El tiempo que viene: 'descenso a los inviernos'

Dos personas se protegen del frío en Córdoba  | MADERO CUBERO

Quince días son los que le quedan al otoño meteorológico, quince días para pasar de los ocres otoñales a los blancos invernales. Un cambio de estación que quiere anticiparse gracias a una variación en el patrón de la circulación atmosférica del Atlántico Norte, y que nos sumergirá, progresivamente, en las frías y húmedas jornadas del invierno septentrional.

Cambio de patrón

La semana que aún transitamos ha estado marcado por un aumento palpable de la estabilidad y una subida moderada de las temperaturas. El desplazamiento de las altas presiones hasta el entorno escandinavo ha ejercido de bloqueo también al sur del continente. Así, salvo episodios muy puntuales de lluvias torrenciales en el arco mediterráneo, el tiempo esta semana en la península Ibérica ha estado protagonizado por cierta estabilización de la atmósfera. Temperaturas que de nuevo se iban al rango de los 20 °C y cielos con nubosidad media pero sin entrada de sistemas frontales.

Una configuración atmosférica, con un reforzamiento anticiclónico sobre Escandinavia, que suele tener consecuencias a corto y medio plazo en el cuadrante sudoccidental europeo. Con dicho bloqueo al norte de Europa, el camino de las borrascas atlánticas, como si del paso de las Termópilas se tratase, se encauza obligatoriamente al sur peninsular. Este tipo de configuraciones suelen desembocar en episodios prolongados de frío y precipitaciones en la península Ibérica, puerta de entrada de las borrascas atlánticas, y punto de colisión con las masas de aire que aunque con origen en la fría Siberia, vienen a desalojarse hasta nuestros dominios gracias a la circulación retrógrada a la que les obliga dicho bloqueo.

Una configuración llamada 'en rombo' por el dibujo que forman los grandes flujos asociados a la corriente en chorro. Dibujos atmosféricos ideales para episodios de grandes nevadas en la Península según el calendario va adentrándose en el frío y poco iluminado diciembre. Un escenario que empieza a vislumbrarse a medio plazo, con el primer 'desalojo' frío de la temporada, proveniente desde el interior europeo, pendiente no obstante de que se confirme y defina.

Lluvias para el sur peninsular

Pero antes de que el puro invierno se deje caer en forma de nevadas en cotas medias y bajas de la Península, el primer signo del cambio de patrón deberá venir de la mano de una borrasca atlántica que deje precipitaciones generalizadas en nuestro territorio. Esto será lo que ocurra a partir de la madrugada del próximo domingo, cuando una baja secundaria vinculada a la borrasca Carlos, se desgaje de la misma para desviar su paso hasta la península Ibérica, abriendo así el que promete ser un entretenido episodio de frío y lluvia.

En Córdoba ya desde el domingo empezarán a notarse los efectos de este cambio de patrón, con precipitaciones débiles pero persistentes, que dejarán acumulados de entre 10 y 20 mm a lo largo de toda la provincia. Lluvias dominicales que dejarán además un descenso notable de las temperaturas, volviendo las máximas a caer al entorno de los 15 °C. Primera entrada atlántica de un previsible 'carrusel de borrascas' que tendrá continuidad durante la próxima semana y donde las temperaturas continuarán su progresivo descenso.

Prolongado episodio de lluvia y frío para despedir un otoño que apunta maneras, de los que recuerdan a aquellos años donde la lluvia y sus efectos sobre el territorio tuvo mucho que decir. Sigue la lluvia, y sigue el frío, un buen combinado para empezar a soñar con días de nieve en cotas bajas durante un invierno que se nos quiere echar encima.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats