Un ángel de la guarda para ‘Riqui’, del Don Bosco

.
El jugador infantil quedó inconsciente en el césped tras un choque fortuito con un rival del Utrera, cuyo médico actuó de una forma providencial para evitar un mal desenlace Existen ocasiones en las que una persona bien pudiera tomar forma de ángel de la guarda para otra. Momentos en los que una rápida intervención evita un desenlace tan triste como inesperado. Un instante como el que el pasado domingo tuvo que vivir un futbolista del primer conjunto infantil del Don Bosco, así como todos los presentes en el terreno de juego: desde sus compañeros a quienes ocupaban la grada. Por fortuna, todo quedó en un susto, y unas dolencias de las que ahora se recupera, para Ricardo Moreno Riqui, que en el duelo que enfrentaba a su equipo con el Utrera quedó por un tiempo inconsciente tras un choque fortuito con un rival. La actuación del galeno que suele acompañar al cuadro sevillano, Francisco Álvarez, resultó trascendental en una situación tan delicada para el jugador albiceleste, que ya se recupera en su hogar.Apenas había comenzado el partido de Primera Andaluza Infantil entre el Don Bosco y el Utrera cuando, en torno al minuto 10, Riqui y un futbolista visitante impactaron cabeza con cabeza. El jugador cordobés cayó entonces desplomado al suelo y la inquietud surgió entre todos cuantos se encontraban en las instalaciones de Noreña. Entre el lógico desconcierto por el trance, éste quedó resuelto de manera providencial por el médico que viaja habitualmente con la escuadra sevillana. Francisco Álvarez, a quien desde Córdoba y desde el club albiceleste le llegan numerosas muestras de agradecimiento y afecto, saltó al césped para reanimar a Ricardo Moreno. Su rápida intervención permitió que el futbolista recobrara el conocimiento tras conseguir que volviera a respirar.Tras el desafortunado lance del juego, que afortunadamente no tuvo consecuencias peores, el jugador del Don Bosco fue trasladado al Hospital Reina Sofía, que pudo abandonar la noche del domingo. Ricardo Moreno Riqui espera ahora, a buen seguro, regresar a los terrenos de juego. Mientras, habrá de recuperarse de las lógicas dolencias que el golpe le generó, con una contusión también en el tabique nasal y en la parte superior del labio.
El jugador infantil quedó inconsciente en el césped tras un choque fortuito con un rival del Utrera, cuyo médico actuó de una forma providencial para evitar un mal desenlace

Riqui

Riqui

Riqui

Etiquetas
stats