Tarde de récord por calor antes de la lluvia y el frío

Turistas en las inmediaciones de la Judería | MADERO CUBERO

No se ha colado por error un artículo del verano. La tarde de ayer viernes, finalizando ya noviembre, dejó un registro de temperatura máxima que puede parecer, de primeras, muy normal. La máxima alcanzó en Córdoba Aeropuerto los 25.0 °C, según datos de la AEMet e Infoclimat. Fue una tarde más que agradable, que contrastó una vez más con las frías mañanas que los días despejados y anticiclónicos -y la falta de lluvia- nos dejan en esta época del año. Prueba de ello es que las mínimas en lo que va de mes se sitúan 2.4 °C por debajo de la media, mientras que las máximas hacen lo contrario, 2.3 °C por encima. En otros municipios incluso ha helado varias mañanas, entre ellos Montoro, capital del infernal calor veraniego.

El dato de este pasado viernes puede pasar desapercibido por todo lo anterior. Sin embargo, supone otro récord de calor. ¿Y no hay récords por frío?, podrán preguntarse a estas alturas. No, aunque se hayan dado algunos registros importantes. El último fue el 10 de noviembre, cuando despertamos con solo 2.0 °C, la sexta mínima más fría para una primera decena de noviembre desde que hay datos. No hacía tanto frío al inicio del mes desde 1974. Significativo, pero no de récord. Por cada acercamiento a valores extremos de frío se pierde la cuenta de récords por calor. Los últimos 10 días de noviembre (y de otoño climatológico) vuelven a romper otro registro extremo.

Un 24 de noviembre a 25 °C

Si se tiene en cuenta la última decena de mes, la máxima más alta que se había registrado desde 1959 en Córdoba era de 24.0 °C, un 22 de noviembre de 1983. Ayer el termómetro marcó 25.0 °C, 8 °C por encima de lo que es normal para la época y nuevo récord por 1 °C de diferencia con el anterior valor extremo.

De los años ochenta era también el segundo valor más alto. El 21 de noviembre de 1981 se marcó una máxima de 23.7 °C, rebasada dos años más tarde por el que hasta ayer era el antiguo récord.

Parece que la borrasca que afectará este fin de semana a Canarias es la culpable de estas temperaturas, al provocar con su movimiento de descenso y descuelgue de la circulación general, y luego en su camino hacia el este, que la dorsal haya ascendido hacia la península ibérica. Como resultado, máximas de hasta 27 °C en la provincia de Cádiz y por encima de 25 °C en Huelva, Málaga, Sevilla, Almería y Córdoba. También buena parte de Europa ha tenido este pasado viernes temperaturas positivas a 1500 metros, una situación que cambiará radicalmente desde mañana, con dos irrupciones frías. La segunda de estas entradas frías afectaría a la península para final de mes, como se avanzó ayer en nuestra predicción. De momento, está previsto que se den heladas generalizadas, también en la provincia de Córdoba, para los días 29 y, sobre todo, 30. Y lloverá, pero no esperen nada del otro mundo. Lo que caiga será bien recibido, aunque no del gusto de todos.

Todo hace indicar que pasaremos al invierno prácticamente sin haber tenido un otoño de verdad.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats