El Reina Sofía implanta un corazón artificial a un niño de 8 años

El pequeño lleva 19 días en cuidados intensivos pediátricos conectado a este dispositivo, que hace la función del corazón y sirve de puente a un posible trasplante

El Hospital Reina Sofía de Córdoba implanta por tercera vez en Andalucía un corazón artificial a un niño de ocho años gracias a la pericia de los profesionales del complejo cordobés. El menor al que se la ha implantado el dispositivo ventricular padece una miocardiopatía dilatada que se le diagnosticó en el período neonatal, a los pocos meses de vida.

Debido a esta patología, el menor requirió un soporte cardiaco con Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO) y, una vez recuperado, ha sido controlado en el Hospital Infantil de Málaga desde donde fue remitido el pasado mes de abril para trasplante cardiaco al Hospital Reina Sofía.

La patología que padece el menor, denominada miocardiopatía dilatada, causada probablemente por una infección viral en el período neonatal, tiene una baja incidencia, pues afecta a 1 de cada 10.000 nacidos vivos. Consiste en un deterioro de la capacidad contráctil de corazón que es progresivo en el tiempo. Esto provoca una situación de insuficiencia cardiaca congestiva que no responde a la terapia farmacológica habitual, motivo por el que se le indicó un trasplante cardiaco.

Se trata de la tercera ocasión en que se usa un corazón artificial con éxito en el Hospital Universitario Reina Sofía. El dispositivo, conocido como ‘Berlin Heart’ es un corazón artificial para-corpóreo, es decir, se conecta al corazón a través de cánulas que consigue que la sangre se desvíe hacia el dispositivo mecánico y regrese al sistema circulatorio del niño.

La asistencia es bi-ventricular, es decir, cumple las funciones del ventrículo derecho y del ventrículo izquierdo. Así, este tipo de sistemas externos permite suplantar la función del corazón durante unos meses e incluso hasta más de un año.

El menor fue intervenido el pasado día 24 de junio por los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía, que es centro de referencia para el tratamiento de cardiopatías congénitas y también lo es para trasplante cardiaco infantil a nivel nacional. El dispositivo se implantó de manera electiva y programada.

La intervención se realizó con éxito y actualmente, el menor se encuentra en cuidados intensivos pediátricos y su situación hemodinámica es estable, con ventilación espontánea y se alimenta de manera natural. Es atendido por un equipo multidisciplinar que incluye cardiólogos, cirujanos cardiovasculares e intensivistas pediátricos, anestesistas, perfusionistas, además de personal de enfermería. Los especialistas se muestran satisfechos con su evolución al comprobar que el empleo de esta técnica pionera le permite seguir viviendo.

El hospital incorporó el programa de asistencia ventricular en 2009 con el implante del primer corazón artificial temporal extracorpóreo de larga duración- que se suele usar como puente para un futuro trasplante-, intervención que se realizó por primera vez en el Hospital Reina Sofía a un niño de 18 meses con una cardiopatía congénita severa.

Se trató de la primera ocasión en que se usó un corazón artificial en Andalucía con una cardiopatía congénita y también fue la primera vez que se empleó en España para esta patología concreta. Hasta el momento, se han implantado en el hospital cordobés un total de 3 dispositivos de asistencia ventricular externos de larga duración en pacientes pediátricos y uno en un paciente adulto.

La principal ventaja de la utilización de estos dispositivos es que ofrece una alternativa a personas en situación crítica que necesitan un trasplante de corazón y no están en condiciones de esperar el tiempo necesario hasta que se produzca el donante adecuado. La espera para trasplante cardiaco infantil en España, se sitúa entre los dos a los cuatro meses.

Entre otras ventajas, este tipo de soporte permite la ventilación espontánea del paciente, que puede tener movilidad, la alimentación se realiza por boca y la necesidad de medicación también es menor. Desde que se abrió el programa de trasplante cardiaco infantil en el hospital Reina Sofía en 1987 se han llevado a cabo hasta el momento un total de 49 trasplantes en la edad pediátrica y 532 en adultos.

El empleo de nuevas técnicas y soportes en las unidades de cuidados intensivos infantiles, entre las que se incluye el corazón artificial, hace que disminuya la mortalidad y que los niños se encuentren en mejores condiciones para poder optar a un trasplante.

Etiquetas
stats