona como jugador profesional o aún no podías vivir exclusivamente de esto?

R. Sí, sí, simplemente, allá en Cuba, cuando llegas a la selección nacional ya se sabe que estás en lo más alto. Solamente son 20 jugadores los que están en la selección nacional, aunque sabes que se visten 12 siempre cuando van de viaje, y ya tienes que medirte ahí con esos 20 jugadores que hay. Casi todos están contratados en ligas exteriores. Yo estaba en la selección con Jasiel Rivero, jugador ahora mismo del Maccabi, de Israel, y que jugaba aquí en el Valencia Basket y en el Burgos fue su primer club en España. Jugaba en la selección con Javier Justiz, que jugaba en el Zaragoza y hace un año atrás se lesionó la rodilla y no pudo jugar más al baloncesto. Jugaba también en la selección con el reciente que ha llegado aquí al Zaragoza, Yoanki Mencía, compañero mío de selección también. Casi todos los jugadores de la selección estaban contratados por otros países.

P. Como has dicho, en 2021, durante una escala en Madrid, decides abandonar la expedición, ¿a qué se debió esa decisión?

R. Ahora mismo, estando dentro de Cuba tú no puedes vivir del baloncesto, porque la situación del país es mala, para nadie es un secreto eso. Yo estaba en la selección, pero no podía vivir de ahí, tenía también que sacar a mi familia adelante y tal. Y nada, no me lo pensé, cuando llegué aquí a España dije: aquí me voy a quedar, voy a retomar mi carrera aquí y quiero dejar marcada mi historia aquí en España, mi nombre, y por eso fue que decidí quedarme aquí, ayudar a mi familia, ayudarme a mí, dar un paso adelante.

P. Entiendo que no tenías otra posibilidad de venir a España si no hubiese sido así.

R. En Cuba es que es un poco complicado esa parte de venir aquí y tal, por el visado y esas cosas. Mayormente, a los jugadores cubanos los contratan para ligas como El Salvador, Bolivia, Ecuador, esas ligas sí, que son de allá de América, pero para Europa es muy complicado. Creo que los únicos que han llegado a nivel de selección han sido Jasiel, Justiz, Yoanki y Karel (Guzmán), que juega también en Rumanía. Pero más jugadores, a nivel de selección, no han llegado aquí a Europa.

P. ¿Qué consecuencias te supone haber dejado la selección?

R. Cuba te sanciona 8 años sin poder entrar a tu país. No puedes jugar más con la selección porque para ellos eso es un abandono, según ellos dicen, que es un abandono a la delegación y tal. Te suspenden 8 años sin poder entrar a tu país y ya.

P. Imagino que esa decisión vendría de tiempo atrás, lo de querer venir a España. No sé si hablaste con alguno de estos jugadores, que te aconsejaran algo o fuiste más a la aventura.

R. No, no, yo me fui a la aventura. Incluso, la decisión la tomo yo en el aeropuerto antes de salir para acá.

P. ¿Ahí directamente?

R. Sí, antes de venir para España. Yo recuerdo que desde hacía días estaba pensándolo, porque ya habían dado el equipo una semana atrás. Entonces yo lo venía pensando y tal. Y decía: bueno, y si hago esto y si hago lo otro. Pero no, no hablé con nadie porque en Cuba también te tienen los teléfonos pinchados, a los deportistas, cuando van a salir del país, le tienen el teléfono pinchado y cada información que dé o cada mensaje que escriba lo puede ver la policía en Cuba y te pueden bajar del avión como le ha pasado a muchos jugadores de diferentes equipos. Han estado a punto de salir y les han dicho; mira, tú eres posible desertor, y lo han bajado del avión y no ha podido viajar. Entonces, yo tenía ese miedo y por eso lo decidí ya prácticamente en el aeropuerto al montarme en el avión.

P. ¿Tu familia tampoco sabía nada?

R. No, nadie lo sabía. Nada más una prima mía que yo le estaba escribiendo y le borraba los mensajes. Le escribía y le borraba los mensajes. Hasta que llegué aquí pues dije: ya puedo hablar todo lo que quiera que ya estoy.

