Mike Sun: “Prefiero seguir soñando e intentarlo que quedarme quieto en lo establecido”

.

Mike Sun, el nombre artístico, nació al sur de Italia, cuando decidió desligar su guitarra eléctrica del grupo punk Sunward. Hace diez años, este italiano quiso llevar ese sol italiano al sur de España, donde vio que su pasión por la música se encontraba con la necesidad de empezar a cantar historias. Tras varios años de recorrido musical, este astro italiano se encuentra en su momento más brillante. Con sus compañeros planetarios, Carlos león (bajo), Joe Gutiérrez (batería), Edu Sánchez (guitarra eléctrica) y José Ángel López (trompeta y flauta), ha ganado la tercera edición del Certamen Música Propia de la Cadena Ser y el concurso de la Diputación de Córdoba Música Preventiva, acompañando en concierto a Lorena Álvarez y abriendo el camino para situarse con fuerza en la escena independiente. Con un concierto previsto en la Monkey Week y un nuevo EP, it's all about dreamers, a punto de salir a escena, Mike Sun sigue esparciendo la calidez de su mundo artístico. Nostalgia, viajes en el tiempo y paraísos seguros en los que abandonar el miedo y abrazar la valentía de llegar a ser quienes siempre quisimos.

PREGUNTA. vienes de Italia, de abrazar los sonidos sucios del punk, y terminas en Córdoba mezclando el folk con el rock, el pop y el jazz. Tienes que contarme cómo se da esa transformación.

RESPUESTA. La transformación vino cuando me mudé a Córdoba por motivos personales. Las ganas de hacer música seguían dentro de mí y me encontré en una habitación con una guitarra acústica. Quería hacer algo mío, donde yo cantara. Tenía claro que si volvía a la música lo iba a hacer cantando. Claro que tenía que buscar inspiración para crear este nuevo mundo. Elliott Smith, por ejemplo, ha sido una gran inspiración para mí. Él venía del rock alternativo. También quise tener de referente a Stand Steell, que venía del hardcore. Ambos pasaron

de sus estilos a hacer algo acústico, más íntimo. Pensé que si ellos podían yo también podía abrirme a otros caminos musicalmente.

P. En tus nuevos temas hay mucha luz. Hablan de viajes en caravana, de reuniones de amigos... ¿De dónde viene ese universo?

R. Son historias verdaderas. Caravan está basado en un momento de reencuentro con mis amigos, los componentes del grupo anterior, cuando estamos juntos cantando Just Forever, un tema de nuestra antigua banda. También se menciona la playa de mi ciudad italiana. Es un tema Bossa Nova y ese sonido llama a la playa, a mi tierra. Me pareció la mejor forma de describir mis veranos vividos en Italia.

P. ¿Cómo se logra encajar el folk, el rock, el pop, el soul y el jazz?

R. Este último disco está entero arreglado para mí. La banda entra en un segundo momento. Grupos como The Beatles ya hicieron esto. El tema All you need is love, por ejemplo, empieza con una orquesta tocando el himno de Francia. The Beach Boys, con el disco Pet Sounds empezaron a mezclar el pop y a transformarlo en algo más serio. Esto es lo que puedo decir respecto al lado más pop de mi disco. También entran mucho en juego las bandas sonoras, el estilo de mi tierra, Ennio Morricone, el hecho de crear imágenes cinematográficas a través de la música, como se ve en Caravan. Ese es un poco mi objetivo, que la canción te suscite imágenes, como una película. Esa mezcla de estilos viene de intentar hacer algo original, de no caer en clichés. La idea es crear una obra que no se limite a los elementos cerrados del bajo, la guitarra y la batería. Por ejemplo, ahora estoy escribiendo una canción que va a tener cuerdas. No va a tener batería ni bajo. Lo importante es contar una historia, más allá de las limitaciones que pueda poner una banda. Es la canción la que realmente manda.

P. Háblame un poco más sobre tus dos nuevos temas, Caravan y 1955.

R. 1955 es la fecha a la que vuelve el protagonista de Regreso al Futuro. Así que cojo esta idea para volver yo mismo al pasado, por eso la canción suena tanto al estilo Beatles, porque está inspirada en esa época, en el rock and roll y en los Beatles. Para el videoclip quise hacer lo mismo, por lo que recuperé imágenes en blanco y negro y las coloqué dentro de una tele retro. Las últimas imágenes que aparecen pertenecen a la película Cinema Paradiso. Es una inspiración del cine antiguo y el cine prohibido. Además, la última parte de la canción está también muy inspirada en la música italiana de esa época. También sale Elvis. La idea era esa, viajar a ese pasado. Si Caravan te hace pensar en los viajes y en la playa, 1955 te hace viajar al pasado. Caravan evoca al periodo de los sesenta, con las evocaciones al bossa nova, al Brasil de la chica de Ipanema. Ese periodo feliz libre de dictaduras.

