Trassierra vuelve al siglo XIX de la mano de los piconeros

Un momento de la recreación.

Un grupo de personas recreó ayer en Trassierra cómo era el oficio de piconero en el siglo XIX. Entre las estampas que se recrearon se encuentran, además de las de los propios piconeros y sus humeantes y tiznados puestos de trabajo, las de otros oficios de la época, incluyendo los guardias civiles que solían patrullar la sierra.

Se escenificó el oficio de los que fabrican o venden picón, que Cordobapedia define como “especie de carbón muy menudo, hecho de ramas de encina, jara o pino, que se emplea para los braseros” y se obtenía “colocando la menuda leña en gavillas, se quema y después de cinco o seis horas se apaga con agua. Tras su secado está lista para ser depositada en sacos para su transporte”.

La misma fuente indica que “la figura del piconero, jocino al cinto y borriquillo al paso, constituyó una de las imágenes cordobesas de más raigambre hasta mediados del pasado siglo XX”. Tradicionalmente los piconeros solían vivir en los barrios de San Lorenzo y Santa Marina.

Etiquetas
stats