Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El escenario del crimen tiene flores secas y carbón

.

Manuel J. Albert

0

[vimeo id=“64093319” width=“620” height=“349”]
Fernando Sendra reflexiona en 'Broken' sobre la distancia entre las personas y la naturaleza. La muestra fotográfica puede visitarse en la sala Orive dentro de la Bienal Internacional

Hubo un fotógrafo de prensa muy famoso en los Estados Unidos de los años 30 y 40. Tenía el don de llegar antes que la Policía a los escenarios del crimen. Se llamaba Arthur Felling pero todos lo conocían como Weegee. De alguna forma, este reportero bajito y judío descubrió la belleza de la violencia de las luchas entre gangsters. Su muerte y su sangre. Los cadáveres que Felling retrataba eran exquisitos, por su disposición, iluminación y poderoso blanco y negro.

Cuando cruzo las puertas automáticas de la Sala Orive y entro en la antigua capilla del palacio del mismo nombre, la exposición Broken, de Fernando Sendra, me saluda con un gesto muy cinematográfico. Imágenes de sabor a celuloide. Imágenes de personas, sin duda fallecidas -nadie lo confirma, pero soy morboso y me gusta pensarlo-, caídas de sopetón allí donde estaban y reventadas en múltiples materias naturales: arena, carbón vegetal, piedras o flores secas.

Pienso en cine, pero tras un minuto, cambio de idea. No es solo cine. Es Weegee. Un Weegee en color y sin armas. Un Weegee usado como metáfora de la amnesia con que los urbanitas vivimos nuestra lejanía cada vez más física y mental.

En cualquier caso, el eco cinematográfico también lo reconoce Sendra. “Las imágenes sí pueden tener una estética un poco de cine, tal vez por el tratamiento de las imágenes, por su textura y su color. Podrían ser una escena de alguna película, un corte o una instantánea. No he cogido ningún referente directo pero sí es verdad que viendo las fotos se encuentran cosas”, explica

Sendra nos cuenta que Broken es una serie de fotografías que se basa en la técnica del fotomontaje y que deriva de su anterior serie Pensamientos, que es de un estilo similar. “Se trata de resaltar la pérdida de la naturaleza en las personas, siempre encerradas en la ciudad y en el paisaje urbano”, continúa. “Son personajes que llegan a diversos escenarios en los que se rompen en naturaleza. Hay personas que se rompen en un materia diferente, según sea la personalidad de cada uno y según también el sitio donde se desarrolla la escena”. Junto a cada imagen, un cuenco de cristal recoge la materia en la que el personaje estalló.

Experto en el uso de los programas de retoque y montaje fotográfico, Sendra quiso en esta muestra “sacar la fotografía de la técnica pura y dura, ya sea en color o en blanco y negro y llevarla a un terreno más experimental o tal vez más poético y metafórico”. ¿Y cómo? “Todo parte del papel y lápiz. Es lo básico para cualquier idea, aunque no tenga tanta edición digital”, aclara. “Una vez que lo tenemos, primero se hace una criba enorme para elegir las instantáneas y te pones a trabajar en la elección de los modelos y los escenarios”.

Escenarios donde los personajes de Sendra han caído y se han roto. Y donde a uno no le extrañaría ver de repente a un señor vistiendo una destartalada y sucia gabardina, sacando una foto con un potente flash, antes de irse corriendo al periódico.

Sí, era Weegee.

Etiquetas
stats