La UCO diseña un nuevo modelo para prevenir delitos en empresas

Rafael Aguilera, investigador de la UCO creador del modelo contra delitos en empresas.

Un investigador de la Universidad de Córdoba (UCO) ha diseñado un nuevo modelo para prevenir los delitos en empresas mediante una combinación de Big Data y teorías socioeconómicas. Con el mismo las empresas pueden evitar la responsabilidad penal ante la comisión de delitos protagonizados por sus directivos o empleados.

Así lo indicó la institución universitaria. Ésta explicó que cuando la Audiencia Nacional confirmó el procesamiento de Neymar y el FC Barcelona por el fichaje del jugador o se descubrió el fraude de las emisiones por el trucaje de los motores por parte de Volkswagen ya existía en el ordenamiento español una norma que promovía que las empresas se dotasen de un modelo de prevención de delitos o Compliance Program.

Así quedó claramente fijado a través de la reforma del Código Penal operada por Ley Orgánica 1/2015. Si las empresas no cuentan con un modelo de prevención eficaz, es probable que sean declaradas penalmente responsables por determinados delitos cometidos por alguno de sus miembros, establecía el marco normativo.

La adopción y aplicación decidida de estos modelos o Compliances presupone que la compañía tiene, al menos, la intención de que en su seno nadie comenta delitos vinculados a las actividades corporativas -estafa, corrupción, delitos contra el medio ambiente, contra la hacienda pública, etcétera- . Es lo que, precisamente, aconteció en los casos antes mencionados.

La ley apunta que el modelo de prevención debe satisfacer seis requisitos relacionados con el riesgo de la actividad empresarial, la adopción de acuerdos, la gestión adecuada de las finanzas, el canal de denuncias, el código de conducta y las propias evaluaciones del modelo. Pero, ni existe un modelo detallado a seguir por las compañías, es decir, cada empresa es libre para redactar su contenido, ni parece existir un respaldo dogmático unánime y herramientas metodológicas suficientemente sólidas para abordar la responsabilidad de la empresa ante la comisión de un delito.

Así, el investigador de la UCO y doctor en Derecho Rafael Aguilera ha desarrollado un riguroso estudio sobre este asunto y configurado las bases de un modelo a seguir. Su análisis lo ha llevado a cabo tanto para reforzar el fundamento de la responsabilidad penal corporativa como para dotarle de herramientas efectivas para combatir el fenómeno de la delincuencia económica y el crimen organizado.

Se trata de un estudio pionero en Derecho Penal y un avance en el modo de responder a las exigencias que marca el Código Penal. El mismo articula un modelo que combina teoría y elementos metodológicos para prevenir o dar una respuesta más eficaz frente este tipo de delitos.

Aguilera detalló que su trabajo ha consistido en “la incorporación de teorías socioeconómicas de toma de decisiones y aquellas que analizan las conductas estratégicas en el comportamiento de los individuos dentro de una organización -la teoría de juegos y el nuevo institucionalismo de la elección racional- para el análisis de la responsabilidad criminal corporativa”.

El investigador aclaró que el uso de variables numéricas a través de jurimetría y el apoyo del Big Data e inteligencia artificial son necesarios para afrontar los retos de la delincuencia empresarial. Motivo éste por el que deben ser utilizados por las empresas y sociedades para combatir de manera efectiva las posibilidades de comisión de delitos.

Aguilera explicó que la amplitud analítica y la acreditada validez científico-experimental de las teorías utilizadas “resultan totalmente aprovechables por el Derecho Penal, tanto desde un aspecto teórico como pragmático, pues tienen en consideración elementos y circunstancias muy significativas, como las influencias que se generan en la empresa, el conjunto de acciones posibles de los individuos, las posiciones que ocupan en el organigrama, los costes y beneficios de sus posibles acciones, sus preferencias, aspiraciones personales, etcétera”.

En su opinión, el estudio viene a reforzar la conformación de un Compliance o modelo de prevención de delitos “tendente a superar el denominado juicio de idoneidad exigido actualmente para liberar de responsabilidad penal a una empresa”. Además, su trabajo señala “metodologías especialmente útiles para la predicción de conductas de riesgo penal, lo que permite articular unos mecanismos de control más adecuados para prevenir o reaccionar frente al fenómeno de la delincuencia empresarial”.

Etiquetas
stats