Una mujer con dos hijas, maltratada y sin apoyo familiar consigue una vivienda tras una queja al Defensor

Víctima de violencia machista

Una mujer separada, con dos hijas menores y víctima de violencia de género ha conseguido una vivienda en alquiler tras una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz. En su escrito dirigido a la institución autonómica, aseguraba que había intentado alquilar un piso económico o una habitación sin éxito “por ser gitana”. A ello hay que añadir que la mujer huyó de la vivienda que compartía con su pareja y tras denunciarlo no encontró ayuda familiar.

En el relato, dado a conocer recientemente por el Defensor, la mujer explica que tras poner en conocimiento de la justicia los malos tratos que estaba sufriendo, se fue a vivir a un portal ante la ausencia de ingresos económico y de apoyo por parte de los familiares. Durante el tiempo en el que estuvo viviendo en un portal, una de sus hijas estaba con un familiar mientras que la otra residía con su padre, “temiendo por ella”. Además, presentaba una discapacidad y percibía una pensión de 490 euros.

Posteriormente, la mujer estuvo residiendo en un recurso de urgencia habitacional de una entidad en una localidad cordobesa. Informes del Servicio de Asistencia a la Víctima de Andalucía (SAVA), del Instituto Andaluz de la Mujer y de los servicios sociales de Córdoba corroboran la situación extrema de la mujer, quien también inició trámites con Vimcorsa, AVRA o Cáritas para conseguir un lugar donde vivir.

Admitida la queja a trámite, el Defensor remitió un escrito a Vimcorsa y al Ayuntamiento de Córdoba solicitando información relativa a si se había considerado la posibilidad de excepcionar la obligación de adjudicación a través del Registro Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida de acuerdo con lo previsto en el artículo 13 del Reglamento de Viviendas Protegidas de Andalucía, así como otras posibles medidas que se pudieran activar a fin de aportar una solución al problema habitacional de esta familia.

Tras presentar la documentación oportuna, la mujer pasó a formar parte del listado para obtener una vivienda de segunda adjudicación y fue informada sobre las ayudas de alquiler que promueve la empresa municipal. La puntuación total de la mujer era de 32 puntos, siendo de 88 la puntuación obtenida por la última familia en acceder a una vivienda de forma ordinaria.

Ante ello, el Defensor alegó que el acceso a una vivienda por parte de esta familia se realizara pro la vía extraordinaria debido a la crítica situación de la mujer y las menores. Finalmente, el pasado mes de mayo, Vimcorsa le adjudicó una vivienda de segunda ocupación.

Etiquetas
stats