La Audiencia aparta al juez de lo Mercantil del concurso del Córdoba CF

El juez Antonio Fuentes.

ACTUALIZADO A LAS 10:30

La Sección número uno de la Audiencia Provincial de Córdoba ha aceptado la recusación presentada por la exabogada del Córdoba Club de Fútbol Sociedad Anónima Deportiva (SAD) Magdalena Entrenas contra el titular del Juzgado de lo Mercantil Antonio Fuentes. Fuentes ha sido el magistrado que pilota el concurso de acreedores del Córdoba CF y el que ha autorizado la venta de la unidad productiva al fondo internacional Infinity. A la recusación se unieron alas representaciones de Viasport SARL, la Real Federacion Española de Fútbol, Aceites García de la Cruz SL, Bitton Sport SL y García Amado Consulting SL.

Según ha adelantado Canal Sur Córdoba, la Audiencia ha estimado gran parte de los argumentos de Entrenas y considera que Fuentes no es imparcial al haberse declarado seguidor del Córdoba Club de Fútbol. Este periódico ha tenido acceso al auto, en el que se ordena la recusación del juez y en el que, literalmente, se afirma: “Aquí estamos hablando de esa imparcialidad formal, esa apariencia de imparcialidad, de la percepción que desde el exterior tenga un observador imparcial, y que en este caso se ha perdido por ese alineamiento con el club afectado en un caso en el que, es una realidad objetiva, la decisión que se pretendía (autorización de venta de la 'unidad productiva') no se acomodaba a lo que podríamos considerar trámite ordinario en un concurso que se acaba de iniciar y precisado de una especial agilidad”.

Los jueces consideran que el magistrado perdió la imparcialidad durante una entrevista en la Cadena COPE, en la que se afirmó en su condición de cordobesista. “Qué sucedería con un árbitro que ya seleccionado para dirigir un partido, manifiesta públicamente su condición de seguidor de uno de esos equipos a los que va a dirigir inmediatamente, más aun cuando ese se encuentra en una situación dramática de la que depende incluso su continuidad. En esta situación resulta indudable que la confianza del equipo contrario, sus seguidores y, seguramente, del público en general, se vería truncada en la medida que estarían pensando que esa afición públicamente manifestada trascenderá a su labor arbitral, por lo que seguramente no tendrían confianza en que su ejercicio fuera aséptico e imparcial”, argumentan.

Según recoge el auto de la Audiencia, facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el juez es recusado por considerar que “ha perdido la imparcialidad objetiva”, tanto por su relación con Francisco Estepa, nombrado administrador concursal, “manifestada en su encendida defensa” expresada “públicamente”, y por “su condición de seguidor del Córdoba CF”, confesada en una entrevista, con “el reconocimiento de la situación precaria y necesitada de inmediata solución”.

Sobre la primera circunstancia, los magistrados exponen que en la recusación se hace “una generalización interesada” y cree que lo manifestado por el juez de lo Mercantil sobre el administrador concursal es “irrelevante o no indicativo de pérdida de imparcialidad”, a lo que añaden que “la parte se olvida de justificar cómo esa especial relación y defensa a toda costa que haría el magistrado recusado de las pretensiones que el administrador concursal contra esa parte, se puede incardinar en la causa legal que invoca”.

Al respecto, concluyen que “esa toma de postura de apoyo no a la labor de la administración concursal, sino a la persona que lo representa, no es sino lógica e incluso obligada por quien lo ha nombrado, sin que el hecho de que haya tenido trascendencia pública le añade elemento relevante adicional para lo que se pretende con la recusación que por este motivo ha de ser rechazada”.

La segunda relación de hechos en que se basa la recusación se refiere a la condición del juez recusado de seguidor del club de fútbol de la ciudad, cuando se define como “cordobesista y cordobés”, a la vez que “en su labor como juez de lo Mercantil ha tratado, como impone la de la Ley Concursal, la continuidad de la actividad de las entidades concursadas”.

En este caso, la Audiencia señala que “el mero hecho de ser seguidor de un determinado equipo de fútbol no puede sin más ser determinante la aceptación de la recusación, pues esto apuntaría a lo que en alguna ocasión se ha dicho sobre que el juez no debe estar en una 'urna de cristal' ajeno a todo lo que le rodea en aras a esa sacrosanta imparcialidad o falta de relación con el conflicto”.

Ante ello, precisa que sin tener “duda alguna de que el proceder profesional del magistrado recusado ha ido e iría dirigido a un labor imparcial como corresponde al recto ejercicio de su profesión en sus años de ejercicio, lo que, como certeramente señala en su informe, en el caso de la tramitación de concursos, la finalidad a perseguir es la de buscar la continuidad de la actividad, pero sin olvidar a los acreedores”.

El escrito de Magdalena Entrenas, cabe recordar, contaba con un total de 26 páginas en las que se argumentaba la motivación. Ésta no era otra que la consideración tanto por parte de Magdalena Entrenas como de su despacho, Sanivo, de la existencia de una “falta de imparcialidad manifiesta” en la actuación de Antonio Fuentes. De ahí que la letrada, en su nombre y el de su bufete, decidiera solicitar que el juez fuera apartado del proceso relacionado con el cambio de propiedad del Córdoba. Este incidente de recusación tenía y tiene como causa cada uno de los autos dictados por el titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 en relación a la apertura de un segundo concurso de acreedores en la SAD anterior y la venta de su unidad productiva, que se efectuó hace dos semanas a favor de Infinity.

Según adelantó Canal Sur Radio y pudo confirmar este periódico, dicho incidente de recusación fue admitido a trámite por la Audiencia Provincial. El caso es que esta decisión provoca como primera consecuencia que no haya podido culminarse el pago de las cifras que restaban del concurso de acreedores iniciado en 2011. El mismo trató de acelerarse a comienzos de esta semana por parte de los administradores judiciales y lo cierto es que a punto estuvo de cerrarse.

Etiquetas
stats