Convertir el aire en agua: la tecnología cordobesa que usan la ONU, ejércitos, empresas y ONGs en todo el mundo

Generador de agua tras el paso del huracán María en Puerto Rico.

Una catástrofe natural que deja sin suministro de agua a la población. Campos de refugiados levantados en lugares sin agua. Calmar la sed de un ejército en misiones lejos de la red de suministro o procurar agua potable in situ a los trabajadores de una plataforma petrolera o los de una mina. Estas son algunas de las situaciones en las que el desarrollo de tecnología desde Lucena (Córdoba) ha dado respuesta obteniendo agua potable del mismo aire, de manera autónoma, emulando el proceso natural de condensación de agua en el aire. Una solución, en forma de generador atmosférico de agua, que ha llegado ya a 48 países de los cinco continentes y es usada por la ONU, ejércitos, gobiernos, empresas y ONGs en todo el planeta.

El sector industrial del frío de Lucena, curtido en el siglo XX con la creación de empresas punteras en refrigeración y aire acondicionado, ha dado un paso más con inversión en investigación y tecnología. Lo que surgió como un proyecto de I+D en 2008 de la mano de la compañía Genaq es hoy en día una realidad que ha llegado a ejércitos y gobiernos como el de EEUU, Panamá, España, Paquistán o Malasia; a empresas petroleras, centros tecnológicos en países tan dispares como Jordania, Chile, Catar o España; y a misiones humanitarias de la ONU y ONGs en todo el mundo.

"Cuando surgió el proyecto, queríamos ver si éramos capaces de condensar el agua que hay en el aire, con dos criterios: un coste energético y una calidad del agua óptimos", explica a Cordópolis Carlos García, CEO de Genaq. El primer prototipo que esta empresa cordobesa creó fue probado por el Ejército de EEUU en 2009 y, a partir de ahí, mejorado y adaptado. "Esa colaboración con ejércitos y gobiernos va mejorando los equipos y creando distintos modelos adaptados a cada sector". Y tras años de investigación, innovación y desarrollo, el generador atmosférico de agua made in Lucena se empezó a comercializar.

Este equipo "toma el aire de cualquier punto en el que esté, lo enfría por debajo del punto del rocío, expulsa el aire y se queda con el agua". Una vez condensada el agua, sigue un tratamiento especializado para obtener la más alta calidad de agua al menor coste energético. Todo ese procedimiento se realiza a través de una fuente de energía que puede provenir de la red eléctrica, de un grupo electrógeno, de energía solar o eólica, logrando en los dos últimos casos que los generadores sean completamente autónomos y sostenibles y, por otro lado, no tengan ningún coste operativo y puedan ser ubicados en situaciones sin acceso a suministro de energía.

Así, ese es el proceso que ha logrado obtener "agua potable de muy alta calidad", con el trabajo que desarrollan desde el laboratorio al diseño y comercialización 16 trabajadores de la firma en Lucena, aparte de quienes se dedican a la fabricación en sí misma de los equipos, todo ello localizado en esta localidad cordobesa.

"Invertir en I+D+i, garantía de futuro"

"Invirtiendo en conocimiento, en I+D+i, con el mundo de las tecnologías, se consigue un desarrollo a futuro", reflexiona el CEO de la compañía en la que "el riesgo, la valentía y darle solución a un problema acuciante como es el del agua potable", ha motivado a este equipo de profesionales para llegar a todo el mundo con sus equipos ideados y fabricados en Lucena. Sumando todo el trabajo realizado para obtener el generador atmosférico de agua, se traduciría en "60 años-ingeniero dedicados al desarrollo de intercambiadores de calor, componentes frigoríficos, ventilación y software de control".

Ese desarrollo ha hecho, por ejemplo, que los generadores atmosféricos de agua sean capaces de funcionar con paneles solares para obtener de manera autónoma y sostenible la energía que necesitan para funcionar y convertir el aire en agua. La compañía produce ya la que es la cuarta generación de estos equipos, perfeccionados y adaptados a las situaciones de cada sector que los usa y de cada territorio: "Las condiciones de humedad del aire, el clima, son esenciales para la producción del agua", apunta Carlos García. Y, todo ello, con las certificaciones exigidas a nivel internacional, con las normas de aguas potables y con la precisión medida de energía requerida para generar el agua en cada territorio, en cada clima.

Genera de 50 a 5.000 litros de agua al día

La tecnología de Genaq genera agua en función de la humedad y temperatura existentes en el ambiente y, con los equipos actuales, se produce, dependiendo del modelo, desde 50 a 5.000 litros de agua potable al día. Pero la investigación de la empresa cordobesa sigue adelante y ya trabajan en dos prototipos más: uno como dispensador de agua en el hogar y otro como generador a gran escala con capacidad de hasta un millón de litros al día.

De un lado, el generador doméstico generaría entre 10 y 20 litros de agua al día y se destinaría a las familias que utilizan agua embotellada para beber, "mucho más cara y menos sostenible", apuntan desde Genaq. Este prototipo ya es una realidad y está en fase de validación. Y, de otro lado, la empresa también trabaja en lo que sería una planta de generación de agua a gran escala, unas instalaciones que producirían un millón de litros al día, una 'fábrica de agua' para la que ya tienen un primer proyecto con una empresa embotelladora del sur de Francia.

Cuatro gamas de generadores según su uso

Actualmente, Genaq comercializa cuatro gamas de producto: Stratus, dispensadores de agua atmosférica para el sector comercial en hogares, hoteles, hospitales, oficinas o restaurantes; Nimbus, para el sector industrial en localizaciones remotas, plataformas petrolíferas, campamentos mineros o lugares en construcción; Cumulus, para el sector de emergencias en campamentos militares y civiles, así como en respuesta a desastres naturales; y la gama AWGPlant, diseñada para grandes necesidades de agua de alta calidad y optimizada para inversión reducida y bajos costes de operación para plantas embotelladoras, suministro de agua residencial o procesos industriales.

Esta empresa de Lucena ha sido seleccionada como una de las 43 empresas españolas que forman parte del programa Instrumento PYME del Horizonte 2020 de la Unión Europea, instrumento financiero e iniciativa de Europa destinada a garantizar la competitividad global del continente y que premia la innovación.

Las instalaciones actuales de Genaq, inauguradas en junio de 2020, se ubican en Lucena, en un edificio con 1.250 metros cuadrados y un alto nivel tecnológico, que se encuentran anejas al resto de instalaciones de las empresas del grupo cuyo conglomerado aúna más de 24.000 metros cuadrados. En su interior, además de las oficinas, despachos y salas de reuniones, existen cuatro espacios que hacen de estas instalaciones unas dependencias innovadoras en su sector en todo el mundo: Laboratorio, Sala de Prototipos, Cámara Climática y el Showroom demostrador de los generadores.

Entre los planes futuros de este grupo industrial, se encuentra el proyecto de implantación de las nuevas instalaciones que permitirá el incremento de hasta 600 trabajadores en plantilla, con una proyección de facturación anual prevista para 2025 de 70 millones de euros y contando con 70.000 metros cuadrados de espacio.

Etiquetas
Publicado el
5 de septiembre de 2021 - 05:45 h