El invierno demográfico provoca un fuerte descenso del paro en Córdoba

Camareros en Córdoba

En Córdoba viven, según el padrón publicado por el Instituto Nacional de Estadística a fecha de 1 de enero del 2022, 771.945 personas. Es la cifra de población más baja de la serie del INE, que arranca en el año 2005. Y supone un fuerte descenso con respecto a años anteriores. La provincia ha perdido 36.000 habitantes desde el año 2011, cuando tocó su techo y alcanzó los 805.857. Desde el año 2011, también, Córdoba ha perdido un total de 27.200 trabajadores.

Ahora mismo, en Córdoba hay 363.500 trabajadores. Con empleo son 302.300. Sin trabajo hay 61.300, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, en la provincia de Córdoba no trabaja ni la mitad de la población. Pero tampoco hay mano de obra disponible como para alcanzar esa mitad. La progresiva pérdida de habitantes en Córdoba se traduce, también, en que cada vez hay menos mano de obra disponible. Y eso es lo que está provocando de verdad que la tasa de paro en la provincia esté bajando a unos históricos niveles, desconocidos hasta la fecha. En resumen: el invierno demográfico está provocando que en Córdoba haya cada vez menos paro.

Según llevan alertando desde hace meses desde la patronal CECO, cada vez es más complicado encontrar en Córdoba trabajadores cualificados para determinados puestos. El sector de la construcción demanda cada vez más albañiles expertos en manejar las nuevas herramientas. Esta Semana Santa, la hostelería ha asegurado que no había personal cualificado disponible, ni para cocina ni para atención al público. Los talleres también están teniendo problemas para encontrar a expertos soldadores. Y rara vez las empresas tecnológicas encuentran a todos los perfiles que necesitan en la provincia de Córdoba.

Esta semana, precisamente, la Universidad de Córdoba, CECO, Fundecor y el Consejo Social de Córdoba presentaron las conclusiones de un estudio sobre la empleabilidad en la provincia. La principal conclusión fue la falta de personal cualificado disponible. Pero el estudio llegó a una conclusión que explica el invierno demográfico de la provincia:“la fuga de cerebros debido, entre otras cosas, a la oferta de empleo cualificado en el extranjero; la dificultad de atraer empresas a nuestra ciudad; la necesidad de trabajar las competencias blandas desde la Universidad; o la falta de recursos en zonas rurales”, afirmaron. En Córdoba sí que hay personal formado desde la Universidad, por ejemplo, pero las mejores ofertas de empleo están fuera.

Desde CECO concretan que en estos meses, los empresarios “principalmente están teniendo dificultades en sectores como la hostelería (camareros), los transportes, tanto de viajeros como de mercancías (conductores), sector industrial (ingenieros), sector metalúrgico (soldadores), sector de la construcción, sector agrícola (peones agrícolas para la recolección), sector de la salud (médicos y enfermeros)”, según Antonio Arroyo.

CSIF dice que los datos vislumbran otra recesión

El sindicato CSIF ha valorado el descenso del paro en 13.300 personas en Córdoba en el último año que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre de 2022, si bien alerta que, respecto a finales de año, la cifra de ocupados se ha reducido en 6.400 personas, “lo que nos indica que podemos encontrarnos al inicio de una recesión económica que puede afectar al mercado laboral”. La presidenta de CSIF Córdoba, María Dolores Navajas, celebra la bajada en la cifra de personas en situación de desempleo, aunque alude a “dos puntos negros” de los datos conocidos este jueves: “Por un lado, más de la mitad de los parados en nuestra provincia (concretamente el 52,5%) carecen de experiencia laboral o llevan buscando un puesto de trabajo más de un año, es decir, son jóvenes que intentan acceder a su primer empleo o son parados de larga duración que tienen más complicado que otros colectivos su regreso al mercado laboral”.

La responsable sindical se ha referido además al porcentaje, que, según la EPA, ocupan las mujeres en el cómputo total de parados, que es del 59,3%. De los 61.300 parados que recoge la encuesta, un total de 36.400 son mujeres. “Este componente de género sigue siendo inaceptable y además la tasa de paro de las mujeres (del 21,6%) está 9 puntos por encima de la masculina (del 12,7%), por lo que urgen medidas que palíen esta brecha”, manifiesta.

Por otra parte, a juicio del dirigente de CSIF Córdoba, “es imprescindible reforzar los servicios públicos y los sectores ligados a la innovación y a la industria, siempre con la prioridad de crear empleo de calidad en capítulos tan esenciales como la Sanidad o la Educación”. “Un sector público fuerte como motor es esencial para la recuperación económica”, concluye Navajas.

CCOO y UGT alertan del aumento del paro femenino

La secretaria de Empleo de CCOO de Córdoba, Ana Belén Acaiña, ha mostrado su preocupación por la situación laboral de las mujeres. Para Acaiña, la bajada del paro en este primer trimestre responde, fundamentalmente, “a la recuperación del turismo y del sector servicios en general pero no podemos conformarnos con eso, tenemos que aplicar medidas que permitan diversificar las fuentes de empleo y apostar por actividades menos estacionales que permitan una mayor estabilidad en el empleo y la generación de puestos de trabajo de mayor calidad”

Para ello, “hay que apostar por una mayor industrialización y por la mejora de los sectores tradicionales que sustentan nuestra economía”, dijo la responsable sindical que remarcó que “este nuevo modelo productivo no solo tiene que hacer hincapié en la calidad del empleo sino que tiene que garantizar el acceso de todas las personas que deseen trabajar”.

En este sentido, Acaiña mostró su preocupación “por la situación laboral de colectivos muy afectados por el desempleo como son las personas con alguna discapacidad, jóvenes, mayores de 50 años y especialmente las mujeres”.

Por su parte, la secretaria de Empleo de UGT Córdoba, Francisca Haro, señala que “lo normal es que el próximo trimestre las cifras sean mejores, ya que con la llegada de la primavera vemos ya los primeros indicios de una buena recuperación en el sector hostelero y turístico”. No obstante, “tenemos que tener mayor altura de miras y seguir trabajando por el cambio de modelo productivo y un mercado laboral más estable, algo en lo que, sin duda, está contribuyendo la reforma laboral, que ha aumentado la contratación indefinida”.

Al mismo tiempo, Haro ha defendido que los incrementos del SMI “no han tenido los efectos catastróficos que algunos auguraban, todo lo contrario”, pero ha avisado que “las subidas desorbitadas de los precios pueden poner el riesgo la recuperación laboral y económica en nuestra provincia”. De esta forma, para la representante sindical, “los datos ponen de manifiesto que ya el momento de reivindicar un nuevo orden para la economía mundial. Un nuevo orden en el que los ciudadanos, los trabajadores y la satisfacción de sus necesidades se antepongan a los intereses económicos de los más pudientes”.

Para ello, “tenemos que exigir al Gobierno nuevas y más contundentes medidas para, por un lado, contener los precios y, por otro, subir los salarios. Hay que garantizar el poder adquisitivo de los hogares, sobre todo de aquellos que disponen de menos recursos económicos”.

Etiquetas
stats