José Duarte expone sus entrañas y las nuestras

.
Vimcorsa presenta una retrospectiva de 30 años de carrera del pintor de Equipo 57

En un momento dado, José Duarte (Córdoba, 1935) dejó de lado toda su investigación vanguardista en torno a la geometría y volvió su mirada a la gente. Corrían los años sesenta y el joven pintor cordobés, integrante fundador del Equipo 57, comenzaba a plasmar una visión social, desgarrada, sincera y casi onírica de la realidad que le rodeaba. Imágenes llenas de compromiso, fuerza y sugerencia. La exposición que se inauguró anoche en la sala Vimcorsa parte de esta etapa de cambio. Una gran retrospectiva que arranca a mediados de los años sesenta y acompaña la creación de artista hasta mediados de los noventa. Una muestra poblada de monjas, obreros, universos expresionistas y reivindicativos y niñas pobres en columpios.

“La pintura de Duarte aproxima al espectador a la postguerra. Esto me ha motivado a incluir reflexiones de acontecimientos históricos, internacionales, nacionales, tremendos o paradójicos. Algunos nada tienen que ver con los temas de los cuadros, otros sí”, explica la comisaria de la exposición, Angustias Freijo.

José Duarte: vivir dease las entrañas es un recorrido por la obra plástica del autor, pero también un recorrido por la historia de España, desde la negra y sórdida represión del franquismo de la posguerra tardía, al cinismo de una Iglesia subyugante en las barriadas más míseras del desarrollismo de los sesenta, a la luz estival de la nueva democracia que empezaba a respirarse con mayor plenitud en los años ochenta.

“A partir de 1981, Duarte alegra su paleta, y cambia su escenario. Nos muestra también la ilusión de sus habitantes, sus esperanzas, sus momentos de ocio, y se acerca a los nuevos realismos que empezaron a asomar en California”, amplía la comisaria.

Es, en definitiva, José Duarte, un autor que pinta desde las entrañas, prosigue Freijo. “Comprometido con las causas sociales, convierte en protagonistas de sus creaciones a aquellos más desafortunados, o a objetos simples y cotidianos, pero tiene una etapa en su vida en que nos presenta la alegría de vivir. Nada de lo humano le es ajeno. Incluso un zapato”.

Etiquetas
stats