El arduo desafío de mantenerse

.

Nadie dijo que fuese a ser fácil. Ni en las mejores dinámicas, la racha es infinita. Al menos suma, que no es poco. Ése deberá ser el mensaje que quede en los futbolistas del Córdoba, después del empate cosechado ante el Cádiz B (1-1), en un choque en el que la vistosidad brilló por su ausencia. El duelo se jugó en su mayor parte a lo que los locales quisieron. El conjunto amarillo logró atenazar a un cuadro blanquiverde ahogado en las imprecisiones, y que no encontró fluidez en ningún momento. Un destello de talento decantó la balanza por momentos a su favor, aunque la insistencia cadista acabó obrando mediante un error de la zaga cordobesa. Reparto de puntos que no deja más que entrever la enorme dificultad que atesora el mantener el tipo en la zona alta.

Salió embravecido el conjunto gaditano de inicio, buscando dar la campanada en los primeros compases ante un Córdoba más contemplativo que de costumbre. No era la imagen de equipo insistente en el arranque que se ha visto recientemente, aunque lo cierto es que tampoco le afectó en demasía la puesta en escena cadista. Eso sí, la primera del partido la firmó Chapela para los amarillos en el minuto 6, con un potente disparo que se estrelló en el larguero. Era un primer aviso de que no pensaban dejarse llevar. Y lo fueron confirmando con el paso de los minutos, pues los de Juanma Pavón se encontraban más metidos en el ritmo del encuentro y mejor plantados en dirección a la meta defendida hoy por Edu Frías.

Pero lo cierto es que el juego no encontraba a un dominador completamente claro, motivado esto por las continuas imprecisiones en la línea de medios de ambas plantillas. El choque se adentraba por momentos en una sensación de tira y afloja sin efectividad y sin ritmo. Además, la velocidad en la combinación brillaba por su ausencia debido al fuerte temporal presente en la Ciudad Deportiva del Cádiz. Y, pese a todo, las más claras las siguieron firmando los jugadores locales. Sergio Pérez rozó el primero de la mañana en el minuto 20, aunque no pudo dirigir con precisión su disparo escorado por banda izquierda. 

Los intentos llevaban la firma de los pupilos de Pavón. Sin embargo, esto es fútbol, y la efectividad manda. Y esa máxima la cumplieron a la perfección los visitantes. Y es que el talento también aparece a través de chispazos de inspiración, y tal que así ocurrió superado el ecuador del primer tiempo. Un robo de Iván Robles en terreno blanquiverde acabó con el balón en los pies de Javi Flores, quien emprendió el contragolpe, logrando filtrar un pase perfecto para De las Cuevas, que se plantó solo ante Juan Flere y no erró. Fue llegar y besar las redes. El alicantino suma y sigue coronándose como el mejor futbolista en ataque del cuadro cordobés. La calidad es la calidad. Y eso nunca se pierde.

El tanto hizo que el choque se equilibrara en cierto modo, aunque de nuevo sin excesivo control por parte de ninguno de los dos bandos. El Cádiz B continuaba viviendo más tiempo en terreno rival y acumulando cada vez más hombres en ataque. No le quedaba otra que arriesgar un poco más con el paso de los minutos. Por su parte, el Córdoba encontraba el peligro a través de la inspiración individual de sus futbolistas. Y de ahí llegó la segunda más franca del primer tiempo para los cordobeses, con una jugada individual de Moutinho, que acabó dejando para que Piovaccari golpeara solo ante el meta amarillo. Pero la jugada quedó invalidada por fuera de juego.

El conjunto cadista no desistía de su insistencia de cara a la meta blanquiverde, y muy cerca estuvo de firmar las tablas en el tramo final del primer tiempo, con un golpeo que no cazó por muy poco Sergio Pérez, tras rebotar en la defensa visitante. No obstante, el peligro lo difuminó Edu Frías, sin peligro real en los primeros 45 minutos, aunque con seguridad en las intervenciones que tuvo.  La mínima brillaba para el Córdoba camino de vestuarios.

El partido siguió por los mismos derroteros tras la pausa. Con un Cádiz B más incisivo, dada además su desventaja, y un Córdoba que lo intentaba al contraataque, aunque sin demasiada prisa. Y ese verlas venir acabó por jugarle una mala pasada a los blanquiverdes, pues un despiste defensivo ofreció un carril abierto para que un futbolista local se plantara solo ante Edu Frías, aunque éste acabó derribado por Fidel Escobar antes de que pudiera contactar con el disparo. El árbitro decretó penalti y Javi Pérez no marró la pena máxima para los suyos. El empate no hizo más que levantar aún más el ánimo de los visitantes, lanzados ahora en juego y motivación hacia la meta cordobesa. El Córdoba, por su parte, atravesaba su momento más dubitativo, pasando constantes apuros. De hecho, de ese percutir local salió un zurdazo de Sergi, que tuvo que atajar Frías con una magnífica parada por bajo.

Apenas hubo más intentos en un tramo final en el que el viento y los problemas físicos acapararon todo el protagonismo. El temporal hacía imposible hilvanar una jugada de más de tres pases, lo que obligó a ambos conjuntos a intentarlo con balones en largo. Pero ahí también apareció la imprecisión, que jugaba en contra en todos y cada uno de los controles. El Córdoba tiró de orgullo para protagonizar una de esas heroicas que tantos premios le han dado en lo que va de temporada. Pero siempre no iba a salir la moneda de cara. Hoy no era ese día, y los blanquiverdes pudieron dar un pequeño paso, aunque se dejaron dos atrás.

FICHA TÉCNICA

CÁDIZ B, 1: Juan Flere, Marc Baro, Saturday, Moisés, Javi Pérez, Nieto (Lino, 73’), José Alonso (Viedma, 83'), Sergio Pérez, Sergio Fernández, Lautaro y Chapela (Hicham, 78').

CÓRDOBA CF, 1: Edu Frías, Djetei (Imanol García, 64’), Jesús Álvaro, Fidel Escobar, Iván Robles, Xavi Molina, Javi Flores, De las Cuevas, Moutinho (Carlos Valverde, 45’), Iván Navarro (Fran Gómez, 79') y Piovaccari.

ÁRBITRO: Peña Varela (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla al visitante Fidel Escobar.

GOLES: 0-1 (26’) De las Cuevas. 1-1 (61’) Javi Pérez, de penalti.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo sexta jornada del campeonato de Liga en el Grupo IV de Segunda B, disputado en el Estadio El Rosal de la Ciudad Deportiva Bahía de Cádiz, con la presencia de más de 300 aficionados blanquiverdes.

Etiquetas
stats