El balance perfecto de una retaguardia muy singular

Fran Cruz y Raúl Bravo hablando en un entrenamiento FOTO: MADERO CUBERO
Tres debutantes en Segunda, el ex central del último colista de la categoría y un meta suplente habitual sellan la defensa del Córdoba

Dos de sus integrantes no habían disputado jamás un partido de Segunda División. Ni Raúl Bravo, que llegó hace cuatro semanas del Beerschot belga, ni el holandés Jens Janse, procedente del NAC Breda. Ninguno había catado la división de plata española ni había vestido jamás la camiseta cordobesista en competición oficial. Quién sí la ha lucido, y muchísimas veces, es Fran Cruz. Se ha forjado en las divisiones inferiores, al igual que su hermano Bernardo. Pero en Segunda, sólo actuó una vez. Fue en la penúltima jornada del curso pasado, en un desgraciado duelo en El Arcángel frente al Mirandés (1-2). Luego volvió al filial de Tercera.

El más experto en la división es Iago Bouzón, un central de prestigio con 30 años y unas últimas experiencias convulsas. Después de dos años en la liga de Chipre con el Omonia Nicosia, recaló en el Xerez para vivir en directo la peor campaña en la historia del club azulino en Segunda. El club acabó descendiendo de categoría como colista destacado y se desplomó a Tercera por impagos. Bouzón aterrizó el pasado mes de julio en El Arcángel. Llega desde un equipo destruido, igual que Raúl Bravo. El defensa de Gandía vio cómo el Beerschot Antwerpse Club se declaraba en bancarrota el pasado mes de mayo y terminaba desapareciendo. Son dos veteranos, con pasado internacional -con la sub 21 el de Redondela y, en el caso de Bravo, 14 veces absoluto-, que han visto de frente el horror de la crisis. Dos treintañeros novatos en el Córdoba.

El único que estaba en la casa como integrante del primer equipo es Mikel Saizar, el guardameta, que solamente había defendido el marco en dos partidos de Liga. Fue ante Mirandés (1-2) y Numancia (1-0), los dos últimos del pasado campeonato y los que cerraron el nefasco ciclo de Juan Esnáider en el banquillo. Sí intervino en los seis partidos de Copa que jugó el Córdoba, incluyendo los cruces ante la Real Sociedad y el FC Barcelona. Saizar fue reclutado después de un buen curso en el Guadalajara, con el que fue pieza clave para la salvación en la Liga 11-12 pese a que la escuadra alcarreña fue la segunda más goleada (75 tantos, por 78 del descendido Alcoyano) en toda la Segunda División. El inesperado adiós de Alberto García para fichar por el Sporting de Gijón le ha cambiado la vida. La Liga 13-14 la ha iniciado como titular.

El vasco ha sido el último hombre de una línea compuesta por Janse en el lateral derecho, Raúl Bravo en el izquierdo y dos centrales: Iago Bouzón y Fran Cruz. ¿Una defensa de retales? Podría parecerlo. De hecho, la confección del muro ha estado condicionada por la lesión del motrileño Armando -que no ha ido ni convocado en las dos primeras citas- y la sanción arrastrada desde el Sabadell por Samu de los Reyes, que no pudo estar en el debut en casa ante la Ponferradina y salió del banquillo, para resistir las embestidas finales del Depor, en el más reciente compromiso en Riazor.

Pues bien. Estos cinco tipos, titulares en las dos primeras jornadas, han conseguido mantener la portería del Córdoba imbatida. Un logro que sólo pueden acreditar el Girona y el Alcorcón, en la Liga Adelante, y el FC Barcelona en la Liga BBVA. Obviamente, todos ellos ocupan las primeras posiciones. En los últimos nueve partidos de la temporada pasada, todo el periodo de Esnáides, el Córdoba no fue capaz de terminar noventa minutos sin ver su puerta violada.

“Queremos ser protagonistas desde la defensa”, explicó en la sala de prensa del estadio gallego Pablo Villa, tras un excelente 0-1. El alcorconero es otro que nunca había dirigido un partido de Segunda División en toda su carrera hasta hace un par de semanas. Esta rebelión de debutantes ha dibujado un par de registros más que notables: el primero, lograr una victoria en el estreno en Segunda, algo que no lograba el Córdoba desde 1975; el segundo, apuntarse una victoria en La Coruña, donde nunca lo había hecho. Ahora van a por la tercera marca: quieren encadenar ante el Alavés un tercer triunfo que supondría la mejor puesta en escena de todos los tiempos en la entidad.

Etiquetas
stats