UGT denuncia el contrato de obra de Emacsa al no incluir convenio para los trabajadores

Vicente Palomares junto a Isabel Araque | MADERO CUBERO

UGT prepara un recurso contencioso administrativo contra el pliego de condiciones del contrato de obra que la empresa municipal de aguas de Córdoba, Emacsa, aprobó en su consejo de administración del pasado 7 de abril. El sindicato denuncia que el pliego de condiciones para dicho contrato no incluye en sus bases la aplicación del convenio de la construcción que rige en la provincia de Córdoba, motivo por el que consideran que la empresa municipal no garantiza un salario digno para los trabajadores de la contrata que gane el concurso.

“No sabemos si lo que busca la empresa es reducir costes a costa del pellejo y el salario de los trabajadores”, ha advertido el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Manuel Jiménez. El sindicato dio su voto negativo a este pliego de condiciones en el consejo de administración de Emacsa que lo aprobó y al que, según apuntan, previamente advirtieron en un escrito por registro de entrada en la empresa municipal para que el contrato incluyera la obligación de que la adjudicataria atendiese al convenio de la construcción para sus trabajadores. “Es la herramienta para homogeneizar los costes de personal en las empresas y garantizar que el trabajo esté regulado por la norma que es el convenio sectorial”, señalan desde UGT.

En ese sentido, señalan que el pliego de condiciones del contrato de obra -cuya cuantía ronda los 11 millones de euros para seis años- “no está regulado por ningún tipo de convenio” y critican por esto “la inoperancia del gobierno municipal que permite que se aplique la reforma laboral que tanto critica, en una empresa municipal”.

De este modo, “se favorece que las empresas pongan las condiciones que quieran a los trabajadores” para realizar los trabajos de Emacsa. “Nos tememos que las empresas vayan a optar por ir a la baja en las condiciones del salario de los trabajadores”, advierten desde el sindicato.

Por eso y para que finalmente se cumpla con el convenio de los trabajadores, desde el sindicato hacen “un llamamiento a la alcaldesa y presidenta de Emacsa (Isabel Ambrosio), para que antes del 21 de abril -fecha en la que cumple el plazo de presentación de ofertas a este contrato- se solucione” esta situación, ha dicho Jiménez.

UGT critica, además,las “condiciones leoninas” que refleja el contrato de obra que saca a concurso Emacsa, donde figuran unos requisitos de facturación e implantación de las empresas aspirantes en otras ciudades, entre otros, “que impiden que la mayoría de las empresas cordobesas puedan concurrir”.

El sindicato recuerda que la aplicación del convenio de los trabajadores es un asunto que “viene coleando desde 2013”, cuando se adjudicó el contrato a la empresa Magtel y esta cambió el convenio regulador de sus trabajadores al del metal, “bastante inferior (en sus condiciones) al de la construcción”, que es el que se debe aplicar según UGT. De hecho, en 2016, el sindicato puso una denuncia ante la inspección de trabajo por este motivo, que terminó “dando la razón a nuestra denuncia diciendo que era de obligado cumplimiento que se aplicara el convenio del sector de la construcción en Córdoba” para la adjudicataria de Emacsa.

Etiquetas
stats