P. Los dos temas forman parte del nuevo disco que está por venir, It's all about dreamers.

R. Este nuevo disco va sobre soñadores. Todas las canciones hablan sobre seguir soñando y sobre la renuncia. En esa lucha, en esa renuncia, se abre un nuevo mundo. Para mí, escribir este disco ha supuesto renunciar a muchas cosas, pero prefiero seguir soñando e intentarlo que quedarme quieto en lo establecido. El disco habla de una chica que lo deja todo para seguir sus sueños. En sus decisiones, la chica va dejando un vacío en las personas. Cada canción va contando un viaje. 1955, como ya comentaba, es un viaje al pasado por la nostalgia de tiempos no vividos, al estilo nostálgico de Woody Allen en Midnight in Paris. Esa fecha también me recuerda a la posguerra en Italia, al boom económico tras la Segunda Guerra Mundial, una época dorada con influencia americana en la que me hubiera gustado vivir. Ese sueño. Siempre están presentes los sueños, las ganas de vivir lo que uno realmente quiere vivir. Las otras canciones siguen esa dinámica. La canción final, por ejemplo, es un sueño que recuerda al baile de fin de curso típico americano, recreando la ensoñación del protagonista de la letra.

P. Comentabas antes tu pretensión de compartir la música más allá de la idea romántica de la creación. ¿Cómo te gustaría que fuera recibida tu música?

R. No pongo límites. Si escucho el segundo single, 1955, una canción bastante Beatles, pienso que podría escucharla perfectamente mi tío de sesenta años, porque él escucha mucho a los Beatles. Si pienso en esa canción, no veo límites porque creo que no es solo para los jóvenes, sino para todos. Seguramente, lo que escriba llegue más a un grupo de jóvenes que escuchen algo más parecido al indie rock. Pero los conflictos culturales existen siempre. Yo hago lo que hago porque es lo que me representa. Que lo escuche quien quiera.

P. Tenéis programado tocar en la Monkey Week.

R. Sí, tocamos el sábado 21 de noviembre en la Alameda. Estoy muy contento. Cuando empiezas a hacer música también quieres hacerte un hueco. Lo digo sinceramente. La música se asocia a un cierto romanticismo, a la composición en solitario, pero cuando haces música también quieres compartirla, es el primer sentimiento que tienes al escribir una canción. La Monkey Week, con la importancia que tiene en Andalucía, es una oportunidad muy buena para compartir y, claro, esto te hace sentir muy bien. Es de los momentos más bonitos que he vivido desde que empecé con el proyecto Mike Sun.

P. Siendo la música tu vida, ¿podrías decir que actualmente vives de ella?

R. Absolutamente no. El problema es tener el tiempo para hacerlo. El otro día lo hablaba con un bailarín. Comentábamos que el problema no es que todo tu sustento venga de la música, el problema es tener tiempo suficiente para dedicar a la música. Claro que si entra más dinero de la música, esto me permite tener más tiempo para crearla. Creo que es algo psicológico o psicosocial, como yo digo. Cuanto más dinero entra de la música más músico te sientes o más consideran los demás que eres músico. Es como lo típico que suelen decirte cuando les cuentas que eres músico, eso de ah, eres músico, pero en qué trabajas realmente. Afortunadamente, yo ahora lo llevo bien y si en algún momento puedo dejar mi primer trabajo para dedicarme a la música lo haré.

P. Se suele decir que Córdoba es una ciudad complicada para la música pero últimamente parece que se esté creando una especie de escena, en la que las bandas os ayudáis unas a otras y esto no es algo que pase en muchas ciudades.

R. Sí. Es una ciudad difícil, pero hay grupos muy buenos: Ramen, Same Fire, Bear, The Storyteller... Y esa amistad hay que crearla. Hay que romper con la arrogancia de los músicos. Uno tiende a sentirse único en lo que hace cuando en realidad no lo es. Hay que dar el paso de acercarse a los otros y decir: oye, me gusta tu música, y si no me gusta te respeto. Hay que hacer eso porque el ego no lleva a ningún sitio. Carlos León y Youh Gutiérrez, de Ramen, tocan conmigo y eso nace de compartir espacios y tiempo, de vernos, quedar, tomarnos una, dos... y ver qué sale. Con ellos fue así. Hay que romper con el ego estúpido porque no somos nadie para tenerlo. Personalmente, yo intento hacer ese trabajo.

P. ¿Cuánto de Mike Sun veremos en el futuro?

R. Cuando creé el proyecto Mike Sun, pensé en la idea de un grupo acompañando a un solista, para poder seguir siempre adelante. He notado que es natural y necesario en mí el escribir canciones, así que lo llevaré adelante siempre. Mike Sun ha venido para quedarse y no tiene fecha de caducidad. La idea es seguir explorando la música y a mí mismo. Fíjate en Paul McCartney, tiene setenta años y sigue haciendo música. No quiero ponerme límites.

Etiquetas
Publicado el
28 de octubre de 2019 - 07:00 h
stats