Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Un grupo de trabajadores del IMAE se desmarca del comunicado que llevó al cese de Carlos Aladro

Carlos Aladro, gerente del IMAE

Juan Velasco

0

Se agranda la crisis en el Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE), el organismo que gestiona los teatros municipales de Córdoba, y que este mismo lunes se queda sin gerente, Carlos Aladro, si se cumple el anuncio que hizo la concejala de Cultura, Isabel Albás, de cesarlo en Junta de Gobierno Local (JGL).

Tras conocerse la semana pasada que Albás había recibido una carta enviada por los representantes de personal en la que relataban presuntos casos de maltrato o acoso laboral, este fin de semana ha sido un grupo de trabajadores del IMAE los que han hecho llegar a la concejala una misiva en la que se desmarcan de la denuncia.

Este grupo, formado por profesionales de taquilla, sala, oficina y equipo técnico, hacen constar a Albás que desconocían que “se iba a presentar este documento y que en ningún momento nadie hablo con nosotros para preguntarnos sobre nuestra situación en relación a esta supuesta situación de ”acoso laboral“.  

Además, aclaran que, dentro de la treintena de trabajadores del organismo, existe un grupo que no quiere que se le “vincule a las quejas descritas en el documento, ni al cese de Carlos Aladro”.

Asimismo, lamentan que, tras los hechos conocidos, “nuestra imagen como profesionales y trabajadores públicos se ha visto denostada y cuestionada”.

“Confiamos que tratéis con la misma exquisita confidencialidad que se ha hecho con nuestros compañeros, nuestra permanencia en el anonimato, dado que nos preocupan las posibles consecuencias que podamos tener”, señala el escrito, facilitado a este periódico.

La denuncia de la dirección no fue adoptada en asamblea

Además, este periódico ha podido saber que los representantes sindicales que enviaron la carta de la dirección que motivó el cese de Carlos Aladro han reconocido que los hechos descritos en ella “pudieran no corresponderse con el sentir de la mayoría de los trabajadores” del IMAE.

También han señalado en un email -al que ha tenido acceso este periódico- que la decisión de enviar la carta no fue adoptada en asamblea, algo que denunció en su día Aladro, que acusa a la dirección de difamarle.

Etiquetas
stats