The Posies: “Nuestros discos suenan modernos porque evitamos los clichés comerciales”

The Posies en una imagen promocional

El pasado miércoles reponían en un canal de la televisión de pago Reality Bites, aquella película que los publicistas quisieron convertir en un retrato de toda una generación y que la gran mayoría solo recuerda por ser el debut como director de Ben Stiller y por tener una muy buena selección de temazos de los 90 en su banda sonora, que además vendió un millón de copias. Lejos de conformarse con el Grunge que triunfaba en 1994, aquel disco compacto funcionaba como un excelente muestrario de los estilos que reinaron hace dos décadas y que empiezan a asomar la pata en el revivalismo actual.

En aquel hilo musical de la angustia de la juventud noventera brillaban con luz propia The Posies, una banda que surgió en Seattle -la cuna del Grunge- a finales de los 80 y que trazó un camino muy distinto al de sus contemporáneos. La unión de Jon Auer y Ken Stringfellow, con sus más y sus menos, se ha mantenido en la brecha durante tres décadas y ahora vienen a España y a Córdoba a celebrar que 30 años como banda no los cumple cualquiera.

Ken Stringfellow atiende a CORDÓPOLIS en nombre de la mítica banda unos días antes de aterrizar en Córdoba. Lo hace desde Santa Cruz, donde vive habitualmente este simpático cantante, guitarrista, bajista, teclista, compositor, productor y arreglista que ha trabajado con algunos de los más grandes nombres de la historia del rock: Neil Young, Patti Smith, REM, Snow Patrol, Mudhoney, Death Cab For Cutie, Damien Jurado... Uno de esos músicos que pueden pasar desapercibidos para el gran público pero que merecen toda la atención.

PREGUNTA. Nueva gira en España, esta vez con The Posies. ¿Qué cambia en cada visita a nuestro país y qué podemos esperar de estos conciertos?

RESPUESTA. Para empezar, ¡nunca antes habíamos tocado en Córdoba! Así que eso es nuevo... y éste es un espectáculo de 2 horas y que cuenta con la formación que hizo el que muchos consideran nuestro mejor álbum, Frosting on the Beater. Bueno, estamos Jon y yo, Dave Fox en el bajo y Mike Musburger en la batería, que además vinieron a España con nosotros cuando tocamos aquí en 1993. Además, vamos a hacer un concierto de dos horas de rock furioso y guitarrero en el que van a sonar canciones de todo nuestro repertorio.

P. Venís en un momento en el que, además, se vuelven a publicar algunos de vuestros primeros discos. ¿Crees que han sobrevivido bien la prueba del tiempo?

R. Pues lo creo. En serio. A ver, nuestros discos suenan modernos porque evitamos los clichés comerciales de nuestra era. Eso nos costó sacrificar la popularidad en su momento, pero creo que nuestros discos suenan bastante bien en comparación con los de muchos de nuestros contemporáneos.

P. Vuestro sonido desde luego se puede rastrear en la actualidad en muchas bandas, desde luego. ¿Alguna vez os visteis lastrados a nivel creativo por el éxito de alguna de tus canciones?

R. Pues, afortunadamente, no. Dream All Day es lo más cercano que hemos tenido a un éxito mainstream, pero no está tan por encima del resto de nuestra música como para que eclipse el resto del repertorio.

P. ¿Cómo habéis podido Jon y tú mantener un proyecto como The Posies activo durante tanto tiempo? Ciertamente no es nada común.

R. Bueno, lo cierto es que durante un tiempo dejamos de hablarnos y llegamos a pensar que la banda y el proyecto, eso creíamos, había terminado. Pero después de un par de años nos dimos cuenta de que nuestra música tenía su propia entidad, y es mucho más grande que nuestros problemas individuales o nuestras pequeñas preocupaciones. Esa fue una gran constatación y nos sirvió como presión para resolver nuestros conflictos y avanzar.

P. ¿Cómo ha ayudado viajar por el mundo a The Posies? ¿Alguna vez has sentido que este proyecto se valora más en otros países que en los Estados Unidos?

R. Viajar por el mundo es la verdadera motivación que tuve para dedicarme a la música. Escapar del pequeño pueblo del que venimos, ver el mundo en general, interactuar con él y buscar y promover la comprensión es mi verdadero motivo para hacer arte. Y, aparte, siento que tenemos un hermoso grupo de seguidores alrededor del mundo.

P. A los artistas a menudo se les pregunta si las giras les afectan mucho a la cabeza, por todo el jet lag, pero por lo que dices, viajar solo ha afectado a tu espíritu.

R. Creo que me ha mantenido vital y comprometido. Aprendí cómo vivir el momento y no depender demasiado de las comodidades. La verdad es que todavía siento un impulso espiritual cuando viajo. Creo que físicamente también es bueno, mi cuerpo parece estar en forma. Tocamos espectáculos muy físicos y lo hacemos durante 2 horas, además de cantar, lo que a su vez es muy físico. ¡Creo que es un gran ejercicio! Espiritualmente, creo que el hecho de haber visto tantas personas y lugares diversos (he visitado casi 100 países) me ha dado una mayor comprensión, que es la base de una mayor compasión, y la compasión es “la base” de la espiritualidad.

P. Y supongo que estar vinculado a músicos y proyectos tan importantes como Neil Young, Led Zeppelin, The Beatles o Michael Stipe de REM, también ensancha el alma. ¿Qué significan estos nombres para ti?

R. Pues me ha dado la gran confianza de que muchos de los mejores músicos de todos los tiempos, cuando han tenido la oportunidad de trabajar conmigo, me han aceptado como un igual. Es un honor y trabajo duro para seguir siendo digno de esa deferencia.

P. ¿Cómo has visto la decisión de Michael Stipe de cerrar sus redes sociales?

R. Pues si te digo la verdad, no lo sabía. Pero no me sorprende, ya que figuras públicas como Michael están sujetas a ataques ideológicos de sistemas automatizados. Las redes sociales no tienen nada que ver con una conversación real.

P. Para un proyecto como The Posies, que dura décadas, ¿qué han significado las redes sociales?

R. Pues un instrumento muy útil, por supuesto. Especialmente cuando consideras que nuestros fans, como mencioné, se han diseminado alrededor del mundo y con estas herramientas podemos comunicarnos con ellos de forma precisa, al mismo tiempo que proyectamos un mensaje al mundo en general. Me gusta particularmente Instagram, que da un componente visual a mi comunicación que era demasiado engorroso como para representarlo en el pasado. Siento que por primera vez mis imágenes (@kenstringfellow) muestran más de mi personalidad que mis palabras.

P. ¿Y qué opina @kenstringfellow del pop actual?

R. Estoy fascinado y lo escucho mucho. Tengo una hija de 14 años en casa, por lo que es ella la que controla lo que escuchamos en el coche con bastante frecuencia. Y eso me ha llevado a algunas cosas que realmente me gustan y que de otro modo no hubiera conocido.

Etiquetas
stats