¿Teleoperador? No puede ponerse, está en huelga

Protesta de los teleoperadores | ÁLEX GALLEGOS
Alrededor de 2.000 empleados que dan servicios a empresas en Córdoba convocan un paro por la congelación de un convenio desde 2012

Unos 2.000 trabajadores de empresas de telecomunicaciones que dan servicios a firmas como BBVA, Vodafone, Endesa, Gas Natural o ING están llamados a la huelga este jueves como protesta por un convenio laboral inalterado desde hace cuatro años. Medio centenar de trabajadores se han concentrado esta mañana en el Bulevar del Gran Capital para mostrar su rechazo a unas condiciones laborales que consideran precarias y que temen que puedan empeorar. A esta jornada de huelga están convocados no sólo los más de 1.000 trabajadores de Emergia, que es la call o contact center más grande de Córdoba y la segunda de Andalucía, sino también los de otras empresas del sector, incluidas 061 y 112 o Atento. Los sindicatos CGT, CCOO y UGT convocan esta huelga.

El comité denunció las numerosas bajas por estrés y ansiedad derivadas del alto ritmo de trabajo al que están sometidos los trabajadores de los call center, algunos de los cuales están contratados por sólo tres horas diarias, siendo el salario base por ocho horas diarias de 1.035 euros. Precisamente una de las reivindicaciones sindicales es la revisión de los salarios, que en su opinión no reflejan los beneficios que está obteniendo el sector.

No es la única reivindicación de los trabajadores que reclaman que se conviertan en indefinidos trabajadores que llevan años como temporales, que se regule la jornada, para que no haya personas que trabajan dos fines de semana al mes y otras que ninguno a merced de la interpretación que hacen las empresas del convenio y que se incluyan mejoras que favorezcan la conciliación de vida laboral y familiar, así como los obligados planes de igualdad. Los trabajadores quieren mantener los derechos del convenio estatal, como el complemento en periodo de baja médica o la no flexibilización de jornada.

También critican los despidos al amparo de la reforma laboral, cuando el contrato de las personas que trabajan en las empresas contact center no está vinculado a la productividad, y que no existan planes formativos ni se imparta la formación por la que están pagando los trabajadores.

“Lo que pretenden las empresas del sector no es mejorar sino incluso empeorar unas condiciones laborales que ya se han precarizado en estos cuatro años. Tenemos personas trabajando a media jornada por sueldos inferiores a los 400 euros y bajo unos niveles de estrés y presión muy altos”, se quejaba el delegado sindical de CCOO en el Comité de Empresa Rafael Conejo.

Etiquetas
stats