Una cordobesa expone en el Palacio de las Naciones Unidas

Paisaje urbano de Nueva York pintado por la cordobesa Estrella Márquez y expuesto en el Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra.
La artista amateur Estrella Márquez comenzó a pintar con 50 años y nueve después sus obras se encuentran en la Embajada de España en Suiza

Hay talentos que se mantienen ocultos incluso para aquellos que los tienen. La cordobesa Estrella Márquez, por ejemplo, vivió cinco décadas sin saber que era pintora. Y hoy, a los 59, sus obras han colgado de las paredes de la Sala de los Pasos Perdidos del Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra. Paisajes de estaciones, tranvías, puentes. Siempre en ciudades. Ecos claros de Nueva York en algunos de ellos. Pan de oro, pan de plata. Óleos. Ocres. Un estilo trabajado en poco tiempo pero muy definido que ha terminado formando parte de dos selecciones de artistas contemporáneos españoles e iberoamericanos expuestas en Suiza.

¿Qué hacen los cuadros de una pintora aficionada en un centro de política internacional en el corazón de Europa? Llamamos a Estrella Márquez por teléfono. Vive en Madrid desde hace más de 30 años. Nada más responder pide disculpas y se ausenta unos segundo. Ruido de materiales. “Perdona, estaba recogiendo los pinceles”, se excusa entre risas. Su vida ha cambiado radicalmente. Tras años cuidando de sus hijos, su vocación despertó delante de la pantalla del ordenador. “Fue una cosa muy simple. Estaba mirando unas acuarelas y me dio por coger un folio y tratar de copiar lo que veía. Para mi sorpresa, no se me daba mal”.

Estrella siguió trabajando por su cuenta en ese talento inesperado. “Primero en clases en el centro cívico, luego en una academia privada. Pero no encontraba lo que estaba buscando. Así que, finalmente, estuve dando clases con una profesora particular que me enseñó muchísimo”, prosigue. De manera también casual, Estrella se presentó, por mediación de una amiga en el certamen que iba a seleccionar obras para ser expuestas en la Sala de los Pasos Perdidos, en el Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra. Sus obras fueron seleccionadas. Y no pasaron desapercibidas. La Embajada de España en Suiza se quedó con dos pinturas de Estrella Márquez, incluido su paisaje urbano de Nueva York, cuenta la propia artista.

Estrella vive imbuida por el paisaje urbano. Alejada de las corrientes hiperrealistas -“No me gustan demasiado”- la artista sigue inspirándose en imágenes y fotografías. “Pero me apetece empezar a pintar del natural”, asegura. Mientras tanto, sus obras y su nombre ya se pueden ver en el extranjero. Con solo diez años de carrera a sus espaldas y tras haber comenzado a pintar con 50.

Etiquetas
stats