David Bowie, 'Estrella Negra' en las calles de Córdoba

Imágenes del videoclip de Estrella Negra, de Fernando Vacas

David Robert Jones, conocido galácticamente como David Bowie, concibió Blackstar, su último disco, como un testamento musical y como un nuevo misterio que añadir a su ya de por sí legendario estatus. Su lanzamiento, el día de su 69 cumpleaños y sólo dos días antes de su fallecimiento por un cáncer hepático el 10 de enero de 2016, fue el colofón a una carrera marcada por la libertad artística y por la mutación personal y musical constante.

Más allá de su relación con El Pele y Vicente Amigo, quienes lo telonearon en una visita a España, hasta ahora poco se conoce, si es que existe, de una relación personal entre David Bowie y Córdoba. Y sin embargo es en esta ciudad y sus calles donde se ha grabado y filmado la primera versión oficial, autorizada por el entorno y la discográfica del artista británico, del tema Blackstar, el primer sencillo de su obra póstuma.

El artífice de tamaña empresa, para cuya consecución ha invertido más de un año, ha sido el compositor cordobés Fernando Vacas, que recuerda que la primera vez que escuchó la canción de Bowie, en noviembre de 2015, le voló la cabeza. “Nosotros teníamos una canción en la ópera flamenca -A través de la luz-, que era muy muy parecida, y cuando salió la de Bowie nos quedamos perplejos. Es que hasta la letra se parece”, rememora. La canción de la que habla se llamaba entonces Un largo viaje y desde ayer, que vio la luz coincidiendo con el segundo aniversario de la muerte de Bowie, se llama Estrella Negra.

Y la canción es un compendio de lo que mejor se le da a este productor, nominado a un Grammy en 2016: juntar espacios y referentes aparentemente inconexos y crear una escultura de sonido que, cuanto menos, impacta al oyente por su atrevimiento. Vacas lo tuvo claro nada más escuchar a Bowie. “Blackstar es un palo flamenco antiguo, una caña, y nosotros los ejecutamos por tientos”, explica sobre su original versión. En común tienen también que ambas canciones hablan de la muerte como viaje y ponen el foco en los ojos para hablar de esta transición. “Nosotros queríamos hacerla porque iba perfectamente en sintonía con la ópera flamenca, porque hablaba de lo mismo. Bowie se estaba despidiendo. Él lo sabía, pero nosotros no”, reflexiona Vacas.

Un año esperando para tener luz verde de la productora 

Algo sucedió el día de su muerte / El espíritu se elevó un metro y se hizo a un lado / Alguien más tomó su lugar, y valientemente lloró”, escribía Bowie en Blackstar. La muerte del cantante hace ahora dos años dejó una huella insustituible en el panorama musical internacional. Las muestras de cariño fueron innumerables y cayeron en tromba desde todo el mundo. Vacas, sin embargo, ya tenía casi lista su versión cuando se enteró de que Bowie había muerto. “La música es así. Nunca se sabe lo que va a pasar. Nosotros de alguna manera habíamos conectado con la energía de Bowie, o Bowie con la nuestra”, afirma ahora el productor.

Lo cierto es que, a pesar de la muerte del Duque Blanco, y más por tenacidad que otra cosa, Vacas logró contactar con el entorno del cantante y con la discográfica y casi obligarles a escuchar su versión, convencido como estaba de que “Bowie hubiera dicho que sí seguro, a pesar de que las editoriales tienen sus procesos legales”.

En esta caso, la petición de la editorial Fairwood fue más personal que legal: respetar un año de silencio. El productor aceptó. Se metió en el estudio con Álvaro Tarik, Lucía Leiva y “los gitanos de Alegrías” y finalizó la canción, que ya tenía claro que iba a ser el adelanto del disco que recogerá la música de A través de la luz, su ópera flamenca y una obra a la que ha dedicado cuatro años de su vida, en la que también habrá otras sorpresas como una canción que ha unido las voces de la cantante Rosalía con Lin Cortés. Todo ello editado a través de su sello Eureka.

Pero antes de eso, que llegará próximamente, Vacas ha puesto una nueva muesca en su revólver al lograr acreditar totalmente a David Robert Jones como autor de Estrella Negra. También lo ha imaginado en Córdoba, ya que el videoclip que acompaña el lanzamiento, dirigido por el propio Vacas, muestra a un trasunto de Bowie perdido por las calles de Córdoba que encuentra unas gafas de realidad virtual que le permiten viajar al pasado y encontrarse con el joven David Robert Jones paseando por el Londres de 1960.

Varias caras, múltiples interpretaciones, para un músico con una personalidad poliédrica. Aunque para Vacas, sin embargo, está claro quién y cómo: “Bowie era un maestro, un gurú con el que tomar Ayahuasca o que te enseña a hacer Kung Fú. Y ahora estamos un poquito más hermanados de alguna manera”.

Etiquetas
stats