Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Cómo tratar hongos en los pies y evitar que regresen

Dos pies | PIXABAY

Redacción Cordópolis

0

La tiña del pie o pie de atleta es una enfermedad contagiosa producida por una serie de microorganismos, hongos en concreto, que se alimentan de la queratina de la piel. Estos hongos proliferan en ambientes húmedos y se pueden transmitir por contacto directo o al tocar superficies infectadas, pues pueden permanecer un tiempo sin necesidad de huésped.

Si no toman las medidas adecuadas, las infecciones por hongos de la piel y las uñas de los pies no remitirán por sí solas. Por el contrario, la enfermedad no tratada irá avanzando, llegando a dificultar la marcha normal por el dolor y el prurito de las lesiones. De ahí la necesidad tratar los hongos en los pies con celeridad y eficacia.

La importancia de tratar los hongos en los pies cuanto antes y con productos adecuados

El problema del pie de atleta incipiente va más allá de las molestias y la posibilidad de contagiar a otras personas o a uno mismo, en otras zonas de la piel. Como se ha comentado, una infección sin tratar avanza y llega a tener complicaciones ajenas a la propia tiña del pie. Una lesión importante causada por pie de atleta puede llegar a infectarse también con poblaciones de bacterias patógenas o llegar a sangrar.

Las lesiones en la piel y las uñas de los pies pueden originar complicaciones si no se tratan de inmediato o si se es diabético. Por si fuera poco, una vez se ha padecido pie de atleta, es muy probable que repita en poco tiempo. Incluso hay pacientes que presentan la infección oculta o adormecida, y hasta que sus pies no pasan a ser un entorno cómodo para la proliferación de los hongos causantes de la enfermedad, no se produce el brote.

Por internet circulan innumerables remedios caseros para el pie de atleta, casi todos poco eficaces. Pueden atacar las poblaciones de hongos de las capas más externas de la piel o las uñas, o ralentizar su reproducción, con lo que parece que el problema se está solucionando cuando en realidad sigue avanzando hacia capas más profundas. Los consejos de la abuela que sí funcionan con el pie de atleta son los referentes a la prevención, que explicaremos más adelante.

En farmacias podrás encontrar diferentes productos antifúngicos, como el nuevo tratamiento para hongos en los pies Scholmed, que combate eficazmente la infección por hongos en los pies gracias a la acción de la terbinafina, ofreciendo resultados en solo 7 días. Sin embargo, el uso de este producto no se recomienda a menores de 18 años, además deberás leer las instrucciones de ese medicamento y consultar al farmacéutico en caso de cualquier duda. 

También en farmacias podrás encontrar tratamientos eficaces para la onicomicosis, es decir, las infecciones por hongos que afectan a las uñas, en especial a las de los pies. Como sucede con el pie de atleta que afecta a la piel, una infección fúngica no tratada en las uñas puede tener serias consecuencias a largo plazo, y es una pena habiendo varios tratamientos muy buenos a su disposición.

Recomendaciones para evitar una nueva infección por hongos en los pies o las uñas

Al ser más frecuentes los contagios en piscinas y entre deportistas, a la tiña del pie se la conoce también como pie de atleta. Pero lo cierto es que cualquiera puede sufrirla, hombres y mujeres, de cualquier edad. Las personas que toman inmunosupresores o tienen enfermedades que afectan al sistema inmunológico, los diabéticos y quienes sufren de ciertas enfermedades crónicas de la piel presentan un mayor riesgo de contagio si no tienen cuidado. Por suerte, si somos escrupulosos con los consejos para prevenir infecciones o reinfecciones por pie de atleta y estamos atentos, será difícil contagiarnos.

Los consejos más eficaces para prevenir el pie de atleta son los siguientes: 

  • Evitar andar descalzo en duchas públicas, piscinas y gimnasios. Usa chanclas.
  • Secar muy bien los pies, prestando especial atención a los espacios interdigitales. No compartas toallas.
  • Usar calzado transpirable.
  • Cambiar los calcetines húmedos por sudor, porque el calzado ha calado o por cualquier otro motivo, en cuanto nos sea posible. Secar bien los pies antes de ponerse otros calcetines o de dejar los pies al aire.
  • Acudir al médico o, en su defecto, a una farmacia de confianza ante el menor síntoma de una posible infección o un cambio en la coloración o grosor de algunas de las uñas de los pies.

Los hongos no deben llevarle a dejar de realizar sus actividades cotidianas o disfrutar de sus vacaciones estivales. Basta con estar atento y, en caso de infección, ponerle remedio.

Etiquetas
stats