La sexta ola comienza a remitir en Córdoba

Dos camareros solicitan el Pasaporte Covid a una clienta.

Córdoba llega al final de enero de 2022 y también de lo que parece el principio del fin de la sexta ola de la pandemia de coronavirus, muy diferente a todas las anteriores. Según los últimos datos consolidados por la Consejería de Salud y Familias del gobierno andaluz, la provincia ve ya cómo el número de nuevos contagios va en descenso día a día, y las cifras comienzan a alejarse de un pico que se produjo, según los datos oficiales, justo en el cambio de año.

La sexta ola ha sido, con diferencia, la más intensa de todas en cuanto a contagios, pero la más leve en cuanto a hospitalizados. La variante ómicron y una intensa campaña de vacunación ha provocado que los casos no se hayan agravado aunque los contagios sí que se han disparado, tal y como se puede comprobar en el gráfico por semana epidemiológica que elabora la Consejería de Salud y Familias. El gráfico no está completo en cuanto a la última semana, pero sí que marca ya una tendencia descendente tras los casi 11.000 positivos que se contabilizaron solo en la última semana del año 2021, cuando se alcanzó el pico en la provincia de Córdoba.

El cambio de año mantuvo los contagios al alza, pero no tan altos. Así, en la primera semana de enero del 2022 se contabilizaron 8.707 positivos en la provincia de Córdoba. En la segunda semana la cifra fue de 8.132 casos. Ya en la tercera semana (la última completamente contabilizada) se sumaron 6.455. En esta cuarta semana (aún hay casos por introducir en la estadística) van 2.533 positivos. Efectivamente, la tendencia es a la baja, aunque no tan rápida.

Estos datos confirman lo que ya apuntan los análisis de aguas residuales en Córdoba, que la pandemia está descendiendo, aunque no tan rápido como creció la cuarta ola. Como se observa en el gráfico, de repente los datos se llegaron a multiplicar por diez de una semana a otra. La sexta ola ha sido, con diferencia, la que ha tenido un pico más alto desde que se declaró la pandemia, en el mes de marzo de 2020.

El problema ahora sigue estando en los hospitales. A los centros sanitarios los contagios más graves llegan siempre con semanas de diferencia. Por tanto, aún quedan unas cuantas de tensión hospitalaria. Por ello, el Ministerio de Sanidad ha decidido mantener una semana más a toda la provincia de Córdoba en alerta sanitaria tres (de un máximo de cuatro).

La causa principal está en la situación hospitalaria. Aunque no es grave, el 11,5% de las camas convencionales de los hospitales están ocupadas por pacientes con Covid 19. En las UCI la situación es mejor que la semana anterior. Aún así, el 16,6% de las camas de cuidados intensivos están ocupadas por pacientes con Covid. Este viernes había 188 cordobeses hospitalizados con coronavirus, de los que 27 estaban en la UCI.

Otro dato no demasiado bueno es el de la positividad. El 40% de las pruebas PCR que se practican en la provincia de Córdoba son positivas. Es decir, sigue habiendo una gran transmisión comunitaria que hace pensar que a la sexta ola aún le queda. Pero el que más esperanza da es el de la incidencia a siete días, que sigue bajando y que ahora mismo en Córdoba está en 520 casos por cada 100.000 habitantes. A 14 días está en 1.400 casos. Al no ser la mitad se comprueba también que la tendencia futura va a ser descendente.

Etiquetas
stats