Percless dispara ‘Córdoba tiene un rapero’: precariedad, acento y “cero pose” en el califato

Percless

Pedro Pires, rapero cordobés más conocido como Percless, tiene la teoría, bastante cierta por otra parte, de que lo que puede impulsar la música urbana en Córdoba no será el talento, sino la profesionalización. Todo esto lo suelta por su boca, que habla de forma compulsiva. Percless, uno de los talentos brutos más importantes que ha dado el hip hop cordobés en mucho tiempo, tiene un punto hiperactivo.

El rapero, nacido en Córdoba en 1998, está presentando estos días su primer EP, al que ha bautizado con un irónico título, Córdoba tiene un rapero, que resume muy bien parte de las claves que hay detrás de su discurso, centrado en reivindicar las posibilidades de la ciudad cordobesa como polo creativo y el rap, ya sea más old school o más futurista, como elemento emancipador para una generación, la suya, que conoce mucho mejor la precariedad que el mileurismo.

“El título es un guiño a un pasodoble de Lolita Sevilla que se llama Córdoba tuvo un torero”, le contaba hace un mes Percless al periodista en un audio de casi cinco minutos con el que se presta a explicarle lo que hay detrás de su primer EP, un trabajo conceptual, detrás del que subyace una narrativa: cómo es ser rapero en una ciudad de provincias como Córdoba, “mágica e infravalorada”, rematará después el autor, cuando el disco sea una realidad que está desvelando tema a tema en redes sociales.

Priorizar y progreso técnico

¿Qué es ser rapero en Córdoba, pues? Percless lo tiene claro: Priorizar. “Nos hemos quitado de salir tanto, de hacer botellón los viernes y lo hemos invertido en un técnico de sonido bueno, en un videoclip bueno… Creo que eso es lo que ha marcado la diferencia. El verdadero progreso es echarle tiempo y ganas pero, en la medida de lo posible, priorizar. Si ves que hay algo que no es tan útil para invertirlo en la música, quítatelo. A la larga te va a salir más rentable”, explica el joven artista.

Entonces lanza su teoría. “Verdaderamente, mi nivel no ha mejorado en los últimos años de forma tan brusca como ha sido la mejora en el sonido, en el audio, en los visuales. Es decir, he progresado mucho más en lo técnico que en lo artístico. Y creo que eso hace mucho más la diferencia”, reflexiona Percless, nacido Pedro Pires en Córdoba, hijo de una madre soltera, que le sacó adelante a él y a su hermano mayor, su principal influencia a la hora de hacer rap.

Percless creció siendo mal estudiante y acabó siendo un excepcional letrista. Como otros muchos, comenzó a creerse rapero en las batallas de gallos de Los Patos o el Zoco. Como tantos otros, descubrió que era mucho mejor rapero peleando contra el folio en blanco. O con el bloc de notas, en su caso (las nuevas generaciones llevan un diario de abordo en el móvil). Así es como fue soltando algunas cosas, algunas en solitario, otras con su grupo El Califato (formado por F.Muñoz, Joseca, Tonre y Seccio)

Así es, también, como ha llegado hasta este EP, pensado como una obra 100% cordobesa. “Yo quería que todos los implicados fueran de Córdoba. Los productores son Burze y Massive y Hi Press. Los visuales son de Tonre Design, la grabación y Master de Kursiva. La portada, todo... Creo que invertir en gente de la zona a la larga me beneficia a mí, nos beneficia a todos”, explica el joven rapero, que también escupe su teoría sobre por qué Córdoba no ha terminado nunca de fraguar un movimiento hiphopero importante.

Una ciudad sin escena

“En Córdoba siempre ha habido djs, grafiteros, bboys, raperos o raperas. Eso siempre lo ha habido, y muy buenos. Lo que ha ocurrido es que Córdoba ha sido una ciudad que ha tenido momentos de gloria, pero no ha terminado de forjar una escena”, cuenta Percless, que se atreve a enumerar algunos highlights, como cuando Clásico y Klayt han estado más activos, cuando empezó a sonar la Gata Cattana o cuando Ciclo empezó a producir en Ruanda Récords.

De todo eso se ha nutrido la lírica de este rapero, que cree que, por otro lado, el hecho de que históricamente no haya logrado forjarse una escena ha convertido a la Córdoba actual -donde casi de la nada, han surgido de forma simultánea varios talentos vinculados al nuevo sonido urbano- en una ciudad con un sonido especial.

Córdoba suena a sencillez, que no simpleza

¿A qué suena Córdoba?, le preguntamos. “Córdoba suena a sencillez, que no simpleza. Lo que está saliendo ahora son cosas desahogadas, desenfadas, y que hablan de experiencias muy humanas. Te diría que Córdoba es cero pose”, resume Percless, que, a la hora de reconocer sus referentes, sin embargo, tiene que irse un poco más lejos.

“Mi faro son Tote King y Piezas, de Murcia Finest. Si tengo que envejecer pareciéndome a alguien, ojalá que sea Tote King”, confesaba Percless, que curiosamente ya ha sonado en varias ocasiones en el programa que la leyenda sevillana del rap presenta en Canal Sur Radio y donde escoge música de jóvenes talentos.

Antes de colgar, con su habitual intensidad, se acuerda de otro faro, “la Gata”. “La verdad es que la que descubrí de forma póstuma. Pero te diría que la Gata ha sido muy importante porque me ha hecho sentirme orgulloso de mi deje cordobés”. El acento, el ADN de un rapero, se acaba imponiendo en la ciudad de la que no salen vuelos.

Etiquetas
stats