Del todo al nada en El Arcángel

El Córdoba, derrotado en casa por el Zaragoza | MADERO CUBERO

Es extraño por poco usual. La que debiera ser zona de confort es por ahora un lugar inhóspito, un espacio en el que crece la incomodidad. Aquello de que como en casa en ningún sitio no es real para el Córdoba en el inicio del presente campeonato liguero. Porque después de tres jornadas y dos en su feudo, el conjunto blanquiverde no sabe todavía lo que es ganar en El Arcángel. De hecho, el cuadro califal cuenta sus duelos como local por derrotas. En esta ocasión, tras el recital de Albacete, el equipo de Luis Miguel Carrión cayó (1-2) ante un Zaragoza que supo hacer su trabajo, sin más, y que contaba con un jugador superlativo para la categoría como es Borja Iglesias. Él fue el encargado de amartillar a un rival, el blanquiverde, que en la primera parte brilló y mereció mucho más que el empate a uno con el que se llegó al descanso. Tras el paso por vestuarios, sin embargo, el tiempo del sometimiento cesó y los cordobesistas pasaron del todo al nada para seguir con cero de cero como locales.

Cuentan que si algo funciona, es mejor no tocarlo. Esa máxima es la que mantuvo en esta ocasión Luis Miguel Carrión, que encaró el duelo con el Zaragoza sin realizar un solo cambio en el once respecto del choque en Albacete. Una decisión que, quizá de entrada pudo parecer desacertada por el dibujo elegido: una suerte de 4-3-3 que abría el partido si el Zaragoza apostaba por el juego de combinación. Así fue, lo cual no fue negativo para el conjunto blanquiverde en realidad y sí completamente positivo para el espectáculo. Porque los dos equipos ofrecieron en el primer acto un pulso vibrante en el césped. En los primeros compases fueron los califales los que intentaron hacerse con el control e intentaron lanzar un primer aviso. En el minuto 5, Javi Lara lanzó una falta con las peores intenciones para su rival. El balón golpeó en la barrera y no pudo seguir su camino hacia portería. Los maños trataron de rehacerse y lo consiguieron. Fue de esa forma cómo la contienda tomó carácter eléctrico.

El Zaragoza presentó batalla por la mejor vía para el espectador, la de la elaboración y rapidez en ataque. Entre los minutos 11 y 14 obligó a la defensa local a trabajar de lo lindo para evitar el 0-1. Un marcador adverso que vio el Córdoba al paso por el 18 en una acción en la que la zaga quizá no estuvo fina. Borja Iglesias, persistente arriba, recibió el esférico en la frontal del área. Asistió Ángel y el delantero recogió de espalda para enseguida girar y sacar un tiro cruzado y raso ante el que nada pudo hacer Igor Stefanovic. Lejos de dolerse por el tanto, el cuadro califal se vino arriba y en apenas cuatro minutos logró devolver el equilibrio a la balanza. Los de Carrión montaron una rápida contra con apertura a la izquierda para Jaime Romero, quien colocó un centro que no acertó a despejar un zaguero visitante. Jona fue el más listo, ganó el balón y a la media vuelta batió a Ratón. El hispano hondureño se estrenó así con la elástica blanquiverde.

La reacción del Córdoba fue veloz. Y también completa, puesto que a partir de su gol se hizo con el dominio del partido. Tanto es así que bien pudo adelantarse antes de acudir a vestuarios. En una nueva salida de Jaime Romero, éste cedió atrás para un Javi Lara que no pudo buscar el 2-1 gracias al corte providencial de un central. Más clara fue la ocasión que tuvo Jona a la media hora. El propio Lara ejecutó como sólo él sabe hacer una falta y Ratón tuvo que intervenir de manera meritoria para impedir el segundo tanto local. En el rechace, el delantero disparó y sólo la madera evitó que celebrara su segunda diana como blanquiverde. El balón impactó en el larguero. Eso sucedió en el 37, después de que el Zaragoza sólo consiguiera aparecer por medio de Javi Ros. Los maños se deshicieron como un azucarillo en el café ante la superioridad de los locales, que no supieron sin embargo traducir ese control en victoria parcial.

Las cuatro jotas ofensivas conformaron un tejido asociativo de extremo valor para el Córdoba en el primer acto. Lara, Galán, Jaime Romero y Jona completaron una gran primera parte en la que trajeron de cabeza al Zaragoza. Natxo González lo vio y trató de romper esa peligrosa sociedad. Lo consiguió al desactivar a Javi Lara en labores organizativas. Y ahí empezaron unos problemas que continuaron con la pausa que dio al partido el cuadro maño. El primer aviso lo lanzó Edu Ramos, con un tiro raso que por el bote hizo actuar al guardameta visitante. Sin embargo, el brío blanquiverde se esfumó por instantes. Los aragoneses comenzaron a tomar el control de la situación y en el 59 avisó de manera indirecta con un centro raso de Ángel que tocó Fernández e hizo que Stefanovic tuviera que despertar para blocar. Nada pudo hacer el serbio por impedir el 1-2 en el minuto 68, cuando Borja Iglesias apareció otra vez con una genial acción. Robó el balón en el perfil derecho maño y buscó la frontal para, ante una zaga un tanto pasiva, sacarse un latigazo que acabó con su segundo gol del encuentro.

Los de Carrión procuraron una reacción rápida, como la del primer acto. Y ahí estuvo también la decisión del técnico de ir al ataque. Tras dar entrada a Jovanovic por Carlos Caballero, incluyó a Markovic en el partido en lugar de Pinillos. Pero el resultado no fue el deseado y buscado. El Zaragoza supo llevar el choque a su terreno y el Córdoba apenas pudo intimidar. Lo hizo en el 73, cuando el primero de los serbios no acertó en su definición ante Ratón tras un magnífico pase en largo de Javi Lara. El preparador califal fue a por todas y metió en el choque a Sergi Guardiola por João Afonso. Sólo unos segundos después el segundo de los serbios obligó a la estirada al portero de los visitantes. Tuvo el 2-2 y se escapó. Desde ese justo momento el cuadro aragonés se olvidó del fútbol y trabajó únicamente para impedir que hubiera constancia en el movimiento del balón. Dicho de otra forma, durmió el choque y éste se acercó a un final inevitable que deparó la segunda derrota como local de los Carrión en lo que va de campaña.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 1: Stefanovic, Fernández, João Afonso (Sergi Guardiola, 79´), Josema, Pinillos (Markovic, 69´), Edu Ramos, Caballero (Jovanovic, 65´), Javi Lara, Jaime Romero, Javi Galán y Jona.

REAL ZARAGOZA, 2: Ratón, Alberto Benito, Verdasca, Grippo, Ángel, Javi Ros, Zapater, Buff (Alain Oyarzun, 76´), Febas (Eguaras, 90´), Toquero (Pombo, 93´) y Borja Iglesias.

ÁRBITRO: Moreno Aragón (Comité Madrileño). Expulsó por doble amarilla al visitante Zapater (88´). Mostró cartulina amarilla a los locales Edu Ramos y Sergi Guardiola; y a los visitantes Javi Ros y Grippo.

GOLES: 0-1 (18´) Borja Iglesias. 1-1 (22´) Jona. 1-2 (68´) Borja Iglesias.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada del campeonato de Liga en Liga 1 | 2 | 3, disputado en El Arcángel ante 11.194 espectadores.

Etiquetas
stats