P. Ahora tienes contacto con tu familia.

R. Sí, desde el día que llegué aquí ya era más normal porque, en verdad, ya estaba aquí, ya no me podía pasar nada, pero allá si me podía pasar, que me podían bajar del avión.

P. Volviendo de nuevo a la actualidad con el UCB, ¿qué te sedujo del proyecto para querer venir aquí?

R. Yo antes estuve jugando en esta misma categoría, pero allá en el Autocares Rodríguez Daimiel, veía esa parte de la liga, que se dice que es la más fuerte porque está siempre el Madrid y tal, y tuvimos una buena actuación, pero yo quería sentirme un poco más profesional, ya había contactado con muchos jugadores que habían pasado por la mano del entrenador Rafa, incluso un cubano también que hizo lo mismo que yo en el 2009 pasó por las manos de Rafa, y todos me habían dado buenas recomendaciones.

Entonces quería sentir esa preparación dura que te inculca un entrenador que sepa mucho de baloncesto, y nada, así fue que vine para acá, me hablaron muy bien de los chicos también y quise venir y probar, y de verdad que ha sido cómo lo pensé.

P. ¿Está siendo buena esta segunda experiencia en España? La acogida en Córdoba. Ya no solo a nivel de baloncesto, la propia ciudad.

R. Sí, en verdad he visitado varios sitios aquí, no muchos, pero sí, me gusta, me gusta la cultura de aquí de Andalucía, me gustan las personas de aquí de Córdoba. Bueno, desde el primer momento que yo llegué aquí, la grada se identificó mucho conmigo y nada, sí, me gusta esto y pienso seguir aquí por unos cuantos años más.

P. Imagino que también te lo habrán hecho saber en el club el año ilusionante que es por la rivalidad que hay en la ciudad con otros dos equipos en EBA como son el Córdoba CB y el Peñarroya.

R. Sí, ya desde un principio sabía que había dos equipos aquí en la ciudad, el Coto y el UCB, y también, no juega aquí pero entrena aquí, el Peñarroya. Oí hablar a los chicos y tal y ya sabía que había buena rivalidad entre el Coto y el UCB. El primer partido de nosotros fue en la Copa Diputación y nos ganaron allí en su casa, pero ya luego el partido de temporada les ganamos como ya todo el mundo sabe, con un triple de medio campo de Luis que fue espectacular. Y nada, esos son juegos que levantan a un equipo y que hacen equipo y que hacen afición, que siempre se mantengan unidos.

P. Ya has dicho que te gustaría estar muchos años aquí en Córdoba, ¿ves la posibilidad de alcanzar ese objetivo por el que decidiste abandonar la selección que se haga aquí?

R. Sí, sí, claro. Yo he estado esos dos años en otro club, en el cual me sentí muy bien también, pero ahora creo que veo una posibilidad más fuerte de emprender mi juego a un máximo nivel. Creo que el entrenador Rafa tiene mucho mérito en eso, creo que está sacando lo mejor de mí. Se me ve en cada juego contento, la gente de la grada me dice que se me ve muy contento, muy metido en el equipo, yo también lo siento y creo que me estoy preparando bien física y mentalmente gracias al entrenador Rafa y a todos los chicos del equipo que me ayudan mucho. Y creo que sí, que aquí me quedaré unos pocos años más.

P. Y ya la última. Un mensaje que le quieras mandar a la afición. Ya vemos que el pabellón se llena, pero para que haya un poco más cada semana.

R. Sí, sabemos que se llena el pabellón, pero queremos que venga un poco más de gente, que vengan a ver a este grupo de chicos que quiere hacer posible una linda temporada para el UCB, queremos ascender de división, queremos subir y creo que vamos por un buen camino. La temporada aún es larga, aún vamos por el juego seis y creo que pueden pasar muchas cosas, pero creo que vamos súper bien encaminados gracias a Dios, y todos los chicos metidos y creo que vamos a hacer una linda temporada. Que venga la afición a disfrutar un poco más del baloncesto aquí en Córdoba. 

Etiquetas
stats