La lección contra el machismo de unas escolares que llevan a grandes empresas a eliminar su lenguaje sexista

Integrantes de la Red Joven de Asociaciones de Estudiantes del Distrito Sur de Córdoba, en una de sus reuniones antes de la pandemia.

En la zona sur de Córdoba capital, 13 centros educativos -entre colegios e institutos- han tejido una red donde los escolares interactúan unidos, colaboran en actividades para su desarrollo personal y para mejorar su propio barrio, pero tampoco tienen complejos en salir de lo local y apuntar a lo más alto. Esta Red Joven de Asociaciones de Estudiantes del Distrito Sur lleva varios años trabajando contra el machismo y sus integrantes no han dudado en mover Roma con Santiago para dirigirse a grandes empresas cuyos mensajes y productos encerraban micromachismos, logrando que los eliminaran.

El primer gran logro de estos escolares, en su mayoría chicas, data de 2019, cuando descubrieron que la firma de encurtidos La Tinaja denominaba como aceitunas violadas a las aceitunas ensartadas con un pepinillo. Ni cortas ni perezosas, las adolescentes de esta red del distrito Sur de Córdoba, se pusieron a investigar hasta dar con la sede de la empresa en la localidad de Marinaleda (Sevilla), iniciaron una recogida de firmas para pedir que se eliminara ese nombre por lo obvio del machismo que destilaba y hasta lograron ayuda para montarse en un autocar y plantarse en la fábrica de encurtidos.

Antes, habían iniciado el diálogo con esta empresa y, ya en el lugar, fueron recibidas por un responsable al que explicaron su lucha para la eliminación de los micromachismos. Y llevaron consigo su propuesta: que a partir de entonces, denominaran pepitunas -pepinillos y aceitunas-, a este producto. Desde entonces, con ese nuevo nombre se pueden encontrar en los estantes de los comercios.

Uno de los adultos que ha orientado a las chicas en todo este proceso de aprendizaje activo es Floren Sánchez Huertas, educador social del equipo de orientación educativa Sur-Centro de la Consejería de Educación en Córdoba, que trabaja con la red de asociaciones juveniles del barrio. Él cuenta a Cordópolis cómo las escolares actúan como "una especie de Davinia contra Goliat", feminizando el nombre de los protagonistas de la parábola, para explicar cómo estas chicas, desde sus humildes barrios de Córdoba, no han dudado en poner el foco en el machismo que ven en productos y mensajes que llegan a toda la ciudadanía, vengan de donde vengan, y entablar una comunicación con las empresas para lograr eliminar el lenguaje sexista.

Conversaciones con Bayer por un mensaje sexista en una crema de bebé

De su logro en aquella experiencia con las pepitunas, este grupo de jóvenes vio reforzada su acción y no dudaron en seguir con sus objetivos. Y así, antes del inicio de la pandemia de la Covid19, apuntaron a una todopoderosa farmacéutica internacional: la Bayer. Uno de sus productos, Bepanthol -una crema para la piel de los bebés, se distribuía con un mensaje en el propio producto, que aconsejaba su uso para los recién nacidos y solo se dirigía a las madres, no a los padres: "Especialmente cómoda para el bebé por su textura no pegajosa y práctica para la madre pues no es necesario limpiarla en el siguiente cambio de pañal", se podía leer.

Su denuncia llegó a la propia farmacéutica y lograron entablar conversaciones con la dirección de Comunicación de Bayer Hispania, que admitió que había revisado el lenguaje empleado en sus productos y, desde la propia compañía, "se instaba a los centros de salud a no distribuir los tubos de crema que tuvieran ese mensaje", repartidos como muestras de prueba, mensaje que ya iba a ser sustituido en los siguientes formatos de su producción, relata Sánchez Huertas.

Con su ejemplo y tenacidad , la lucha de estas chicas cordobesas consiguió atraer la atención de la farmacéutica para hacer este cambio. Además, mantienen actualmente el diálogo abierto para asegurar el buen fin de su reclamación y poner cara a esas pequeñas guerreras que llaman de tú a tú a las grandes empresas en pro de la igualdad.

Y este próximo 29 de abril, participarán en una reunión telemática con la directora de Comunicación de Bayer Hispania, Isabel López -explica el educador social que trabaja con ellas en este proyecto-. Incluso, sus planes pasan por poder hacer un encuentro presencial el próximo otoño. Lograrán así cerrar el círculo, sentarse a hablar desde su barrio de Córdoba con una gran compañía mundial, para lograr el compromiso de desterrar el lenguaje machista de la empresa.

Etiquetas
Publicado el
19 de abril de 2021 - 05:30 h