Los testigos del crimen de Cabra desgranan datos sobre la víctima y el acusado en el juicio

Comienza el juicio por el crimen de Cabra en la Audiencia Provincial

Contradicciones en la hora en la que el acusado se despidió de su amiga en la noche del 19 de septiembre de 2019, en el testimonio de la pareja por aquel entonces de su madre, o la negación de la familia de que la víctima estuviese en tratamiento psicológico. Estas son algunas de las incoherencias que ha habido en la segunda sesión del juicio por el crimen de Cabra celebrado este martes en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba, en la que se han desgranado detalles por parte de los testigos.

Los testimonios de los amigos de la víctima

Varios amigos de la víctima han declarado sobre cómo era, qué relaciones tenía y si había tenido o no algún problema con anterioridad. Según ha relatado uno de ellos, A.P.M. “tuvo un encontronazo con el hermano del acusado” por lo que después “estaba con la mosca detrás de la oreja” ya que este le daba likes en sus redes sociales. Además, ha declarado que él y la víctima tuvieron otro problema con un tercer amigo que los “amenazó” y les dijo “que éramos dos cadáveres”. “Después de lo sucedido nos buscaba para provocar un enfrentamiento”, ha expresado.

El letrado de la defensa ha preguntado si el vehículo de este antiguo amigo, con el que tenían en común unas plantas de marihuana en su piso, era un Ford Focus de color azul claro. La respuesta ha sido afirmativa -coincidiendo así con el verde agua del coche del acusado, según lo señaló en la primera sesión del juicio-.

Otro de los amigos de A.P.M ha coincidido en que “estaba intranquilo” porque, Dixon, el hermano del acusado con quien tuvieron un problema, “se quedaba mirando muy desafiante o se metía en sus redes sociales”.

Contradicciones en los relatos

Otro de los testigos de este martes ha sido la pareja, por aquel entonces, de la madre del acusado, quien ha negado -a diferencia de su anterior testimonio- que ésta le confesase que estaba nerviosa porque su hijo le había dicho que había matado a una persona. De camino a su finca de Priego, en la anterior versión, el testigo había manifestado según la defensa de la acusación, que “notó nerviosas” a su pareja y su hija y que “le preguntó qué les pasaba”, recibiendo esa respuesta.

Las horas en las despedidas con las amigas del acusado tampoco coinciden. Una de ellas había señalado con anterioridad que se despidió de su amigo -con quien mantenía una relación sentimental- a las 21:00. Este martes ha declarado que fue una hora antes, a las 20:00. De la misma manera, el testimonio de la amiga con la que había quedado el acusado en Los Llanos del Espinar antes de los hechos - y con quien también mantenía encuentros esporádicos- ha declarado que se despidió de él a las 1:00. Por su parte, el presunto autor del crimen, ha señalado este lunes que lo hizo a las 2:45.

Por último, han intervenido los familiares de la víctima. La hermana ha señalado que A.P.M estaba preocupado por su futuro y que había visto al acusado en un bar en el que trabajaba. “Le habré servido unas cervezas dos o tres veces”. El padre -divorciado de la madre- ha expuesto que veía bien a su hijo, “lo veía poco, pero lo veía normal”.

La madre, que no se ha negado a ver al presunto autor de la muerte de su hijo, ha negado que su hijo estuviese en tratamiento psicológico, pero ha reconocido que estaba preocupado por el tratamiento por depresión de ella. Por último, ha añadido que “no era un niño problemático”. El miércoles se celebrará la tercera sesión en la que declararán los peritos del caso.

Etiquetas
stats