Cada vez menos verano: bajan las temperaturas

Una mujer se protege de la lluvia en Córdoba capital | ÁLEX GALLEGOS

Con la Fuensanta el verano se despide oficialmente en Córdoba. La noche es cada vez más noche, marca indiscutible del comienzo oficial del nuevo curso, que hasta no hace mucho además venía acompañado de temperaturas ya a la baja, donde la noche era refugio casi asegurado de los primeros frescos del otoño. Pero los primeros días de este septiembre están siguiendo la tónica general de años atrás, la de un verano que cada vez se hace más largo donde las altas temperaturas no abandonan el sur peninsular hasta ya adentrado octubre. Afortunadamente este fin de semana vamos a tener un respiro que podría marcar el comienzo de una nueva tendencia donde al menos las tardes se despidan definitivamente del terreno que queda más allá de los 38 grados.

Viento del norte, bajada de temperaturas

El fortalecimiento y estiramiento del anticiclón de las Azores sobre las Islas Británicas van a tener una feliz consecuencia para este rincón del mundo. Con la nueva configuración isobárica, el viento del norte, más frío, va a adquirir condición de dominante sobre la península Ibérica durante los próximos días. Con este marcado flujo de norte en capas medias y altas de la atmósfera, desde el interior del continente, la masa de aire cálido peninsular que aún resiste por el sur, va a pasar a mejor vida, al menos temporalmente.

Con la llegada y sustitución de aire en altura, por otro más frío, las temperaturas en superficie se van a resentir notablemente. Si bien en la mitad norte esa influencia ya lleva días dejándose notar, no será hasta la jornada del viernes cuando sus efectos van a tener reflejo en la superficie de la mitad sur.

Así, desde la tarde del viernes se espera un descenso generalizado en la mitad sur peninsular de entre tres y cuatro grados, que se hará mucho más notable en las temperaturas máximas. Así, en el caso de Córdoba, vamos a pasar de interminables tardes  38 o 39 grados, a otras mucho más apacibles de entre 34 o 35 °C. Eso en el caso de la capital y otras localidades del valle del Guadalquivir, en el resto de la provincia las máximas podrán caer fácilmente hasta el entorno de los 30 grados, como en Lucena o Pozoblanco, donde además las mínimas descenderán también hasta los 14 o 15 °C. En cuanto a la capital, aún tendrán que pasar unos días para que las mínimas otorguen descanso, estando previsto que a partir del lunes ya puedan bajar hasta los 18 °C.

Por otro lado, los sistemas montañosos de la provincia seguirán fabricando nubosidad convectiva durante las tardes, siendo esta más intensa en la Subbética. Tormentas que tanto las tardes de sábado como domingo, podrán expandirse y afectar a otros puntos de la provincia, e incluso a algunas zonas del valle del Guadalquivir. Un escenario difícil pero en el que incluso la capital podría salir bien parada, en cualquier caso, lo que sí es seguro, que la temperatura empieza a amoldarse al calendario.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats