Toda la margen derecha de la cuenca del Guadalquivir entrará en “sequía prolongada” si no llueve antes de octubre

Sequía evidente en el vaso del embalse de Sierra Boyera.

Si no llueve de aquí a octubre, toda la cuenca del Guadalquivir entrará en situación de “sequía prolongada”. Esta es la máxima catalogación de sequía en España. En caso de ausencia de precipitaciones en los próximos dos meses, se prevé que todas las Unidades Territoriales de Escasez (UTE) de la margen derecha del Guadalquivir entren en sequía prolongada en el mes de octubre, según ha informado este miércoles la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), durante la celebración de la Comisión Permanente de Sequía.

Durante la sesión, se ha informado a los representantes de los usuarios (regadío, abastecimiento e industria), de las administraciones autonómicas y de las entidades ambientalistas, de la situación que atraviesa la demarcación. 

En este sentido, desde el pasado 1 de octubre -fecha de inicio del año hidrológico 2021-2022- hasta el día de hoy, la cuenca ha registrado una precipitación acumulada de 400 l/m², lo que supone un déficit del 27% con respecto a la media de los últimos 25 años. En el caso de las aportaciones a los embalses durante el mismo periodo, el volumen recibido ha sido de 924 hm³, el 74,5% menos que la media de los últimos 25 años. En la actualidad, los embalses acumulan 2.068 hm³, el 25,5% de su capacidad y el 54,2% menos del volumen medio en estas fechas de los últimos 25 años. En caso de ausencia de precipitaciones en los próximos dos meses, se prevé que todas las Unidades Territoriales de Escasez (UTE) de la margen derecha del Guadalquivir entren en sequía prolongada en el mes de octubre. 

La Confederación ha recordado que no modificará bajo ningún concepto las dotaciones acordadas en la Comisión de Desembalse celebrada el pasado 11 de mayo, mientras continúe la pésima situación de la cuenca, sumida en una sequía extraordinaria desde el pasado 2 de noviembre. Así lo ha remarcado el presidente de la Confederación, Joaquín Páez. Páez ha remarcado que “no existe margen para modificar los acuerdos alcanzados en la última Comisión de Desembalse del mes de mayo, de tal forma que se mantiene el desembalse acordado de 600 hectómetros cúbicos y la imposibilidad de hacer excepción alguna con ningún cultivo”. 

No obstante, ha valorado positivamente la evolución de la campaña de regadío y los usos que del recurso está haciendo el sector. “Hasta la fecha se ha desembalsado el 67% del agua destinada al riego y se prevé que se pueda terminar la campaña con los 203 hectómetros cúbicos restantes hasta el 1 de octubre”. 

Acuerdos de la Comisión Permanente de Sequía 

La Comisión ha informado de los avances de las medidas tomadas en las convocatorias anteriores. 

Con relación a las obras de emergencia, en el marco del Real Decreto Ley de Sequía, ya se han iniciado los trabajos de bombeo desde el río Guadalquivir para garantizar el abastecimiento en el sistema Martín Gonzalo, con un plazo de ejecución de cuatro meses. Por otra parte, la CHG prevé poner en marcha en breve las obras de emergencia para la garantía del abastecimiento en el Subsistema Colomera – Cubillas, mediante la conexión a los pozos de sequía de la Vega de Granada. También se avanza en la contratación del refuerzo de la toma de agua en la presa de Iznájar y en la ejecución de un nuevo sondeo y reparación de equipos en la Fuente de Alhama. 

Sobre las obras de Sierra Boyera para el abastecimiento de la zona Norte de la provincia de Córdoba, la CHG ha informado que será el Estado el que asuma las obras de captación y bombeo de agua desde la presa de La Colada y su conexión con las conducciones ejecutadas en más del 90% por la Junta de Andalucía hasta la ETAP de Sierra Boyera. La declaración de esta actuación de emergencia por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico es inminente. 

También se están ultimando las batimetrías en los embalses de la cuenca, de manera que para el próximo mes de octubre la CHG disponga de un informe definitivo de la capacidad real de sus infraestructuras. 

En lo que respecta al control y uso del agua de los usuarios, se continúa con el Plan de vigilancia de la Comisaría de Aguas, en colaboración con la Guardia Civil, que abarca más de 20 zonas de interés con mayor densidad de aprovechamientos y el acceso al río regulados como el Beznar, Corbones, Genil, Guadaira, Guadalbullón, Genil y Guadalquivir, entre otros. Este plan facilita a la Guardia Civil, vía aplicación, la información de los distintos aprovechamientos de manera que, puedan conocer “in situ” si se está cometiendo una infracción por detracción de agua y levantar medidas cautelares con carácter inmediato. 

Junto a esto, se continúa incorporando al Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) nuevas hectáreas para que se pueda constatar a tiempo real y mediante la implementación de equipos de telemedida en los contadores de las comunidades de regantes, los consumos que se realizan en ellas. Desde marzo -fecha de la resolución- hasta hoy se han incorporado 26.618 hectáreas con vistas a alcanzar unas 50.000. 

Etiquetas
stats