Un sábado de peleas, hierros, cortes a cuchillo y escopetas

Un furgón policial sale de la Comisaría de Campo Madre de Dios | MADERO CUBERO
Una reyerta entre dos familias del Sector Sur termina con una mujer herida en la espalda y en la cara por arma blanca, una casa apedreada, un hombre mayor apostado en su portal con un arma montada, dos cartuchos en la recámara, seis detenidos y uno en prisión preventiva

El sábado fue un día movido para dos familias del Sector Sur. Por la mañana no lo sabían, pero al terminar la jornada se habrían agredido, pegado, insultado, acuchillado, amenazado, apedreado y seis de sus miembros detenidos y uno enviado a prisión preventiva. Y todo ello, por razones que no recogen los atestados policiales.

Los hechos comenzaron en el mercado de la plaza del Mediodía, señala una primera denuncia presentada por dos hermanas, de 49 y 45 años. En ella, cuentan que se encontraban comprando –concretamente en un puesto de carne– cuando aparecieron de repente tres hombres y una mujer que acorralaron a una de las hermanas por la espalda –concretamente contra un puesto de fruta– y comenzaron a pegarle patadas, puñetazos; y a insultarla y amenazarla con matarla si llamaba a la Policía.

En ese momento, la hermana acudió en su ayuda, pero también recibió una lluvia de golpes y patadas que no cesaron, recoge su testimonio en el atestado, hasta que el guardia de seguridad llamó a la Policía Nacional. Para cuando llegaron los agentes, los presuntos agresores ya se habían marchado. Pero en su denuncia, las agredidas dicen reconocer a sus atacantes, concretamente a la mujer y uno de sus hijos “que es travesti (sic)”.

Tras presentar la denuncia, una de las hermanas fue al hospital para ser atendida de sus heridas. Tampoco sabía entonces que, un rato después, estaría de nuevo en comisaría, presentando una segunda denuncia. Ahora, la mujer contó que, al regresar de Urgencias, se cruzó con una vecina que le preguntó por su estado, “ya que había visto lo ocurrido”. Mientras estaban hablando junto a un portal, la denunciante vio que de una ventana de ese mismo bloque se asomó una de las personas que le había agredido en la plaza. Entonces, relata la mujer, esta persona bajó corriendo a la calle armada de “una barra de hierro” y al grito de “te tengo que matar”. Motivo por el cual, la otra salió corriendo hasta su casa.

Los mismos atestados relatan cómo continuó la historia. Esta vez la denunciante es otra mujer: la hija transexual que había sido reconocida como “un travesti”, por parte de las dos mujeres atacadas en el mercado. En su historia cuenta que ese mismo sábado por la noche, al salir a sacar la basura a las 21:30, le esperaban en la calle cuatro hombres y tres mujeres. En el grupo reconoce a las dos mujeres agredidas por la mañana en la plaza, dos hijos de una de ellas y la novia de uno. En ese momento, cuenta que la agarraron e inmovilizaron, mientras le pegaban y uno de los hombres se dedicaba a hacerle una decena de cortes con un cutter en la cara y en la espalda. Heridas que, según recogen las fotografías del atestado, precisaron numerosos puntos de sutura en Urgencias.

Detenciones

Seis horas después, el ciclo de agresiones y venganzas siguió. Según recoge un cuarto atestado, pasadas las tres de la madrugada del domingo, la Policía recibe una llamada alertando de que una casa está siendo atacada con piedras y palos en el mismo barrio. Al llegar, los agentes encuentran en la calle a cinco o seis personas que salen corriendo, pero logran retener a dos: la mujer que había sido acuchillada y a su madre, que seguía gritando a la familia contraria por las heridas que habían causado a su hija con el cuchillo.

Mientras, dentro del portal, la policía encontró a un hombre mayor –padre de las hermanas atacadas en el mercado– parapetado con una escopeta de caza cargada con dos cartuchos. El hombre les contó que había bajado a proteger a su esposa, también mayor, que se mantenía en el domicilio.

Como resultado de todos estos sucesos, la policía detuvo a seis personas, de las que cinco quedaron en libertad y una presa. La mujer acuchillada ha pedido orden de alejamiento y ha ratificado la denuncia, confirman fuentes cercanas al caso. Este martes declararon los cinco detenidos que quedaron libres. En unos días, el detenido en prisión pasará a declarar ante el juez de Instrucción que lleva el caso.

Etiquetas
stats