Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El flamenco Z tiene acento cordobés

Rocío Luna, con su lámpara minera.

Alfonso Alba

0

Rocío Luna nació en 1998 en la Cañada del Rabadán, un pequeño departamento de Fuente Palmera. A sus 25 años, 2023 ha sido el año de su consolidación: ha llegado a la final del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba y se ha hecho con la lámpara minera del festival de Cante de Las Minas de La Unión, en Murcia. Miguel Poveda, en los noventa, o Rocío Márquez, en los primeros dosmiles, también lograron este prestigioso galardón flamenco, que premia especialmente a las nuevas generaciones.

La cordobesa Rocío Luna se ha impuesto en la noche de este sábado y la madrugada del domingo en una final que ya tenía ganada. El jurado consideró que era la única que tenía que llegar a la final. Y consolida así una tendencia: que el futuro del flamenco le pertenece a una generación que viene pisando fuerte y con acento cordobés.

Luna se subió a un escenario por primera vez con siete años y desde entonces no se ha bajado de él. Ha pasado por programas televisivos y se ha formado, además de haber actuado en peñas y festivales de todo el país. Ahora se ha consolidado como la mejor cantaora de un concurso muy disputado, pero que solo contó con una finalista.

Entre olés y aplausos, la cantaora Rocío Crespillo Luna, conocida como ‘Rocío Luna’, conquistó al público de La Unión en una noche que la señalaba como posible ganadora del máximo premio al cante flamenco del Festival Internacional del Cante de las Minas. Y así fue. Su interpretación de mineras, cartagenera, siguiriya y granaína y media granaína la posicionó como la cantaora más completa y, por tanto, como merecedora de la codiciada ‘Lámpara Minera’; un galardón que recogió a manos del presidente de la Fundación Cante de las Minas, Joaquín Zapata, y el cantaor Miguel Poveda, que cumplía su sueño de celebrar el 30 aniversario de su éxito en La Unión, viendo en los ojos de la nueva ganadora la misma emoción que él sintió al ganar. 

Mucho trabajo hay detrás de conseguir este premio en el festival de flamenco más prestigioso del mundo, y la cordobesa se preparó a conciencia para la ocasión, mostrando su dominio sobre el escenario y calando entre la afición con su sensibilidad para interpretar el cante. Así consiguió la victoria. “Es un sueño cumplido porque llevo desde pequeña luchando por mi sueño, que es el cante, y esto es un empujón, siendo consciente que tengo que seguir trabajando”, indicó la cantaora, que afirma que los Cantes de Levante seguirán en su repertorio.

Al igual que el suyo, el resto de trofeos del Festival se asocian desde anoche a nuevos nombres propios, que decidió el jurado compuesto por Manuel Bohórquez, José Manuel Gamboa, Francisco Paredes y Francisco Severo, con Blanca del Rey como presidenta y Salvador Alcaraz como secretario. El premio al instrumentista flamenco, el ‘Filón’, se va cerquita del municipio: directo a Cartagena gracias a la taranta que Raúl Pérez Fernández interpretó al piano, cuyo secreto del éxito es tocar con “corazón, humildad y sinceridad”. Los premios ‘Desplante’ confirmaron lo previsto en la final: en la categoría masculina fue para Yoel Ferré Vargas ‘Yoel Vargas’ de Tarragona, que cumplió el sueño que “tenía desde chiquitito”, demostrando que “con esfuerzo se llega hasta donde tú quieras”; y en la femenina fue para Rocío Garrido, que tras colarse en la semifinal hace 9 años consigue el máximo reconocimiento en baile. “Cada vez que me lo preparaba para esto me imaginaba estar en este escenario y cerca del público”, indicaba la bailaora, afirmando que “ha trabajado mucho”, buscando ayuda de maestros para “dejarse la piel en cada uno de esos bailes”. 

El ‘Bordón Minero’, único premio con dos aspirantes en la final de esta edición, fue para Juan Luis Campos Triguero ‘El Poti’, de Granada, por su interpretación de taranta y soleá.

Otro premio para un cordobés

En cante, se sumaron otros cantaores y cantaoras con premios: en el grupo III de cantes bajo-andaluces, María Ángeles Cruzado Garrido (Huelva) se llevó el premio por farruca y Sergio Gómez Delgado ‘El Colorao’ (Granada) por soleá. En el Grupo II de cantes de Málaga, Granada, Córdoba y Huelva, Antonio José Nieto Fernández (Córdoba), se llevó el premio por taranta.

En el festival de Las Minas ha habido 11 finalistas, de los que tres eran cordobeses y dos granadinos. Además ha habido un cartagenero, un barcelonés, un tarraconés, un almeriense, un gaditano y un onubense.

El jurado del LXII Festival Internacional del Cante de las Minas está compuesto por Manuel Bohórquez, José Manuel Gamboa, Francisco Paredes y Francisco Severo, con Blanca del Rey como presidenta y Salvador Alcaraz como secretario.

Etiquetas
stats