Una Semana Santa entre sonrisas infantiles

Procesión del colegio La Salle | ÁLEX GALLEGOS

https://www. youtube. com/watch?v=__mFTuo7iUc&feature=youtu. be

La lluvia mantiene la tregua que concediera sólo un par de días antes. Ahora, sólo tres restan para que la alegría a las puertas de San Lorenzo marque el inicio. El comienzo de la Semana Santa está muy próximo. Un hecho que desde jornadas atrás se deja sentir muy mucho en la ciudad. También en diversos centros educativos, que vivieron un intenso Jueves de Pasión. Diversas escuelas de régimen concertado o carácter religioso llevaron a cabo tanto por la mañana como por la tarde sus procesiones, que son ya una tradición para la Córdoba cofrade. Aunque la temperatura no fuera alta, el sol brillaba esta vez. Fue de esta manera como los más pequeños en distintos puntos disfrutaran de su particulares desfiles, en los que, como siempre, no faltó detalle.

A las diez de la mañana la alegría era máxima en el patio del colegio Nuestra Señora de las Mercedes. A esta hora comenzaba la salida procesional del centro educativo situado en el corazón del Campo de la Verdad, cuyas calles recorrieron sus alumnos. Los estudiantes de las Mercedarias continuaron con su tradición, aunque esta vez lo hicieron un día antes del habitual por la probabilidad de lluvia del Viernes de Dolores. Pequeños con cirio, mantillas y sayones dieron forma un cortejo que también contó con acompañamiento musical. Como siempre, los niños y niñas de mayor edad fueron los encargados de portar los dos pasos de este desfile. Sobre el primero marchó un Crucificado y en el segundo una talla mariana.

También a las diez arrancó una intensa mañana en el colegio La Salle. En este caso con una Semana Santa chica que disfrutaron entre sonrisas desde los más pequeños hasta alumnos de mayor edad. Los protagonistas primeros fueron los benjamines de la escuela, que llenaron de color y alegría las calles más próximas al centro educativo. Tampoco faltaron aquí las mantillas o los sayones. Y mucho menos, los costaleros más jóvenes, alumnos de primer ciclo de Primaria normalmente. Fueron ellos los que, por turnos, llevaron en parihuelas un Crucificado y en otro paso una Dolorosa.

El Jueves de Pasión mantuvo su luminosidad a lo largo de todo el día. La temperatura no varió en exceso, pero tampoco el claro azul del cielo. De esta forma, la actividad de los más pequeños continuó por la tarde. Entonces fue turno para una escuela ubicada en pleno casco histórico de Córdoba. En la plaza de las Cañas, junto a la plaza de la Corredera, se abrieron a las seis las puertas de la iglesia del colegio Nuestra Señora de la Piedad. Desde allí partió la última de las procesiones infantiles de este día, las cuales precedieron a las que han de tener lugar el Viernes de Dolores. Pero también a la primera salida del Santísimo Cristo de la Vera Cruz por parte de la agrupación parroquial de la Salud.

No pocas personas, entre familiares y cofrades que aguardan el inicio de la Semana Santa, aguardaron a las puertas de este último centro educativo. En el mismo arrancó el desfile de un cortejo que compusieron alumnos de diferentes edades y que gozó, al igual que en los dos anteriores casos, de acompañamiento musical. Esclavinas, niños y niñas vestidos de hebreo y mantillas precedieron al pequeño paso sobre el que fue una imagen de la Virgen. Por supuesto, los costaleros fueron estudiantes de más edad de la escuela.

Etiquetas
stats