Apresúrese a ver a Fede Vico. Huesca 1 Córdoba 3

FOTO: EL OBSERVADOR DEL MUNDO
El Córdoba vence en el Alcoraz en un partido que se apropió el nuevo mediapunta de Rafael Berges

En 1973, el psiquiatra Carlos Castilla del Pino escribió en la revista Triunfo un artículo titulado Apresúrese a ver Córdoba. El doctor denunciaba que Córdoba estaba perdiendo su patrimonio histórico, como la casa natal de Góngora, pasto de la piqueta, por semanas. Castilla del Pino intentaba, de esta forma, frenar el expolio que sufría la ciudad, la pérdida de monumentos irrepetibles que en otras ciudades sí que se cuidaban.

Pues bien, si es usted cordobesista apresúrese a ver a Fede Vico. La joya de la corona de la cantera cordobesista está siendo el jugador más destacado del Córdoba de Rafael Berges desde que el entrenador blanquiverde apostó por él como mediapunta. Con sólo 18 años, Fede Vico se ha convertido en la referencia de un Córdoba al que le gusta el balón tanto como al propio Fede Vico. El cordobesista tenía 12 años cuando el Córdoba CF ascendió a Segunda División por última vez en el mismo campo en el que se ha consagrado, si es que no lo había hecho ya, como titular y referencia en el equipo de Berges. Gracias a Fede Vico, el Córdoba aplastó, sobre todo en la segunda parte, a un Huesca que está donde está por méritos propios. El partido finalizó 1-3, con dos goles de Fede Vico y uno de Pedro. Por el conjunto aragonés marcó Diogo.

Salvando el abismo (o no) que separa al Córdoba y al Barça, a los blanquiverdes le pasa como a los blaugranas, que los clubes les trazan murallas de contención defensiva para intentar parar su fútbol de toque. Salvando las distancias que separan (o no) a estos dos equipos, uno el mejor del mundo, y otro digno competidor en los octavos de final de la Copa del Rey, los dos clubs apuestan por el que hoy es el fútbol más vistoso y el que más agradecen los aficionados, el de toque, el de no regalar el balón ni cuando se pasan apuros en la defensa. El fútbol del siglo XXI.

Por eso, cuando al Córdoba le salen las cosas y a pesar de que los partidos se le puedan poner cuesta arriba, siempre que tiene paciencia, le acaba pasando como al Barça, que al final llegan los goles.

El Huesca planteó un partido en su propio campo como si jugara de visitante. Desde los primeros minutos, regaló el balón al Córdoba y aspiró a jugar al contraataque, algo que le salió bien. Hasta el minuto 23, el Huesca no hizo otra cosa que encerrarse y correr detrás del balón. Y le salió bien. En el minuto 23 forzó un córner tras un contragolpe que se convirtió en gol. Un fallo defensivo provocó un remate al alimón entre Tariq y Diogo que se convirtió en gol. Ya iba el Huesca ganando.

Pero el Córdoba siguió a lo suyo, el balón, tocando y buscando los huecos entre la muralla defensiva del Huesca en el Alcoraz. Así hasta que en el minuto 31 un tiro cruzado del alicantino Pedro empató el partido. Y a partir de entonces, Fede Vico. El cordobés comenzó a tirar caños, a dar pases al área, a tirar líneas, a echarse al equipo encima.

Tras el descanso, llegó la consagración de Fede Vico. En los primeros minutos hubo tanteo y algún contragolpe del Huesca. Así hasta que en el minuto 56 se acabó el partido. Un saque de banda por la derecha de Cristian, un globo de Pedro, un centro al palo izquierdo de la portería de Luis García en la que estaba Fede Vico que como un rematador de raza metió el balón dentro. Siete minutos después, el golazo. Un zurdazo desde fuera del área de Fede Vico que puso el balón imposible para el portero.

Y poco más. El Córdoba contemporizó el marcador hasta que llegó el final. Una victoria que pone fin a una racha de dos puntos sobre 12 posibles y que acerca al Córdoba a su objetivo: los playoffs de ascenso a Primera.

Etiquetas
stats